5 hábitos para que hacer ejercicio después de los 50 no sea un problema

¿Qué ejercicio practicas ahora mismo? ¿Cómo te estás preparando para llegar a los 50 en buena forma?

¿Cuántos años tienes? ¿Crees que al llegar a los 50 años te sentirás bien y estarás preparado para tener una vida de calidad? Seguro que esto es algo que no te habías preguntado, ¿cierto?

Cada día son más las personas que toman conciencia de la importancia de mantener la buena salud. Quienes siempre han sido activos durante la mayor parte de su vida, no les supone una gran preocupación cumplir años. No obstante, quienes fueron sedentarios, llegar a la etapa dorada puede resultar preocupante.

Si te preocupa no tener la capacidad para hacer ejercicio después de los 50, comienza a desarrollar buenos hábitos desde ahora para poder gozar de una mejor salud y tener bienestar en tu día a día.

Razones para hacer ejercicio después de los 50 años

Muchas personas piensan que al llegar a la vejez ya quedan pocas cosas de qué preocuparse. Después de todo,  sus hijos ya son adultos y es posible que sus obligaciones sean mínimas. Si tienes esta forma de pensar, debes saber que la falta de actividad física ocasiona:

  • Poca destreza cognitiva.
  • Pérdida de masa muscular, tonicidad, flexibilidad.
  • Pérdida de habilidades al realizar movimientos.
  • Disminución de su velocidad al trasladarse de un lado al otro.

Si eres una persona que disfruta de hacerse cargo de sí misma, los efectos antes mencionados seguro que no te agradan en lo más mínimo. En ese caso te recomendamos hacer ejercicio después de los 50 y tomar las siguientes precauciones.

Lee también: 8 problemas de salud que puedes corregir haciendo ejercicio

1. Presta atención al dolor

Presta atención al dolor

Seguro has escuchado decir que “si duele, sirve”. Muchas personas creen que el ejercicio obligatoriamente debe generar algún tipo de dolor como constancia de que funciona. Esto no es así . De hecho, si notas que hay molestias de algún tipo debes analizar si ocurre siempre o solo con ciertas actividades.

Hacer ejercicio después de los 50 implica tomar ciertas medidas preventivas. Una de ellas es el cambio de deportes. Por ejemplo, si tus huesos presentan síntomas de osteoporosis, procura cambiar los ejercicios de alto impacto por los de bajo impacto. En lugar de salir a correr, camina o practica yoga.

En caso de que tu estilo de vida siempre haya sido sano y con ejercicio, solo presta atención a los cambios que puedas requerir. Algunos de ellos puede ser la reducción de velocidad. No te preocupes por esto, tan solo se debe a que tu cuerpo está cambiando.

2. Recuerda vigilar la salud de tu columna

¿Tus deportes favoritos siempre han sido la escalada y otros deportes extremos? Bueno, hacer ejercicio después de los 50 puede implicar dolores en la espalda si no cambias estos deportes.

Por desgracia, tu cuerpo está cambiando y es recomendable dejar ciertas actividades. No siempre pasa así pero solo tu columna puede darte las señales. En la mayoría de los casos no es necesario hacer estos cambios. Sin embargo, si en tu juventud evitaste las sesiones de estiramiento o calentamiento ahora verás la consecuencias.

3. Consiéntete

tomar-ducha

Después de una buena rutina deportiva, date un respiro y consiente a tu cuerpo. Para esto tienes varias opciones:

  • Tomar una ducha con agua tibia que te relaje. Es perfecta para evitar la formación de agujetas y el dolor al día siguiente. Te lo recomendamos si has comenzado a hacer ejercicio después de los 50 luego de años de no hacer nada.
  • Toma un baño con aceites relajantes. Seguramente estás de acuerdo en que pocas cosas son tan agradables como tomar un baño con aroma delicioso. Date tiempo para disfrutar del momento y entrar en contacto con tu cuerpo. Puedes aprovechar para dar un masaje si te sientes tensa.

¿Quieres conocer más? 7 relajantes musculares que te brinda la naturaleza

4. Evita el sedentarismo

Practica la actividad que quieras pero hazlo. Hacer ejercicio después de los 50 cuando antes tenías una rutina llena de trabajo y cuidado de tu familia puede darte flojera. Sentarte en el sillón te hará sentir poco productivo y hasta deprimido. Por esta razón te aconsejamos:

  1. Dar paseos.
  2. Visitar a parientes o amistades.
  3. Visitar y explorar lugares nuevos.

5. Mantén el balance

Mantén el balance

El hecho de que quieras hacer ejercicio después de los 50 y de que tengas más tiempo libre no quiere decir que debas exagerar. Procura incluir varias actividades que te resulten divertidas en lugar de implementar una rutina deportiva de 3 horas.

No te creas el cuento de que hacer ejercicio después de los 50 es inútil

Si ya pasaste toda tu vida evitando el ejercicio es posible que pienses que ya no lo necesites. Olvida por completo esa idea y motívate a ser una persona más sana. Hay muy buenos motivos para hacerlo pero el más importante es que estarás sana y serás independiente.