Hábitos que te están robando la energía

21 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Cuando no nos cuidamos bien, lo más probable es que nuestra salud se resienta y nos sintamos más cansados y fatigados a diario.
 

Hay hábitos que te están robando la energía sin que te des cuenta que hacen que te sientas más cansado. Aun habiendo dormido lo suficiente, pueden hacerte sentir con peor ánimo y, en general, menos dispuesto para afrontar el día a día.

Cuando te sientes cansado constantemente es una señal de que algo no va bien con el organismo y de que es necesario que comiences a prestar atención a la rutina. De esta manera se podrá detectar qué es lo que puede estar restándote bienestar en lugar de sumarte.

Hábitos que te están robando la energía

No solo los malos hábitos alimenticios pueden hacerte sentir cansado y fatigado a diario. También hay otros hábitos que, aunque parecen no tener importancia, en realidad tienen un impacto en la salud. 

Desde el punto de vista psicoemocional hay pequeños hábitos que pueden perjudicarte. Veamos algunos de ellos a continuación:

  • Reprimes las emociones y no te desahogas.
  • Dejas de lado lo que te apasiona, interesa y anima por cumplir con tareas.
  • Eres la válvula de escape de todas las personas que acuden a ti para comentar problemas, disgustos, miedos y frustraciones.
 
  • No te dedicas tiempo, no le das prioridad al cuidado personal y te dejas siempre de último en todo.
  • Te exiges cada día más, no te permites descansar ni tener momentos de ocio. Piensas que “el tiempo es oro” para producir, pero no para atenderte.

Otros hábitos que te están robando la energía

1. No escuchas al cuerpo

Si constantemente te sientes cansado y tienes dolor de cabeza, tensión y dolor muscular, rigidez y experimentas otras molestias, es porque el cuerpo te está indicando que algo no está yendo bien y que es necesario prestar atención. Si ignoras estas señales, el problema no desaparecerá. Al contrario, puede que se agrave más.

Como es bien sabido, el estrés crónico puede provocar la aparición de dolores de cabeza y otras molestias que pueden dificultar las actividades diarias y afectar el bienestar. Así pues, evalúa cuál puede ser el problema y procura hacer una pausa en la vida para poder atenderte y poner todo en orden.

Descubre: La aromaterapia para sentirse mejor

2. Sedentarismo

Es posible que el sedentarismo sea uno de los hábitos que te están robando la energía a diario. ¿Cada cuánto te mueves? No importa que pases mucho tiempo en la oficina: no acostumbres al cuerpo a permanecer en una misma postura durante horas. ¡Muévete!

Cuando empiezas a moverte y realizas, por lo menos, una caminata de 30 minutos al día, la liberación de endorfinas incrementa el nivel de energía que te mantendrá alerta.

3. Te preocupas en exceso

 

Por supuesto, otro de los hábitos que te están robando la energía es mantenerte permanentemente preocupado por todo tipo de cuestiones, desde problemas cotidianos hasta suposiciones de escenarios pasados o futuros.

Cuando dejas que la mente trabaje sin parar y no gestionas correctamente los pensamientos y emociones, es normal que te sientas cansado y fatigado a diario.

Si consideras que necesitas ayuda para hacerlo, no dudes en pedirla. Un psicólogo puede ayudarte a aprender todas las estrategias que necesitas para realizar una mejor gestión emocional.

Psicólogo agresión sexual

Te puede interesar: ¿La flor de la pasión realmente ayuda a aliviar el estrés?

Invierte en ti y el cansancio se irá

Ahora que ya conoces cuáles son los hábitos que, directa o indirectamente, pueden robarte la energía y hacerte sentir sin ganas de nada, tómate un momento para evaluar cómo estás actualmente y qué puedes hacer para mejorar la situación. 

Identificar qué te ocurre y hasta qué punto te afecta, y evaluar si lo estás gestionando bien o no es determinante tanto para hallar la mejor forma de recuperar el equilibrio.

 
  • Afari, N., & Buchwald, D. (2003, February). Chronic fatigue syndrome: A review. American Journal of Psychiatry.
  • Fukuda, K., Straus, S. E., Hickie, I., Sharpe, M. C., Dobbins, J. G., & Komaroff, A. (1994). The chronic fatigue syndrome: A comprehensive approach to its definition and study. Annals of Internal Medicine121(12), 953–959.
  • Hockey, G. R. J., Maule, A. J., Clough, P. J., & Bdzola, L. (2000). Effects of negative mood states on risk in everyday decision making. Cognition and Emotion14(6), 823–855.