Hábitos saludables para potenciar la fertilidad

Ivan Aranaga Amengual · 21 junio, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 15 enero, 2019
Los malos hábitos pueden hacer que concebir sea difícil tanto para hombres como para mujeres. Adoptar algunas buenas prácticas puede ayudar a promover la fertilidad de forma natural.

El sueño de muchas parejas es tener hijos para formar una familia. Sin embargo, puede que en ciertas ocasiones algunas personas tengan dificultades para concebir por diversos factores. Entre ellos, una vida con malos hábitos. Por eso, es importante conocer los hábitos saludables para potenciar la fertilidad, junto con ayuda especializada.

Antes de entrar en las profundidades de este terreno, es necesario aclarar algunos conceptos elementales sobre la fertilidad:

  • En el caso de las mujeres, los niveles de fertilidad son buenos cuando no tienen importantes desequilibrios hormonales o menstruales y cuentan con una buena reserva ovárica.
  • Por su parte, los hombres tienen un buen nivel cuando producen semen con un número considerable de espermatozoides activos, de buena morfología y movilidad.

No obstante, en algunas ocasiones el estrés y el ajetreo de la rutina hacen que los individuos adopten un estilo de vida poco saludable que afecta notablemente a la fertilidad. El sedentarismo, los hábitos perjudiciales y hasta el peso pueden dificultar las posibilidades de concebir, tanto del hombre como de la mujer.

4 hábitos saludables para potenciar la fertilidad

Los hábitos de vida saludables son determinantes a la hora de potenciar la fertilidad cuando se desea concebir. No solo contribuyen a mejorar la salud reproductiva, sino que preparan el organismo para el estado de gestación. ¿Qué debes tener en cuenta?

1. Sigue una dieta equilibrada

Mujer con un bol de frutas y verduras. Alimentación equilibrada entre los hábitos saludables para potenciar la fertilidad.
La alimentación equilibrada es el primero de los hábitos saludables para potenciar la fertilidad.

Una de las principales causas que postergan el proceso de concepción es la mala alimentación. Esto afecta por completo el funcionamiento del organismo. Por ende, trae consigo desequilibrios en los aparatos encargados de la fertilidad.

Según un estudio publicado en 2015, las mujeres que son obesas o tienen sobrepeso suelen tener problemas con ciclos irregulares, infertilidad, síndrome de ovario poliquístico e hipotiroidismo. Así, concebir puede llevarles más tiempo.

De igual forma, los hombres que siguen una alimentación basada en grasas saturadas y azúcares suelen tener una baja calidad en su esperma. Por otro lado, los que consumen frutas y verduras de forma equilibrada gozan de una mejor movilidad de los espermatozoides.

Por eso se recomienda mantener una alimentación rica en nutrientes y vitaminas variadas. Especialmente hay que ingerir frutas y verduras, las cuales potencian la fertilidad, aumentando así las posibilidades de lograr un embarazo.

También se debe evitar el consumo de bebidas con cafeína o exceso de azúcar, como los refrescos. A su vez, se recomienda mantener un peso adecuado para evitar complicaciones durante el proceso de gestación.

2. Consumir vitaminas que mejoren la fertilidad

Consumir las siguientes vitaminas de forma regular es uno de los hábitos saludables para potenciar la fertilidad de forma efectiva. Algunas se pueden obtener de forma natural y otras con suplementos. Sin embargo, es necesario consultar con un especialista cuáles son las más convenientes para cada caso, ya que su consumo debe ser controlado.

Vitamina A

Es una vitamina que se encuentra en las grasas saludables. Funciona como un antioxidante por excelencia, ya que ayuda a prevenir el envejeciendo celular. Además, contribuye en la formación de los esteroides, células bases en la formación de las hormonas sexuales. Entre los alimentos que la aportan encontramos:

  • Leche
  • Huevos
  • Verduras y hortalizas (zanahoria, calabaza)

Vitamina B

Son esenciales para el desarrollo de una vida sexual adecuada. Su carencia se relaciona con problemas de esterilidad o abortos espontáneos. Por ejemplo, la vitamina B6 es necesaria para la formación de las hormonas sexuales femeninas, dado que ayuda a regular el estrógeno y la progesterona justo después del proceso de ovulación.

