5 hábitos que dañan nuestros huesos

Además de ser perjudicial para la depuración de nuestro organismo, la falta de sueño dificulta la mineralización de los huesos por lo que puede derivar en osteoporosis

Y tú ¿Cómo cuidas tus huesos? La verdad es que a veces ni nos damos cuenta. Nos alimentamos incorrectamente, soportamos demasiado peso en nuestros bolsos, llevamos una vida sedentaria…

Poco a poco con el paso de los años, van apareciendo los dolores y los problemas ¿Cómo evitarlos? No te preocupes, te explicamos qué aspectos debes cambiar para mejorar tu salud ósea.

Aspectos cotidianos que dañan nuestros huesos

Nuestro estilo de vida actual, determinará la salud ósea del día de mañana. Los huesos necesitan un tipo de cuidados y alimentación específicos. Así se previenen enfermedades como la osteoporosis, lesiones, fracturas tempranas de cadera… Así que ¿Y si tomamos nota y empezamos a cambiar o a mejorar algunos aspectos de nuestros hábitos de vida?

1. Alimentación que daña nuestros huesos

Bebidas gaseosas que dañan los huesos
El aporte diario de calcio es indispensable para mantener unos huesos firmes y fuertes. La vitamina D también es esencial para ello, pero en muchas ocasiones lo descuidamos.

Incluso es posible que te esfuerces en tomar calcio diariamente, pero si lo combinas con otro tipo de alimentos puede que no te sirva de nada. Y es que hay algunos elementos que dificultan la asimilación del calcio. Algunos de ellos son:

  • Los refrescos, especialmente las bebidas de cola. Disponen de una alta cantidad de ácido fosfórico que reduce precisamente la absorción de calcio. Así pues, es mejor evitarlas. Además nuestros riñones sufren mucho para procesar estas bebidas con gas.
  • Café. Bien es cierto que una taza de café es buena para muchas cosas, pero siempre es recomendable no pasar de las dos tazas al día. El café dispone de xantinas, sustancias que aumentan la excreción de calcio por orina, así que poco a poco lo que hace es favorecer la desmineralización ósea.
  • Sal. Lo sabemos, la sal es mala, pero es que además nos decalcifica.  Es especialmente importante reducir el consumo fiambres, conservas, enlatados, snacks y galletas saladas.
  • La carne roja. Su consumo excesivo es especialmente dañino para los huesos. Son ricas en aminoácidos azufrados, elementos que aumentan sin que nos demos cuenta, el expulsar el calcio por la orina.Si quieres un aporte de calcio extra recuerda que siempre es más recomendable obtener proteínas mediante los vegetales.

2. La falta de sueño

No dormir daña los huesos

Descansar es una necesidad biológica imprescindible.De hecho nuestro cuerpo realiza unos ciclos esenciales para depurar y desintoxicar. Iniciados en el sistema linfático,siguen con el hígado y  poco a poco van restaurando y reequilibrando nuestras funciones básicas.

Esto solo lo conseguimos cuando obtenemos un descanso adecuado. No dormir bien daña la salud de los huesos y la médula ósea, al reducir y dificultar la mineralización de los huesos, provocando que el día de mañana suframos osteoporosis.
¿Qué tal si intentamos seguir unos horarios, cenar temprano, tomar una ducha caliente antes de ir a dormir, y conseguir así un buen descanso?

3.Fumar

Fumar daña los huesos
Las personas con este hábito dañino, suelen tener los huesos más débiles. La incidencia es más marcada en las mujeres, quienes al llegar a la menopausia tienen mayor probabilidad de sufrir roturas de huesos. Así que, si es tu caso, empieza a plantearte dejar los cigarrillos por el bien de tu salud.

4. Cuidado con los bolsos y los tacones

Cargar peso daña los huesos
Muchas de las costumbres que tenemos las mujeres pueden, a largo plazo, dañar nuestros huesos. El uso de tacones por ejemplo afecta a nuestra postura corporal, así como a los huesos de los pies, pantorrillas y espalda.

Al final del día ya sentimos su dolor y el consecuente cansancio, pero es que al cabo de los años podemos sufrir serios problemas. Elige mejor un tacón medio y más cómodo. Seguro que también te ves atractiva con ellos.

Y qué hay que decir de los bolsos. En ocasiones podemos acabar cargando hasta 10 kilogramos casi sin darnos cuenta. Aparecen molestias, dolores, contracturas…incluso, pueden afectar a la estructura ósea.

Hemos de poner atención al tamaño, el tipo de tiras, forma y el peso del bolso. Además, si los usamos diariamente, puede afectar a otras partes del cuerpo como hombros, brazos y manos.

Hemos de ir con especial cuidado con los bolsos grandes, los llamados ‘Tote’. Recuerda cargarlos a cada rato en un hombro, sin sobrecargarnos. Respecto a los bolsos cartera o conocidos como ‘Satchel’, provocan que el peso caiga sobre el hombro y, también que la mano se sobrecargue.

Debemos tener cuidado también de que nuestros codos no sufran y no acabemos padeciendo una epicondilitis. En este caso, es aconsejable llevarlos con muy poco peso y cambiarlos de brazo cada cierto tiempo.

Entonces ¿cuál es el más adecuado? El más saludable para nuestra espalda, brazos y hombros es el estilo ‘bandolera’, con el asa ancha y acolchada que queda pegado al cuerpo, sin balanceos.

5. ¿Sedentarismo? No, gracias

andar

Muchas veces nuestro trabajo nos obliga a mantener las mismas posturas todo el día. Unido a si nos da pereza hacer un poco de ejercicio puede causarnos problemas en los huesos.

Se debilitan, pierden su resistencia, su agilidad, las articulaciones ya no son tan fuertes… año tras año acabaremos sintiendo las secuelas de este sedentarismo, así que ¿Y si empezamos a andar diariamente ? ¡Inténtalo!

Como ves lo más importante para mantener la salud en tus huesos son unos hábitos saludables de dieta, descanso y ejercicio.

Law, K. (2013). Osteoporosis. En Rheumatology Board Review. https://doi.org/10.5324/eip.v11i1.1938 Sosa Henríquez, M., & Gómez de Tejada Romero, M. J. (2016). Osteoporosis. Medicine (Spain). https://doi.org/10.1016/j.med.2016.07.003