Hábitos que dañan tus riñones

Sustituye las proteínas animales y los refrescos por proteínas vegetales y jugos de frutas o agua para evitar problemas de circulación e insuficiencias renales.

Órganos vitales en nuestro organismo, son una maravillosa y sofisticada maquinaria de purificación. Debemos, pues, cuidarlos y mantenerlos sanos. Descubre qué hábitos dañan tus riñones.

Hábitos dañinos para tus riñones

Beber poca aguaMujer bebe agua de botella

Seguro que ya lo sabías; pero hay que tener en cuenta que no hidratar correctamente tus riñones puede originar a largo plazo algún problema renal.

Su principal función es precisamente la de drenar desechos metabólicos del organismo para equilibrar así el número de eritrocitos en el cuerpo.

Si no bebes la suficiente agua, el flujo renal baja y las toxinas se acumulan en la sangre.

Puedes evitarlo bebiendo, simplemente, entre 1,5 y 2 litros de agua. Si te cuesta, añádele al agua un chorrito de limón. Te será más agradable.

Retener la orina

Todos lo hemos hecho alguna vez, retener las ganas de ir al baño porque, sencillamente, estamos ocupados.

Debes saber que, cuando tenemos la vejiga llena de orina durante un tiempo prolongado, pueden aparecer complicaciones en las vías urinarias, como, por ejemplo, una hipertrofia o una la hidronefrosis (aumento de la presión de la orina en los riñones).

Malos hábitos alimentarios

Consumir sodio en exceso

Como ya sabemos, la principal fuente de sodio viene de la sal; pero ¿por qué es tan dañina?

Un exceso de sal provoca, principalmente, que los riñones deban trabajar demasiado. Deben excretarla, y ello les causa estrés a largo plazo hasta derivar en varios problemas.

Por tanto, es recomendable reducir la sal de las comidas (o incluso eliminarla).

Lee este artículo: 5 modos de eliminar el exceso de sal y grasa en nuestro organismo

Demasiadas proteínas animales

Las proteínas animales pueden ser perjudiciales para los riñones, así como cualquier alimento alto en grasa.

Poco a poco van dificultando su función, evitando que el filtrado de la sangre se produzca de modo adecuado.

Intenta limitar las proteínas de origen animal o sustituirlas por proteínas de origen vegetal.

Refrescos carbonatadosRefrescos carbonatados

Los refrescos son muy perjudiciales para la salud de los riñones; lamentablemente, su consumo está muy extendido.

Conviene que los limites en tu dieta o que, simplemente, los evites. A largo plazo pueden producir insuficiencia renal crónica o cálculos.

Tabaco y alcohol

El alcohol y el tabaco suponen un exceso de toxinas para el organismo. Son sustancias perjudiciales que los enferman y que les impiden cumplir su trabajo.

Evítalos siempre que puedas y, sobre todo, si además padeces hipertensión o diabetes.

Alimentos genéticamente modificados

Muchas veces desconocemos el origen de lo que consumimos: maíz transgénico, frutas o verduras creadas en laboratorios, carnes adulteradas, etc.

Todo ello puede repercutir negativamente en la salud de tus riñones. Por tanto, intenta adquirir siempre alimentos orgánicos de los que conozcas su origen.

Presión arterial altaMédico toma la presión arterial

La hipertensión causa unos daños muy claros en la funcionalidad de los riñones:

  • La sangre fluye por ellos de distinto modo.
  • El filtrado de toxinas no se produce de igual forma.
  • Poco a poco, los riñones se van atrofiando hasta que, al final, puede originarse un problema renal bastante grave.

No cuesta nada hacer regularmente una revisión de la presión arterial para tenerla controlada. Tu médico debe estar al corriente de este tipo de controles.

El uso de medicamentos

En la medida que lo posible, conviene controlar el consumo de medicamentos, puesto que contienen sustancias que pueden dañan seriamente los riñones.

Pueden dificultar su función y causar efectos negativos a largo plazo. Por ello es muy importante no automedicarse y seguir siempre las pautas de administración dadas por el profesional sanitario.

Una vida sedentaria

El sedentarismo afecta poco a poco no solo a la salud de tus riñones, sino también a muchas otras funciones básicas.

La falta de actividad física puede ocasionar problemas renales que puedes evitar moviéndote un poco más, saliendo a andar o a pasear en bicicleta, por ejemplo.

Si además practicas deporte con una amiga o un familiar, seguro que te será mucho más fácil. Por cierto, no olvides llevarte una botellita de agua.

Mira también: Consejos para reducir el sedentarismo

Como puedes ves, pequeños cambios en tus hábitos diarios pueden hacer mucho por la salud de tus riñones. Y, por supuesto, no dejes de acudir a tu médico para someterte a controles rutinarios.

  • Adrogué H, Madias NE. The impact of sodium and potassium on hypertension risk. Semin Nephrol 2014; 34: 257-72.
  • Hernando Avendaño L, Aljama García P, Arias Rodríguez M, Caramelo Díaz C, Ejido de los Ríos J, Lamas Peláez S. Nefrología clínica. 3 ed. Madrid: Editorial Médica Panamericana; 2008.
  • Engler PA, Ramsey SE, Smith RJ. Alcohol use of diabetes patients: the need for assessment and intervention. Acta Diabetol 2013; 50: 93-9.
  • Noboa O, Boggia J, Luzardo L, Márquez M. Hipertensión arterial y riñón. Revista Uruguaya de Cardiología 2012; 27.