Descubre cómo hacer palas con botellas de plástico recicladas

Paula Heidemeyer 3 junio, 2018
Si lo único que te falta para completar tu kit de jardinería es una pala, sigue leyendo porque te contamos cómo puedes realizarla a partir de botellas recicladas.

Es asombroso darse cuenta de cómo el ingenio de las personas puede hacer que se llegue a transformar aquello que ya no vamos a utilizar y que probablemente tiraríamos a la basura en cosas muy útiles, eficaces y, al mismo tiempo, vistosas.

Acumulamos y generamos gran cantidad de basura, lo que hace que que muchos nos planteemos si no podemos hacer algo con todo lo que producimos. Una solución es el reciclaje.

Reciclar tiene que ser una obligación ciudadana, por supuesto, pero nosotros nos referimos al reciclaje como técnica de creación de nuevos productos a partir de otros ya fabricados.

Como sabrás, existen multitud de cosas que podemos utilizar, por ejemplo, envases de las conservas, vajilla usada y vieja, cuencos, cubertería, vasos y, por supuesto, botellas de plástico.

Las botellas de plástico en muchas ocasiones son las protagonistas de las transformaciones más asombrosas. El plástico es un producto duro y resistente a la vez que maleable. Nos lo presentan, dependiendo del formato de la botella, de muchas formas, y tan solo tenemos que elegir el envase que más se adecúe a nuestro proyecto.

¿Cómo hacer palas con botellas de plástico?

Las botellas de plástico pueden ser de diferentes tamaños y resistencias. En este caso, para realizar unas palas, necesitaremos las botellas de plástico duro.

Si eres aficionado a la jardinería y estás empezando en este mundo de las plantas, la decoración natural y todo lo que conlleva, te darás cuenta de todo el material que se necesita. No te preocupes por el dinero, la primera inversión no será necesariamente alta si tienes en cuenta nuestros consejos.

Los envases de plástico pueden ser reciclados de muchas formas.

Materiales:

  • Rotulador o marcador permanente, te servirá de guía
  • Un cúter afilado
  • Unas tijeras para rematar los cortes
  • Botella o botellas que quieras transformar

Preparación:

  • Coge la botella elegida y delinea o dibuja sobre ella la forma que deseas realizar. Guíate y fíjate en las imágenes que te mostramos. Puedes seleccionar el tipo de punta que desees.
  • Una vez pintada y con la idea clara, recórtala con ayuda del cúter y las tijeras. Ten cuidado de no lastimarte porque puede hacerte algún rasguño.
  • Cuando la tengas en tu mano, recorta y perfecciona los bordes para que estén bien lisos; puedes incluso lijarlo un poco para asegurarte de que no queda una zona astillada que pueda hacerte daño.

Como puedes observar en el dibujo, puedes crear dos palas diferentes dependiendo del tipo de botella que tengas. Es importante mantener el mango, porque es la pieza esencial para que funcione nuestra pala.

La pala que conseguiremos no solo podrá estar destinada a las tareas del jardín y del trabajo de la tierra, sino que también podremos utilizarla en múltiples actividades y nos la podremos llevar a la playa, al campo o a la montaña.

El tamaño, como es lógico, dependerá del tamaño del envase. Aunque es cierto que según nuestras necesidades podemos hacer la superficie de la pala más ancha para que tenga más capacidad, tenemos que controlar que el peso no la deforme. No hay que olvidar que se trata de plástico y no de hierro o metal.

Es posible realizar nuestros propios elementos de jardinería como las palas a partir de elementos reciclables.

Por otro lado, podemos hacer otra versión de nuestra pala, como en la imagen que os mostramos arriba. En esta ocasión el bote es más ancho y lo que se ha hecho es un corte recto, siempre respetando el asa.

Tipos de palas

No hay límites en cuanto a nuestra imaginación: se pueden crear infinitas formas y que cada una que cumpla un uso diferente.

  • Palas para el jardín en forma de pico. 
  • Palas para el jardín de forma ovalada para no estropear las raíces.
  • Palas para la playa con forma cuadrada. 
  • Palas con agujeros para limpiar la arena de gato. 
  • Podemos hacer rastrillos, siempre que el tipo de plástico sea apto para soportar la presión del contacto con la tierra.

Como has podido comprobar, es bien sencillo realizar estas palas a partir de nuestras botellas de plástico duro.

Además, si te apetece darles un toque de color, puedes pintarlas y decorarlas a tu gusto; una buena idea es que participen tus hijos y así empiecen a ayudarte con las tareas del jardín.

Te puede gustar