¿Sabes de qué están hechas las hamburguesas de los locales de comida rápida?

Aunque las grandes cadenas aseguran que sus productos son 100% sanos, hay experimentos que demuestran lo contrario. Podemos dejar una hamburguesa al aire libre y conservará el mismo aspecto varios meses

Hay muchos mitos alrededor de la materia prima que se utiliza para hacer la denominada “comida rápida”. Y es por ello que se han realizado varias investigaciones para saber qué es lo que tiene en realidad. ¿Te animas a leer este artículo para develar el misterio? Entérate de qué están hechas las hamburguesas de los locales de fast food.

Comida chatarra, cada vez más presente en nuestra dieta

La comida chatarra, también denominada comida rápida, fast food o junk food, trae muchas consecuencias negativas para nuestro organismo. Si a esto le sumamos el hecho de que el sedentarismo es algo frecuente en la sociedad, no es ilógico pensar que algo no está bien en la alimentación y en nuestros hábitos.

Pero más allá de eso, la comida que tenemos a disposición en muchos locales no es de lo más sano que existe, sino todo lo contrario. En varios países es más asequible comer una hamburguesa que una ensalada.

Si sólo consumiéramos este tipo de comidas de vez en cuando para darnos un gusto, para una celebración o porque una vez por mes queremos ir a comer algo diferente, no habría problema. El inconveniente reside en el hecho de que muchas personas comen fast food más de dos veces por semana.

Las hamburguesas, como uno de los ejemplos de la comida rápida, aportan una alta cantidad de proteína de origen animal, aditivos, conservantes, colorantes, potenciadores del sabor, azúcar, grasas saturadas, sodio y muchas calorías. Además, no nos brindan nada de fibras ni de vitaminas. Los ingredientes del fast food son adictivos, por más de que suene fuerte esta palabra, pues nos hacen consumir cada vez más y más.

Es por ello que los niños, una vez que visitan uno de estos locales, no quieren comer sus vegetales ni otras comidas que les hacen sus padres. Y en los adultos ocurre algo similar, sobre todo por la rapidez al encargar la comida a la hora del almuerzo o la facilidad de no tener que preparar la cena.

Si comemos frecuentemente este tipo de alimentos los niveles de colesterol se ven aumentados, tenemos problemas óseos (por el bajo aporte de calcio), enfermedades cardiovasculares, sobrepeso, estreñimiento, caries, deterioro general de la salud, digestión pesada y lenta, alteración en el gusto por las demás comidas y cambios bioquímicos a nivel cerebral (como si fuera una droga).

Razones por las cuales no comer hamburguesas de locales de fast food

Si además de querer comer más sano eres amante del medio ambiente y la ecología, entonces tienes más razones para dejar de consumir los menúes rápidos de los restaurantes más conocidos. Entre los venenos químicos (que causan cáncer y enfermedades crónicas) y las consecuencias al planeta, ya es bastante como para decir suficiente.

Comida basura

El hidróxido de carbono es uno de los ingredientes usados para hacer las hamburguesas porque tiene la capacidad de matar las bacterias. Es de color rosa y se produce tratando los deshechos de diferentes carnes. De otra manera, no sería comestible.

Dentro de un menú o “combo” hay tantos aditivos peligrosos para la salud que no podríamos nombrarlos en un mismo artículo. Esta es una de las razones por las cuales hace estragos en nuestro organismo, más allá de las calorías y grasas que contiene.

Después de lo dado a conocer en un programa de cocina del chef Jamie Oliver, quien mostró lo que se hacía con esa “baba rosa” para rellenar los nuggets de pollo o las salchichas, el ojo se puso en las hamburguesas.

Las cadenas de comida rápida crían animales en condiciones artificiales, para que no se puedan mover y sólo coman y engorden. Los métodos de muerte suelen ser lentos y dolorosos. Los pollos son sobrealimentados, los huevos los empollan gallinas hacinadas en pequeñas jaulas y las vacas están en espacios reducidos, comiendo maíz o soja (se les llega a hacer una operación para quitarles un estómago) para engordarlas más rápido.

Los riesgos de consumir comida rapida

Para poder abastecer la gran demanda de carne, las empresas devastan grandes superficies de bosque y selva. De esta manera, cultivan soja que se usa para alimentar al ganado. Además, para el envasado de sus hamburguesas y patatas fritas talan millones de árboles de eucalipto. El excremento de los animales como la vaca o la res emite gas metano, responsable del calentamiento global. Y como si fuera poco, los envoltorios están fabricados con materiales que no son biodegradables y generan una gran cantidad de basura.

A las vacas les inyectan una gran cantidad de antibióticos y hormonas. Por otra parte, las hamburguesas son, casi en un 50 %, agua. También están hechas de tendones, lengua, encías, hocicos, párpados, rabos, intestinos y sangre.

¿Qué tienen las hamburguesas y demás fast food?

Personas que han trabajado en locales de comida rápida cuentan sus experiencias en el puesto y, además, relatan qué es lo que contiene cada uno de los menúes más consumidos en todo el mundo. Todo esto se pudo saber luego de un estudio de una red social llamada Reddit, que reunió a muchos ex empleados para que revelaran los secretos de la comida chatarra.

Ellos han contado, por ejemplo, que el aspecto que tienen las hamburguesas al momento de recibirlas en el local (crudas) lo que menos parece es un medallón de carne, mucho menos como es el aspecto en las publicidades. Es por ello que se tuestan lo más posible y luego se le echan diferentes salsas.

comida-chatarra

Por otra parte, indican que si bien los cánones de limpieza son muy estrictos en este lugar, los empleados por falta de tiempo, y por no tardar más en terminar el pedido, utilizan el mismo aceite para freír todo.

 

Según un comunicado oficial de la cadena más conocida de hamburguesas del mundo, afirman que no se añade ningún conservante, sin embargo, se pueden encontrar varios elementos tan difíciles de leer como de escribir (tricloroetano, dieldrina, etilbenceno, entre otros). Esta es la razón por la cuál podemos dejar una hamburguesa al aire libre por mucho tiempo y no se pudrirá.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar