Hacer lo mismo te brindará siempre los mismos resultados

20 febrero, 2018
En lugar de echarle la culpa a las condiciones externas, para cambiar algo también nosotros debemos dejar de hacer lo mismo y no únicamente quejarnos

Muchas veces nos quejamos de que las cosas no nos van bien. Incluso, le echamos la culpa a las personas que tenemos a nuestro alrededor. En escasas ocasiones somos conscientes de que el verdadero problema está en hacer lo mismo.

Siempre queremos que los demás cambien o que todo a nuestro alrededor cambie. Deseamos que nuestro jefe nos suba el sueldo, que deje de haber tanta gente sumida en la pobreza, que nuestras relaciones vayan mejor…

Lee: Si yo cambio todo cambia: 5 pasos para programar tu subconsciente

Sin embargo, solemos echarle la culpa al exterior mientras nosotros continuamos haciendo exactamente lo mismo. No obstante, hacer lo mismo solo hará que continuemos quejándonos, por lo que solo está en nuestras manos poder cambiar.

Veamos algunos ejemplos.

El cambio está en nosotros

Hombre sentado esperando

El cambio no está en el exterior, sino en nosotros. Si deseamos que nuestro jefe nos suba el sueldo, tal vez deberíamos replantearnos qué es lo que podríamos hacer nosotros para cambiar esta situación que no nos gusta.

Quizás negociar con él un aumento de sueldo, intentar promocionar dentro de la empresa o buscar otro trabajo.

Como podemos ver, somos nosotros los que nos ponemos en marcha para iniciar ese cambio esperado. Pues, si esperamos que los demás actúen como a nosotros nos gustaría, ya podemos buscar un lugar cómodo en el que sentarnos.

De igual manera sucede si estamos en desacuerdo con que exista tanta pobreza en el mundo. No es cuestión de echarle la culpa a nadie. Esto significa hacer lo mismo que hemos estado haciendo hasta el momento.

Descubre: Hazte responsable de tu vida

Es importante ser realistas y reconocer que no podremos cambiar el mundo, pero una pequeña obra nuestra puede llevar a otra pequeña obra y que otras personas hagan lo mismo hasta conseguir unos grandes resultados.

Quizás en nuestra ciudad exista alguna organización que ayuda a los más necesitados o, tal vez, podamos nosotros llevarnos a unos amigos y darles de cenar a las personas de la calle.

Esto es algo que en Madrid, por ejemplo, algunos voluntarios ya hacen.

Hacer lo mismo en las relaciones de pareja

Pareja enfadada

Las relaciones de pareja son un ejemplo muy claro de cómo hacer lo mismo, incurrir en los mismos errores, no dará frutos diferentes.

¿Cuáles son los problemas más frecuentes con los que nos encontramos? ¿Por qué a pesar de cambiar de pareja tenemos los mismos problemas?

Para empezar, porque no hemos logrado superar esas expectativas tan elevadas y que nos hacen aún soñar con un amor romántico de película. Pero, sobre todo, porque continuamos con determinadas conductas nocivas dentro de nuestras relaciones.

Culpar al otro, esperar que sepa lo que estamos pensando, desear que cambie para que se amolde a nuestras expectativas, si su móvil tiene contraseña debemos desconfiar… Una serie de actitudes que nos llevan a hacer lo mismo y, por ende, equivocarnos.

Lee: Evita dañar tu relación de pareja

Tenemos que hacer autocrítica para así ver cómo podemos cambiar nuestras actitudes y generar cambios a nuestro alrededor. Porque, como bien ya hemos dicho antes, el cambio está en nosotros. Si nosotros cambiamos, todo cambia.

Pequeñas actitudes producen grandes cambios

pensar

Para dejar de esperar demasiado de nuestro exterior y empezar a dejar de hacer lo mismo, es importante que incorporemos pequeñas actitudes en nuestro día a día.

Al igual que para eliminar la rutina de la pareja introducimos pequeños cambios, pues esto es lo mismo.

Imaginemos que deseamos que nos suban el sueldo. Pues podemos empezar a buscar otro trabajo donde nos paguen lo que creemos merecer. Este pequeño cambio puede hacer que, sin esperarlo, tu jefe ¡te suba el sueldo!

La clave es que hagamos esto sin esperar este resultado inesperado, pues lo que deseamos obtener puede venir dado de muchas maneras, infinitas, y todas ellas imprevisibles. Sin embargo, nos hemos puesto en marcha y eso es algo muy positivo.

Antes de irte no te pierdas: Las 9 mejores formas de impulsar tu estado de ánimo

Hacer lo mismo no nos llevará a ninguna parte. Solo nos permitirá darnos de bruces una y otra vez contra la misma piedra. Quejarnos, lamentarnos, victimizarnos no servirá de nada.

El cambio lo producimos nosotros con nuestras acciones. Si nos quedamos quietos sumidos en viejos patrones de comportamiento, no pasará nada diferente.

¿A qué esperas para iniciar los cambios necesarios para ser feliz?

Te puede gustar