Un grupo de científicos encuentra un sistema para que las células de leucemia se destruyan entre sí

Daniela Castro 1 noviembre, 2015
Es importante destacar que estas células solo atacan y destruyen a otras células leucémicas, pero no son efectivas contra las que generan otros tipos de cáncer

La leucemia es un tipo de cáncer de la sangre que inicia en la médula ósea, tejido ubicado en el centro de ciertos huesos, y en el cual se genera la mayor parte de células sanguíneas.

La enfermedad se inicia cuando los glóbulos inmaduros se vuelven cancerosos, impidiendo que se produzca la cantidad suficiente de glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos saludables, lo que a su vez conlleva a desarrollar una serie de síntomas mortales que van aumentando conforme se reducen las células benignas.

El cáncer se propaga a través del torrente sanguíneo y a los ganglios linfáticos y, a medida que avanza, puede llegar hasta el cerebro, la médula espinal y otras partes del cuerpo.

Aunque los avances científicos han podido desarrollar diversos tratamientos para combatir esta patología, lastimosamente sigue siendo una de las más difíciles de tratar, a menudo con constantes recaídas porque muchas veces las células se vuelven resistentes a los medicamentos.

No obstante, un nuevo estudio publicado en las actas de la Academia Nacional de Ciencias, hace poco dio nuevas esperanzas tras revelar que hay muchas posibilidades de hacer que las células malignas se destruyan entre sí.

La investigación…

sangre

Científicos del Instituto de Investigación Scripps (TSRI) en La Jolla, California (Estados Unidos) han desarrollado una novedosa técnica que podría hacer que las células de la leucemia se transformaran en células inmunes para que destruyeran las cancerosas, que crecen sin medida complicando la enfermedad.

Ver también: Avance médico podría eliminar las células cancerosas

La clave para hacer esto posible sería un tipo de anticuerpo humano bastante raro, cuya acción activaría los receptores de células de la médula para hacerlas madurar y convertirlas en células útiles.

Los anticuerpos son unos tipos de proteínas que se producen de forma natural gracias al sistema inmunológico del cuerpo humano. Estos actúan en conjunto con las células blancas para luchar contra los posibles invasores externos, ya sea para neutralizar su acción o lograr su destrucción.

Teniendo esto en cuenta, los investigadores estaban tratando de desarrollar una terapia con anticuerpos para convertir las células leucémicas de la médula en células no cancerosas.

Esperaban que los anticuerpos tuvieran la capacidad de activar las células inmaduras para volverlas saludables y útiles en el tratamiento de las que ya estaban perjudicadas.

Celulas cancerosas

Sin embargo, tras años de investigación, no contaban con que un grupo de dichos anticuerpos inducidos podrían ayudar a las células a madurar en variedades muy diferentes, como las dendríticas,  claves para aumentar la respuesta inmunológica del cuerpo.

Para dar con tan importante hallazgo, los investigadores incorporaron varios anticuerpos en una muestra de sangre humana rica en células leucémicas peligrosas, y descubrieron que estos podían transformarlas en otras variedades celulares, cuyas funciones apoyarían el sistema inmune.

Dándoles aún más tiempo para actuar, las células empezaron a madurar y poco a poco se asemejaron a las responsables de cazar y destruir las amenazas en el cuerpo, incluyendo los virus, bacterias y células cancerosas.

Las células NK, llamadas ahora las “asesinas naturales”, mostraron tener la capacidad de extender su acción sobre las cancerosas, logrando una destrucción hasta del 15% en una muestra de solo un día de duración.

Y aunque parezca increíble, este grupo de células solo participa en el fratricidio, apuntando solo contra las células leucémicas y no contra las que generan otros tipos de cánceres en el cuerpo.

¿Quieres conocer más? Lee: 9 alimentos que te ayudan a alejar el cáncer

Hay buenas expectativas…

manos2

Con los increíbles resultados de este estudio, los investigadores esperan que la “terapia fractricida” (como la han bautizado) sirva para transformar una gran variedad de cánceres en células NK con el fin de curar por completo a los pacientes.

El investigador principal, Richard A. Lerner, comentó al respecto:

Es un enfoque totalmente nuevo para el cáncer y estamos trabajando para probarlo en pacientes humanos tan pronto como sea posible.

Y añadió:

Estamos en conversaciones con compañías farmacéuticas para llevarlo a los seres humanos después de los adecuados estudios de toxicidad preclínicos.

En conclusión, se trataría de un tipo de terapia con ventajas muy importantes, ya que estos anticuerpos podrían ser útiles con poca o ninguna modificación adicional.

Se cree que su aplicación reduciría de forma significativa la probabilidad de efectos secundarios del tratamiento actual, por lo menos, siendo más soportable que la temida quimioterapia.

Te puede gustar