Hablar durante el sexo: entérate de por qué es bueno

26 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
¿Te gusta hablar durante el sexo? El manejo del habla es simplemente otra manera de expresarse durante el sexo. ¡Anímate a practicarla!

Hablar durante el sexo es una práctica que puede excitar a muchas personas y que, a diferencia de lo que se suele creer, no siempre implica el uso de obscenidades. ¿En alguna ocasión tu pareja ha logrado encenderte con tan solo susurrar algunas palabras «mágicas» o viceversa?

Aunque se le suela llamar dirty talk (que se traduciría al español como: «conversación sucia»), en realidad, no siempre implica el uso de groserías ni mucho menos. De hecho, hay quienes la hacen muy romántica.

La voz es una herramienta muy poderosa que puede ayudar a enfantizar el deseo que se experimenta en el momento. Por ello, frases tan simples como: “qué quieres hacer ahora” o “te voy a hacer lo que te gusta”, pueden ser extremadamente eróticas si se dicen en el tono y el momento apropiados.

Hablar durante el sexo ayuda a desinhibirse con la pareja y, al mismo tiempo, crear un acercamiento mucho más sensual. Permite pautar el ritmo, pedir y exigir lo que gusta y provocar al otro una y otra vez. En definitiva, aumenta el morbo.

Pros y contras de hablar durante el sexo

Hablar durante el sexo estimula la creatividad

Verbalizar el placer incita el cerebro y activa la zona que se encarga de buscar pareja, y la que controla el ciclo hormonal, lo que hace que el deseo sexual se incremente.

El contacto físico logra que esta estimulación sea mayor. Bastará con algunas palabras o incluso jadeos para que tu mente se configure a disfrutar más, a la recompensa y la excitación.

De igual manera, se abre la puerta al lenguaje no verbal. Los gemidos y los movimientos pueden ser potentes y servirán para el mismo fin: expresar con actos el disfrute, el bienestar y el goce.

También, decir o escuchar palabras cargadas de erotismo estimula la transmisión de dopamina, una sustancia que impulsa la excitación en el sexo. Las manifestaciones “calientes” pueden realzar la intensidad emocional y física de la experiencia sexual.

Descubre: Dopamina

Algunas recomendaciones

Recurrir a frases subidas de tono, utilizar términos que jamás emplearías en otro contexto y definir la perversión consigue elevar la excitación y añadir un ingrediente extra al disfrute, pero ¿qué hablar durante el sexo?

  • Conocerte bien para elegir la mejor forma de actuar y tener claro qué debes expresar.
  • Ser capaz de adaptarte a la pareja para fomentar esas sensaciones en ella y no terminar creando un escenario en el que se sienta incómoda.
  • Utilizar el término para disparar la liberación y la transgresión. Probar y descubrir.
  • Averiguar con qué te sientes bien y qué es lo que tu pareja desea oír y luego empezar a experimentar.
  • No hace falta pronunciar obscenidades, aunque estas son más eficaces para aumentar el placer.
  • El habla sexual debe ir de la mano de aprender los aspectos físicos también. Las posturas, la manera de tocarse y las zonas erógenas son los elementos que completarán la ecuación y propiciarán calidad al momento.

¿Qué decir y cómo?

Es posible que el dirty talk no funcione para todas las personas, pero nunca está de más probarlo. De hecho, la pornografía llena comunicación verbal por parte de la mujer es altamente popular.

Es posible que la primera vez que digas cosas en la cama te sientas extraña, pero recuerda que del intercambio de mensajes y pensamientos depende toda buena relación. Un par de frases son precisas, sobre todo si sirven para demostrar que estás completamente inspirada en sus caricias, deseosa de entregarte y ser complaciente.

Frases ganadoras

Hablar durante el sexo estimula

Hablar durante el sexo usando lenguaje sucio puede ser extremadamente excitante para muchos; si lo acompañas con gemidos y con el sonido de tu respiración acelerada, lograrás incrementar su entusiasmo. Aprende a manejar algunas oraciones para que cumplan su función de fogosidad.

  • «Estoy llegando»: con esta expresión animarás a tu pareja de tal manera que es muy probable que ella llegue también.
  • «Me encanta que me -incluye un verbo como frotes, toques, acaricies, beses, muerdas, etcétera- mis -indica un lugar: pezones, piernas, cola, ombligo, entre otros-«. Incita el morbo.
  • «Me encantan tus manos»: hacer cumplidos acerca de su buen desempeño sexual será excitante para tu pareja. Le hará saber que está cumpliendo la misión de darte placer.
  • «Hazme duro» o «dame duro»: frases subidas de tono están permitidas entre las sábanas; apenas las digas,  sacará de sí toda su energía.

¿Te gusta hablar durante el sexo? El manejo del habla es simplemente otra manera de expresarse en la intimidad. Puedes acompañar esta táctica también con una atrevida lencería o juguetes sexuales.

Una comunicación abierta se convierte en un factor que contribuye a despojarte de los tabúes y los recelos a la hora de dejarte llevar por la encantadora potencialidad del sexo.