Aprende a hacer estas sencillas manualidades para guardar tus discos

Si ya no sabes qué hacer con tus discos, te contamos cómo puedes guardarlos de manera original con estas ideas útiles y sencillas de realizar.

Es normal que sintamos pena si pensamos en tirarlos a la basura; pero tranquilo, no hay por qué deshacerse de nada, podemos encontrar un hueco estupendo para guardar tus discos antiguos.

Es muy fácil que se desordenen: ¿quién no ha mezclado nunca carcasas con CD erróneos? Por eso, en este artículo queremos proponerte algunas ideas que puedes realizar tú mismo para mantenerlos organizados y así guardar tus discos  de una manera sencilla y eficaz.

¿Cómo guardar tus discos?

Es muy sencillo apilar o colocar los discos en cualquier parte de la casa que tengamos libre. Pero esto puede generar varios riesgos, ya que si se hace una torre muy alta puede caerse y provocar que se rompa alguno, o bien, que se echen a perder si no los mantenemos limpios y atendidos.

Por ello, te proponemos varias opciones mucho más cómodas y que, además, le darán un toque novedoso a tu hogar. ¡Nada como decorar tu casa con la música que amas!

Podemos crear jarrones a partir de los discos.

1. Torres

Quizá es la opción a la que las personas recurren más, y simplemente es porque es una opción perfecta para mantenerlos y almacenarlos sin ponerlos en peligro.

Podemos comprar un mueble destinado a esta labor, es decir, una torre de CD. Existen varios modelos, acabados en madera o en aluminio, unos más elegantes y otros más desenfadados de colores vivos y con dibujos.

Pero también tienes la opción de fabricar tu propia torre de discos de manera artesanal. Te contamos cómo puedes hacerla:

Cómo se hace:

Para hacerla necesitarás conseguir un tubo de cartón duro. No nos valen los del papel de cocina, ya que es necesario que tengan mayor consistencia.

Marca la longitud de la torre que vas a fabricar y, con un lapicero, el lugar donde irán las ranuras para los discos. Te aconsejamos que tengan una ligera inclinación hacia arriba, para que se enganchen bien y no se resbalen hacia abajo.

El cartón dará soporte a los discos, ya que es un material que impedirá que se caigan. Después, pinta y decora a tu gusto y colócalo donde más te guste.

2. Baldas o estanterías

Las baldas o las estanterías de pared son otra de las opciones que puedes barajar para guardar tus discos; además, es sencilla y seguramente encuentres un estante libre en tu hogar.

Lo ideal es tener en los extremos unos topes para que no se caigan por los laterales; puedes utilizar los sujetalibros que tengas en casa.

También puedes pintar las baldas o la estantería o bien forrarla de telas o cuerdas para darle un toque diferente. No hay nada mejor que dejar volar la imaginación y ver hasta dónde nos lleva.

Si tienes unas carcasas que ya no vas a utilizar, puedes usarlas como base para crear desde cero una balda o un estante. Es decir, pegarlos en la pared en horizontal y así crear el efecto de que son los propios discos los que se sustentan en el aire.

3. Caja

Caja decorada con corazones para guardar tus discos.

Si tienes una caja que ya no vas a utilizar y tiene el tamaño apropiado para todos tus discos, puedes utilizarla para almacenarlos y organizarlos. Forra la caja para reforzarla y no te preocupes si no la puedes cerrar porque los propios discos darán color y personalidad a tu casa.

A continuación, te explicamos cómo hacer una caja especialmente dedicada y personalizada para guardar tus discos.

Materiales:

  • Caja de cartón o de madera
  • Recortes de periódico o de revista para decorar
  • Pegamento
  • Tijeras
  • Lija
  • Pinceles
  • Esponja
  • Pinturas de colores
  • Cola blanca

Elaboración de la caja:

  • Primero lija la caja para que no tenga impurezas ni astillas.
  • Pasa la esponja humedecida por toda la superficie.
  • Una vez seca, aplica la primera capa de pintura; selecciona el color que más te guste o el que mejor combine con el resto de la decoración.
  • Cuando esté seca, recupera todos los recortes de revistas y periódicos y empieza a pegarlos alrededor de la caja para que le den el aspecto de una caja vintage.
  • Una vez que estén bien pegadas, aplica una capa de cola blanca para sellar todos los recortes; además de reforzarla le dará un toque de brillo.

Una vez seca, tendremos una caja personalizada para nuestros discos. Colócala en el rincón de tu casa que más te guste y empieza a introducir los CD.

Tener los discos poco organizados y ordenados implica una pérdida de tiempo que quizá no tengamos o no estemos dispuestos a perder. Anímate a organizar tus viejos discos y disfruta en familia con estas manualidades sencillas y eficaces.

Te puede gustar