6 hábitos para prevenir la indigestión

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio Alonso Castrillejo el 19 diciembre, 2018
Óscar Dorado · 23 diciembre, 2018
La indigestión y las molestias abdominales que ocasiones se pueden prevenir con simples hábitos a la hora de comer. Entre ellos, evitar el estrés al comer, hidratarse bien, comer porciones pequeñas. Lee otras recomendaciones para mejorar la digestión y tu bienestar.

Tu salud digestiva se ve alterada directamente por los alimentos que comes y por tu estilo de vida. Por eso, en este artículo te sugerimos algunos hábitos saludables para prevenir la indigestión. De este modo, tu sistema digestivo funcionará de manera más eficiente y, en consecuencia, mejorará tu salud general y tu sensación de bienestar.

La indigestión, también llamada dispepsia, es una sensación de malestar en la parte superior del abdomen o el vientre. Frecuentemente se siente durante o inmediatamente después de comer.

Se puede sentir:

  • Calor, ardor o dolor en la zona del abdomen superior
  • Sensación de llenura molesta que comienza poco después de terminar de comer

6 hábitos para prevenir la indigestión

1. Mantén una dieta equilibrada

Mujer con bol de frutas y lechuga.
Una dieta equilibrada es la base para prevenir la indigestión.

El primero de los hábitos para prevenir la indigestión o dispepsia es mantener una dieta equilibrada. Trata de prestar atención al tamaño de las porciones, así como a la frecuencia y la rapidez con la que comes.

También agrega más alimentos con fibra a tu dieta, ya que agregan volumen a tus heces, lo que ayuda a regular la digestión y la evacuación. Puedes obtener fibra al consumir frutas, vegetales o legumbres.

Descubre: La importancia de una buena alimentación para un estilo de vida saludable

2. Come pequeñas cantidades

Otro consejo para prevenir la indigestión es consumir pequeñas cantidades de comida durante el día. Así evitarás las contracciones intestinales repentinas que causan las ingestas pesadas.

De hecho, la mayoría de dietas hechas por profesionales recomiendan entre 5 y 7 comidas al día. La idea es comer más veces al día, pero reducir la cantidad. De este modo podrás prevenir la hinchazón, la diarrea y los gases.

3.-Manténte hidratado

Llenando un vaso de agua.
Para prevenir la indigestión, hidrata tu intestino.

También el agua es esencial para garantizar una buena salud y una función intestinal normal. Aumentar la ingesta de agua ayuda a limpiar el sistema.

También es particularmente útil para prevenir el estreñimiento, ya que el agua ayuda a suavizar las heces. Además, el agua es esencial para formar los jugos digestivos que descomponen los alimentos y permiten la absorción de los nutrientes.

Asimismo, aumenta la ingesta de líquidos en días calurosos y al hacer ejercicio. El agua previene la deshidratación y, en consecuencia, ayuda a prevenir la indigestión.

4. Infusiones

Si te sientes con malestar debido a una digestión pesada, las infusiones facilitan la digestión y ayudan a desintoxicar el cuerpo. El anís estrellado, el anís verde, el cilantro o el hinojo son algunas de las hierbas que tienen propiedades beneficiosas para el sistema digestivo.

Lee también 5 infusiones curativas para reducir la distensión abdominal

5. Come con tranquilidad

Otro de los hábitos para prevenir la indigestión es comer con tranquilidad. Esto significa que te detengas y disfrutes de cada pedazo que introduces en tu boca. Y es que, con el ritmo de vida actual, muchas personas no son conscientes de la importancia que tienen estos momentos.

Por ello, mientras comas no realices otro tipo de actividad, ya que puede provocar estrés e hiperactividad en tu interior.

Además, cuando estás centrado en la comida, puedes reconocer cuando estás lleno y te sientes satisfecho para no comer más. Así que escucha a tu cuerpo y come con moderación, tranquilidad y placer. Esto provocará que comer sea mucho menos exigente para tu cuerpo.

6. Limita el consumo de alimentos grasos

Hombre comiendo una hamburguesa.
Debes evitar el abuso de alimentos grasos para prevenir indigestiones.

El último de los hábitos para prevenir la indigestión es limitar el consumo de alimentos con alto contenido de grasa. Los alimentos grasos ralentizan el proceso digestivo y lo hacen más propenso al estreñimiento.

Teniendo en cuenta que es importante consumir grasa para equilibrar tu dieta, te recomendamos acompañar alimentos grasos con otros ricos en fibra. De esta forma serán más fáciles de digerir.

Finalmente, no olvides que los consejos anteriores para prevenir la indigestión son muy sencillos de llevar a cabo, y lo más importante es tener la voluntad para introducirlos en tu rutina.

  • Hasler, W. (2012). Náusea, vómito e indigestión. In Harrison: Principios de medicina interna.
  • Gisbert, J. P., Calvet, X., Ferrándiz, J., Mascort, J., Alonso-Coello, P., & Marzo, M. (2012). Guía de práctica clínica sobre el manejo del paciente con dispepsia. Actualización 2012. Atencion Primaria. https://doi.org/10.1016/j.aprim.2012.05.003