Hábitos que te ayudan a disminuir el riesgo de demencia

Elena Martínez Blasco·
06 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
06 Julio, 2020
Para reducir el riesgo de demencia es fundamental mantenerse activo, tanto a nivel físico como mental para favorecer la circulación y las conexiones neuronales. ¿Sabías que la interacción social también puede ser de ayuda?
 

Por inverosímil que pueda parecer, es posible disminuir el riesgo de padecer demencia. Aunque esta enfermedad aumenta de forma progresiva al afectar a muchas funciones del cerebro, algunos hábitos pueden ayudarnos a disminuir el riesgo de demencia.

En este artículo descubrirás la importancia de tener una actitud activa y la mente siempre lista para potenciar la actividad cerebral. Tampoco debemos olvidar que es fundamental una estabilidad emocional. 

La demencia

La demencia se caracteriza por la pérdida o disminución de algunas facultades mentales. Sobre todo afecta a la memoria, a la conducta y a la capacidad de razonamiento. Este deterioro, por desgracia, suele ser crónico y progresivo.

Lo habitual es que se manifieste en personas de avanzada edad, hasta el punto de que se llegan a convertir en pacientes dependientes de todo tipo de cuidados. Además de la predisposición genética, existen algunos factores que pueden aumentar el riesgo de demencia, según indica la Alzheimer’s Association:

 
  • Diabetes.
  • Tabaquismo.
  • Hipertensión arterial.
  • Algunos tipos de depresión.
  • Niveles elevados de colesterol.
  • Contusiones en la cabeza que conlleven pérdida de conocimiento.
  • Enfermedad cerebrovascular.

No te pierdas: 7 estrategias estupendas para favorecer tu agilidad mental: ¡Ponlas en práctica!

¿Cómo disminuir el riesgo de demencia?

Mujer leyendo en su tablet.
La lectura y otros pasatiempos (como los sudokus y los crucigramas) resulta muy positiva para el cerebro.

1. ¿Potenciar la memoria podría disminuir el riesgo de demencia?

Uno de los síntomas más habituales de la demencia es la pérdida de memoria. Por este motivo, debemos proponernos ejercitar a diario esta capacidad. Cada noche, al acostarnos, podemos hacernos un repaso mental de lo que hemos hecho y de los detalles que logramos recordar.

Otra manera de ejercitar la memoria consiste en prestar toda la atención posible cada vez que visitemos un lugar nuevo, hagamos una nueva actividad o conozcamos a alguien. Podemos concentrarnos en repasar lo que hemos aprendido y relacionarlo con cuestiones sensoriales que nos ayuden.

 

2. Estimula tus capacidades

Hay personas que tienen más interés por los números, mientras que otras se decantan por las letras. Sean cuales sean tus gustos, aunque conviene dedicar tiempo a todo, debemos buscar la manera de entretenernos con ejercicios mentales.

Y es que investigaciones como la publicada en 2005 en la revista PLOS Medicine confirman que aquellos adultos sin demencia que participan en actividades diarias más intelectualmente desafiantes muestran menos disminución con el tiempo en varias pruebas de rendimiento cognitivo. 

Una excelente opción si nos interesan los cálculos son los sudokus que tan de moda se han puesto en las últimas décadas. En cambio, si preferimos las letras, debemos leer cada día un buen rato.

Hombre haciendo un crucigrama en el periódico.
 

3. Participa en reuniones y debates

Todo tipo de actividad social en la que exista una interacción con otras personas y otras formas de pensar estimula el cerebro y, por tanto, podría ayudar a disminuir el riesgo de demencia. Por ejemplo, participar en reuniones aumenta la actividad cerebral a través del intercambio de las diferentes opiniones.

El hecho de argumentar y defender una idea pone a trabajar a las neuronas y reactiva capacidades que, con la demencia, tienden a atrofiarse.

A través del lenguaje, en este tipo de coloquios o debates con amigos, se ejercita la memoria, el razonamiento y la creación de ideas. Este aspecto es necesario ya que algunas enfermedades como el alzhéimer afectan al aprendizaje de información nueva en la persona.

4. Busca la estabilidad emocional

Cambios de la sexualidad en la vejez
 

Es muy importante que la persona que padece demencia sienta el cariño y la comprensión de su entorno familiar. Para muchos es difícil de sobrellevar la enfermedad degenerativa de un ser querido. Sin embargo, una estabilidad emocional ayuda a mejorar la calidad de vida de la persona afectada.

La atención al paciente, por lo tanto, debe ser integral. Se deben cuidar no solo las necesidades fisiológicas sino las afectivas, familiares y sociales. De este modo podremos prevenir o, si ya se sufre demencia, ralentizar en gran medida la pérdida de capacidades.

Los resultados de los estudios observacionales resumidos en una investigación publicada en 2009 por la revista Indian Journal of Psychiatry sugieren que el grado de compromiso social, el matrimonio, vivir con alguien y evitar la soledad pueden tener un efecto protector sobre el desarrollo de la demencia que podría ser aplicable tanto a las sociedades indias como a las occidentales.

Quizá te interese: El mal de Alzheimer y las alteraciones del ritmo del sueño

 

5. Actividad física contra el riesgo de demencia

Estudios como el publicado en 2011 por la revista Mayo Clinic Proceedings sugieren que el ejercicio aeróbico está relacionado con un riesgo reducido de deterioro cognitivo y demencia. Por eso es recomendable mantener la actividad física así como mantenerse en forma.

En esta línea, un buen consejo para llevar a la práctica es hacer 30 minutos de ejercicio diario adecuado a nuestra edad y forma física. De hecho lo que más nos cuesta hacer es en lo que más deberíamos insistir.

Ejercicios ideales para mayores de cuarenta.

¡Cuídate siempre y apreciarás los beneficios!

Mantener un pensamiento joven, activo y positivo, así como buenos hábitos de vida, brindará múltiples beneficios a la salud.

Adicionalmente aprender a adaptarnos a los cambios resulta conveniente para evitar la demencia. Especialmente cuando se trata de un problema que ya ha ocurrido en la familia, tratar de tomar todas las medidas posibles puede ayudar a retrasar o incluso evitar la aparición de la demencia.

 
  • Gatz, M. (2005). Educating the Brain to Avoid Dementia: Can Mental Exercise Prevent Alzheimer Disease? PLoS Medicine. https://doi.org/10.1371/journal.pmed.0020007
  • Ahlskog, J. E., Geda, Y. E., Graff-Radford, N. R., & Petersen, R. C. (2011). Physical exercise as a preventive or disease-modifying treatment of dementia and brain aging. Mayo Clinic Proceedings. https://doi.org/10.4065/mcp.2011.0252
  • Pillai, J. A., & Verghese, J. (2009). Social networks and their role in preventing dementia. Indian J Psychiatry.
  • Causas y factores de riesgo. (2018). Retrieved 7 May 2020, from https://www.alz.org/alzheimer-demencia/causas-y-factores-de-riesgo?lang=es-MX