Hábitos que te provocan dolor en las rodillas

7 noviembre, 2017
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
El ejercicio físico a diario ayuda a evitar molestias como el dolor en las rodillas. Ahora, es recomendable realizar estiramientos previos para evitar sufrir "tirones" y dolores luego.

El dolor en las rodillas es una molestia que puede aparecer por diversas razones y que si no se trata a tiempo de la forma adecuada puede perjudicar mucho en el día a día.

Generalmente, esta molestia aparece como consecuencia de malos hábitos de vida, como el sedentarismo y la falta e hidratación, por ejemplo. 

Como es lógico, si se sufre un traumatismo justo en esa zona, es posible que se presente dolor en las rodillas. Ahora, esta no es la única causa.

Síntomas

Las manifestaciones varían según la causa del problema. Sin embargo, el dolor en las rodillas suele cursar con:

  • Enrojecimiento.
  • Calor en la zona.
  • Pérdida de equilibrio.
  • Inflamación y rigidez.
  • Crujidos al realizar un movimiento.
  • Problemas para enderezar la rodilla por completo.

Lee también: Ejercicios para fortalecer las rodillas

¿Cuándo debo preocuparme?

Cuándo debo preocuparme

Es fundamental aprender a diferenciar el dolor de rodilla causado por un sobreesfuerzo de la articulación, de aquel dolor que puede alertar un problema más grave. Por eso, si padecer los siguientes síntomas, consulta al médico:

  • Te resulta imposible soportar el peso en la rodilla.
  • Hay hinchazón exagerada en la zona.
  • Presentas dolor intenso al extender o doblar la rodilla.
  • Se observa una deformidad.
  • Aparición de fiebre, así como dolor en la rodilla.
  • Sensación de que la rodilla se sale de su sitio.

Posibles causas del dolor de rodillas

  • Un traumatismo o movimiento brusco. 
  • Osteoartritis de la rodilla (causada por el uso y desgaste de sus partes).
  • Enfermedades reumáticas como la artritis reumatoide.
  • Sobrepeso: el exceso de grasa aumenta la presión en las articulaciones. Por lo tanto, los cartílagos se deforman.
  • Sedentarismo: cuando nos mantenemos en una sola posición durante horas los músculos pierden fuerza, la cual se encarga de proteger las extremidades inferiores y superiores.
  • La edad: con el paso del tiempo los cartílagos de la rodilla y sus mecanismos van perdiendo líquido, elasticidad y flexibilidad que permiten realizar movimientos.
  • Práctica de deportes extremos: hay prácticas un tanto agresivas en las que las articulaciones de las rodillas terminan dañadas.
  • Uso excesivo de zapatos de tacón: la presión que se ejerce al utilizar este tipo de calzado hace que la columna adquiera una postura no natural y las rodillas reciban el doble de carga.

Descubre: ¿Por qué la osteoartritis causa dolor de rodilla?

Diagnóstico

Cómo se diagnostica R

Al primer síntoma de dolor en las rodillas, es necesario que el paciente acuda con un especialista, que seguirá estos pasos:

  • En primer lugar, le hará una serie de preguntas al afectado para obtener sus antecedentes médicos.
  • Posteriormente se realizará un examen físico.
  • En casos inciertos se realizan radiografías, densitometrías y tomografías computerizadas, así como resonancia magnética, artroscopias o biopsias, dependiendo el caso.

Tipos de lesiones

  • Dolor en la parte frontal y el centro de la rodilla.
  • Esguinces: lesiones menores en los ligamentos causados por torceduras.
  • Bursitis: es una inflamación que se genera por la presión constante sobre la rodilla (por ejemplo, al arrodillarse por mucho tiempo).
  • Dislocación de la rótula: se presenta cuando el hueso de forma triangular que cubre a la rodilla se desplaza.
  • Síndrome de la banda iliotibial: es una lesión de la banda gruesa que va desde la cadera hasta la parte exterior de la rodilla.
  • Rotura de los ligamentos: puede provocar sangrado en la rodilla, hinchazón o desequilibrio en la rodilla.

¿Cómo se puede prevenir el dolor en las rodillas?

Cómo se puede prevenir el dolor en las rodilla

Es claro que en situaciones de riesgo, como accidentes, no se pueden prevenir las consecuencias. No obstante, hay otras ocasiones en las que sí se puede hacer algo al respecto, por ejemplo:

  • Se recomienda caminar y realizar ejercicios de estiramiento antes de practicar cualquier deporte.
  • Los músculos necesitan fortalecerse, por ello hay que levantar pesas, andar en bicicleta y practicar ejercicios aeróbicos.
  • Hay que tratar de llevar un ritmo en las rutinas de ejercicio, pues los cambios bruscos aumentan el riesgo de padecer una lesión.
  • La clave está en ir aumentando poco a poco, tanto en términos de fuerza como duración.
  • Uno de los puntos más simples pero frecuentes es el mal uso del calzado. Tiene que ser cómodo y estar en buenas condiciones.
  • Si quieres mantener un peso adecuado para evitar una presión exagerada en las rodillas, la actividad física es una obligación. Se recomienda practicarla, por lo menos, 3 veces a la semana.

En resumen…

Hay varios factores que pueden causar o empeorar los dolores de rodilla. Aunque muchos no se pueden evitar, algunas medidas preventivas disminuyen el riesgo de padecerlo. Mantener un peso saludable y hacer ejercicio físico es clave tanto para evitarlo como para combatirlo.

Si tienes alguna inquietud, consulta con tu médico. El profesional sabrá indicarte qué es lo más adecuado para tu caso.