Hábitos que las parejas felices deben evitar a toda costa

Una relación feliz es una bendición, por lo que hay que cuidarla y dedicarle el tiempo y la atención debida, tal como se le dedica a una planta mientras crece, florece y da sus frutos

Las parejas felices mantienen y cuidan su relación procurando que florezca como una rosa. El vínculo debe cuidarse diariamente, cultivarse y desterrar malos hábitos de convivencia. Esos hábitos aparecen con el paso del tiempo, pudiendo resultar muy perjudiciales y provocar en la pareja:

  • Desgaste.
  • Desconfianza.
  • Alejamiento.
  • Falta de interés en el otro.
  • Falta de apoyo.

8 hábitos que deben evitar las parejas felices

Es fundamental saber reconocer estos malos hábitos para evitarlos, si lo que realmente queremos es ser feliz con nuestra pareja.

1. Querer cambiar al otro

Querer cambiar al otro

Una pareja no necesariamente debe coincidir en todo. De hecho, es habitual que no ocurra así. El éxito de una relación afectiva radica en la capacidad de ambos en aprender a conocerse, respetarse, aceptarse y entender que siempre habrán determinandas diferencias.

Cuando una persona no acepta a su pareja tal como es y desea cambiarla constantemente, ello puede significar que no la ama y que quizá ama a otra persona.

Aprende: Tips para mejorar la comunicación en la pareja

2. No dedicarle tiempo a la pareja

Es bueno tener un espacio en común, a pesar de las actividades, las responsabilidades, el estrés del día a día. Las parejas felices tratan de mantener ese lugar, ese espacio personal para disfrutar de momentos de intimidad. Sino apuestan a compartir momentos para estar tranquilos, comunicarse, disfrutar estando juntos, se va haciendo más difícil la relación por la falta de sintonía y se va produciendo un alejamiento.

3. Ponerse a la defensiva y criticar

Ponerse a la defensiva y criticar

Estar siempre a la defensiva y el que uno de los dos le haga saber al otro lo primero que piensa, lo que opina sin que el otro le haya preguntado, siempre realizando críticas, suele ser muy desgastante. Todos tenemos defectos y cuando las críticas se vuelven reiteradas afectan la autoestima, lo que puede hacer que la persona desee alejarse o quiera estar con otra pareja.

Lee este artículo: ¿Te cuesta expresar el amor a tu pareja?

4. Rutina

Es un hábito difícil de superar, ya que no podemos vivir una aventura continua. Esto es inevitable en muchos ámbitos de vida. Lo que la pareja no puede permitir es que la rutina haga que la relación se haga monótona.

5. Mentiras y engaños

Mentiras y engaños

Hay personas que mienten y convierten la relación en algo tóxico, en la cual la falta de confianza en el otro genera un gran apego. La infidelidad y la traición mata al amor de manera fulminante. Es muy difícil volver a tener confianza en el otro luego de haber pasado por una experiencia similar.

6. Egoísmo

Las parejas felices comparten las decisiones que van a repercutir en su día a día y en su futuro. Si se toman las decisiones de manera independiente sin importar los objetivos de vida y los sueños que tiene la otra persona, la probabilidad de que la pareja se separe será alta.

7. Dar la espalda a los problemas

Dar la espalda a los problemas

Todas las relaciones son diferentes, ninguna es perfecta, siempre existen desacuerdos, decepciones, malestar. Lo más destructivo es dar la espalda a los problemas, no hacer nada, aislarse, quedarse callado o evitar hablar del problema.

Esa falta de comunicación no ayuda a superar el conflicto, al contrario, crea un estancamiento que puede generar malos entendidos. Una pareja estable y madura trata de tener una comunicación honesta y dar todo de sí para tratar de solucionar cualquier problema.

8. No tener sexo

Para que una pareja se mantenga unida a lo largo del tiempo es fundamental tener intimidad, es decir, relaciones sexuales satisfactorias. Estas ayudan a generar un vínculo y a mantenerlos unidos, aunque muchas veces se deja de lado por cansancio de las actividades diarias.

Las relaciones sexuales se hacen diferentes con el pasar de los años, pero es fundamental aprender a mantenerlas vivas y compartir esos momentos tan esenciales de la relación.

Conclusión

Las relaciones de pareja son complejas y necesitan de una atención constante. Sin embargo, evitando estos hábitos, las parejas felices podrán prevenir malos momentos y desentendimientos, asegurando así una conexión más sana y feliz.