Qué hacer cuando tu pareja quiere terminar pero tú no

Raquel Lemos Rodríguez·
30 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
20 Diciembre, 2018
Una ruptura es un proceso que requiere decir adiós, aceptar emociones y cambiar de mentalidad. A veces no nos gustaría, pero sucede. Te explicamos qué debes hacer para continuar.
 

Es difícil aceptar y asumir que tu pareja quiere terminar con la relación cuando tú aún la amas. Los motivos por los que esto puede suceder son varios: ya no siente lo mismo, le gusta otra persona, quiere tomar otro camino…

Quizás no te lo esperabas. Puede que no estuvieras viendo los problemas que había (o no quisieras verlos). Es posible, incluso, que tu pareja te hubiera comentado que tenía otras motivaciones, pero tú no la estabas escuchando con atención. Ahora bien, tampoco es necesario que te culpes por ello.

Cuando tu pareja quiere terminar, pero tú no, es importante que tengas en cuenta algunas cosas importantes. Profundicemos.

Qué hacer si tu pareja quiere terminar y tú no

Poner punto y final a una relación no suele ser fácil: son muchos los momentos vividos y muchos recuerdos que se han formado a partir de ello, pero es posible. Tan solo necesitas tener presente que superar una ruptura es un proceso que requiere tiempo y un gran trabajo emocional.

Por ello, a continuación te facilitamos unos consejos que debes tener en cuenta para salir reforzado de esta situación.

Mujer llorando

1. No mendigues una segunda oportunidad

 

Lo peor que puede suceder si mendigas una segunda oportunidad es que tu pareja te diga que “. ¿Por qué? Porque, tarde o temprano, esa relación volverá a estar en la misma situación que ahora. No es un paso adelante, es un paso atrás.

Claro que es necesario que pidas explicaciones y que te las den. Esto te dejará más tranquilo: tendrás un motivo que explique la causa de la ruptura. Sin embargo, esto no debe abocar en súplicas para que no te dejen.

Por muy duro y difícil que pueda sonar, es necesario que aceptes que tu pareja quiere terminar la relación. Va a doler, y mucho. No obstante, no puedes intentar manipular a la otra persona para continuar una relación forzada.

2. Contacto cero en todos los casos

Seguro que si tu pareja quiere terminar y tú no, no te planteas el contacto cero bajo ningún concepto. Lo cierto es que es necesaria una distancia para asimilar la ruptura. Nadie es de piedra y, como hemos dicho, las rupturas no son sencillas.

Por ello, en caso de que tu pareja quiera terminar y tú no, dejar de contactar es fundamental. Así, evitarás mendigarle una segunda oportunidad, posibles rechazos y que te duela aún más verla disfrutando con sus amistades.

Es necesario que te des el tiempo que requieras para cerrar este capítulo, aunque te esté costando mucho hacerlo. Cuando hayas sanado, podrás retomar el contacto si así lo deseas.

No te olvides de leer: Mi pareja está en contacto con su ex: ¿Cómo actuar?

3. Refúgiate en tus seres queridos y busca ayuda si la necesitas

 

Rodéate de tu familia y de tus amigos durante este trance. Te sentirás arropado y apoyado y será mucho más fácil pasar por el bache. De la misma forma, no dudes en acudir a terapia si sientes que lo necesitas

Parece que una ruptura de pareja no es algo tan importante como para acudir a un psicólogo. No obstante, desde aquí te aconsejamos que si se te pasa la idea por la cabeza, acudas a un terapeuta. El motivo está en que te dará herramientas para que este camino no sea tan duro.

Un psicólogo será un apoyo fundamental que te ayudará a crecer con esta experiencia y te permitirá cerciorarte de que no ha quedado la página a medio pasar.

Además, un especialista puede ayudarte a no quedarte enganchado, a superar la dependencia emocional en el caso de que la sufras y a ser consciente de que hay vida más allá de la relación. Algo que, a veces, cuesta mucho ver.

Lee más: Empezar nueva relación sin terminar la anterior

Mujer en el psicólogo

Sé el dueño de tu tiempo

Cuando tu pareja quiere terminar, puede que tú no lo desees porque lleváis tantos años juntos que no sabes qué hacer con tu tiempo. De repente, te ves solo, sin planes, sin futuro… Sin embargo, reflexiona acerca de todas las metas que te has dejado por el camino.

 

¿Querías hacer puenting? ¿deseabas viajar a Australia?¿tu sueño siempre ha sido volver a estudiar? Si nada te lo impide y lo que lo dificultaba era una relación de pareja, ¡ahora no tienes excusa!

Piensa en todos aquellos sueños que dejaste de lado por estar en una relación y que ahora puedes alcanzar porque no hay nadie que te lo impida. Quizás, tu ruptura no sea una puerta que se cierra, sino una ventana que se abre.

Barrios, A. & Pinto, B. (2008). El concepto de amor en la pareja. Ajayu, 6, 144-164. Bowlby, J. (1995). Vínculos afectivos: Formación, desarrollo y pérdida. Madrid: Ediciones Morata. Peñafiel, O. (2011). Ruptura amorosa y terapia narrativa. Ajayu, 9, 53-86.