Mientras tanto, el hombre debe asegurarse de consumir la vitamina B12, puesto que mejora la salud de su aparato reproductivo y multiplica la cantidad de espermatozoides. Estas vitaminas se encuentran:

  • Carne y vísceras (hígado)
  • Patatas
  • Avellanas
  • Huevos
  • Pescado

Quizá te interese: Vitaminas del complejo B: los alimentos que las aportan

Ácido fólico y Vitamina C

Alimentos ricos en vitamina C.
La vitamina C participa en la eliminación de los radicales libres, protegiendo a las células del organismo.

El ácido fólico es una vitamina que también forma parte del grupo B. Favorece la formación del embrión durante el proceso de gestación, por lo que ayuda a evitar desarrollo de un defecto congénito. Se encuentra en los vegetales verdes, las legumbres y los cereales.

Por su parte, la vitamina C actúa como antioxidante bloqueando el paso de los radicales libres, que afectan nuestro cuerpo negativamente causando envejecimiento y enfermedades. Adicionalmente, favorece la movilidad de los espermatozoides. Se encuentran en:

  • Cítricos (naranja, limón)
  • Kiwi
  • Algunas verduras

Por otro lado, se recomienda consumir alimentos que contengan zinc, hierro, selenio y yodo, ya que estos contribuyen a mejorar la calidad del semen del hombre y prevenir anomalías en el embrión.

Aparte de cuidar la alimentación, entre los hábitos para potenciar la fertilidad se deben tener en cuenta otros elementos fundamentales que ayudarán a mejorar el estilo de vida. De esa manera se activarán las hormonas sexuales necesarias en este proceso.

Lee este artículo: Cómo el cambio de alimentación ayuda a quedarte embarazada

3. Evitar el consumo de tabaco y alcohol

El tabaco y el alcohol afectan de manera nociva en la capacidad ovocitaria de la mujer, dado que hacen que los ovarios envejezcan y disminuyen los óvulos fecundables.

Esto dificulta la posibilidad de quedar embarazada y aumenta la posibilidad de sufrir abortos espontáneos. Por su parte, en el hombre afectan a la calidad del semen y a la movilidad de los espermatozoides.

De hecho, así quedó evidenciado en una publicación de la revista European Urology en 2016, la cual concluyó que fumar cigarrillos tiene un efecto negativo general en los parámetros del semen.

4. Practicar deporte y disminuir el estrés

Mujer haciendo deporte.
Practicar deporte elimina el estrés acumulado y mejora la condición física en mujeres y hombres.

El deporte ayuda a mantener la salud general del cuerpo y disminuye el estrés. De hecho, también contribuye en el desempeño durante las relaciones sexuales y es uno de los mejores hábitos saludables para potenciar la fertilidad.

Hay que preocuparse menos, disfrutar al máximo el encuentro sexual y afrontar el deseo de concebir de manera serena. De igual modo, es necesario contar con el apoyo especializado adecuado durante este proceso.

  • Lassi, Z. S., Imam, A. M., Dean, S. V., & Bhutta, Z. A. (2014). Preconception care: Caffeine, smoking, alcohol, drugs and other environmental chemical/radiation exposure. Reproductive Health. https://doi.org/10.1186/1742-4755-11-S3-S6
  • Kesmodel, U., Wisborg, K., Olsen, S. F., Henriksen, T. B., & Secher, N. J. (2007). Moderate alcohol intake in pregnancy and the risk of spontaneous abortion. Alcohol and Alcoholism (Oxford, Oxfordshire). https://doi.org/10.1093/alcalc/37.1.87
  • Wisborg, K., Kesmodel, U., Henriksen, T. B., Hedegaard, M., & Secher, N. J. (2003). A prospective study of maternal smoking and spontaneous abortion. Acta Obstetricia et Gynecologica Scandinavica. https://doi.org/10.1034/j.1600-0412.2003.00244.x
  • Harlap, S., & Shiono, P. H. (1980). ALCOHOL, SMOKING, AND INCIDENCE OF SPONTANEOUS ABORTIONS IN THE FIRST AND SECOND TRIMESTER. The Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(80)90061-6