La vacuna contra el cáncer: más cerca de lograrse que nunca

Aunque el estudio aún se encuentra en sus primeras fases, de ser efectiva, esta vacuna podría suponer un cambio en la concepción que se tiene sobre el cáncer, así como en su tratamiento.

El cáncer es una de las enfermedades que más retos ha supuesto a la comunidad científica a lo largo de los años. Su complejidad y las graves consecuencias que trae consigo siguen siendo materia de investigación, en especial porque se mantiene la lucha por encontrar un tratamiento eficaz.

Por ahora se han realizado hallazgos muy importantes y esto ha permitido aumentar la expectativa de vida entre los pacientes. Uno de los logros más recientes fue alcanzado por un grupo de científicos británicos, quienes han desarrollado una vacuna que busca fortalecer el sistema inmunológico para que tenga la capacidad de luchar contra los tumores cancerosos.

Los ensayos clínicos en humanos ya han comenzado y ya se les ha administrado el medicamento a los dos primeros pacientes. Los efectos se irán analizando durante los dos próximos años. En total se observarán las reacciones en más de 30 enfermos de cáncer que recibirán la vacuna en los respectivos centros de investigación.

Vacuna contra el cáncer, un tratamiento prometedor

Los ensayos clínicos de la vacuna contra el cáncer ya se iniciaron en el Reino Unido bajo la supervisión de un grupo de científicos del King’s College de Londres.

Según el informe revelado, la prueba VAPER se está realizando en varias universidades e institutos de investigación de Londres, y se espera que un hospital y un centro de investigación de Surrey se pongan en contacto con los pacientes necesarios para comenzar el estudio este mismo año.

Entre los próximos 18 y 24 meses se conocerán los resultados de los dos primeros pacientes que recibieron la vacuna. El objetivo principal es establecer cuáles son los beneficios de este tratamiento, qué efectos secundarios tiene y cuál es su impacto en la calidad de vida de los pacientes.

Vacuna contra el cancer

Los investigadores esperan que los resultados les acerquen más al desarrollo de una terapia efectiva contra el cáncer, no tóxica y que pueda ser utilizada en la práctica clínica.

El funcionamiento de esta vacuna es muy similar a aquellas que nos protegen contra ciertas infecciones y enfermedades: busca activar el sistema inmunológico para atacar y destruir las células cancerosas que forman los tumores.

Lee también: 7 consejos clave para evitar el cáncer o detectarlo a tiempo

En detalle

Por lo general, los componentes que forman el sistema inmune tienen la capacidad de destruir las células tumorales. Sin embargo, algunas de ellas son capaces de evadir tales defensas naturales.

A través de las vacunas a los pacientes se les inyectan unas pequeñas dosis de antígenos, sustancias que provocan una respuesta inmune al aumentar la presencia de anticuerpos. La capacidad para producir esos anticuerpos se conserva por algún tiempo, lo que indica que el sistema inmunológico podrá defenderse en un futuro de las mismas enfermedades.

De esta forma, la nueva vacuna que se empezó a probar se compone de pequeños fragmentos de una enzima que se encuentra en las células cancerosas.

tratamiento prometedor

Se conoce como transcriptasa inversa de la telomerasa humana (hTERT) y es la responsable de regular la longitud de lps telómeros, lo cual permite que las células sean inmortales.

Los expertos creen que con esto se estimulará el sistema inmunológico del paciente para incrementar la producción de los anticuerpos que se dirigirán a dicha enzima, facilitando la destrucción de las células cancerosas.

Visita este artículo: Una biopsia líquida permitirá detectar tumores cerebrales

Para dar un buen inicio al proceso, la vacuna se está combinando con pequeñas dosis de quimioterapia, con el fin de eliminar algunas de las células cancerosas y estimular la función inmunológica. Los científicos esperan que sea eficaz para todos los tipos de tumores sólidos, y en este momento están probando su eficacia en pacientes cuyo cáncer ha sido diagnosticado como terminal.

Una de las pacientes es Kelly Potter, una mujer de 35 años diagnosticada con cáncer de cuello uterino el verano pasado. En las declaraciones publicadas por varios medios británicos la paciente aseguró: ser parte de este ensayo ha cambiado mi vida para mejor. Ha sido una experiencia muy positiva y muy interesante. Me siento privilegiada. Es fantástico ser parte de un estudio pionero.

Si los resultados de los primeros estudios son exitosos se ampliará la investigación para abarcar a un mayor número de pacientes con el fin de confirmar su efectividad.