Consejos para cocinar frituras más saludables

Sebastián Castaño · 30 mayo, 2019
El aceite más indicado para freír es el de oliva, seguido del de maíz y girasol. Al servir, podemos colocar un papel en el plato para que absorba el exceso de grasa

Para cocinar frituras es necesario tener en cuenta varios aspectos para que dicho alimento tenga una buena calidad y no afecte negativamente a nuestra salud.

Freír un alimento no es simplemente tomar dicho alimento, meterlo en aceite caliente y esperar a que se fría.

  • Es importante tener un conocimiento previo de la temperatura del aceite y lo que necesita el alimento que vamos a preparar para que sea una fritura pareja.
  • Además, también debemos tener en cuenta el tiempo que tendrá que permanecer dentro del aceite caliente.
  • Otro aspecto no menos importante que hay que tener siempre presente, es la cantidad de aceite vamos a utilizar y de qué clase o calidad.

¿Cómo se preparan las frituras?

Variedad de frituras

Para preparar una fritura podemos rebozarla,  enharinarla o empanarla (estos son diferentes términos, pero significan lo mismo).

Se trata de envolver el alimento que vamos a freír en huevo y harina. De esta manera al freírlo se forma una capa o costra dura y crujiente. Es muy importante usar papel de cocina para que este absorba el aceite que contienen las frituras. De esta manera evitaremos ingerir demasiada grasa.

¿Qué temperatura se requiere?

Pollo y patatas fritas

Esta depende del alimento que vamos a freír. Si, por ejemplo, queremos freír un buen trozo de carne, la temperatura del aceite tiene que ser medianamente caliente, para que dicha cocción sea lenta. La temperatura optima está entre los 130 a 140º.

Los alimentos pre-cocidos que deben quedar crujientes por fuera pero suaves por dentro. Por lo tanto, necesitan una temperatura mucho más alta. Esta debe estar entre los 140 y los 160º.

Un aceite con una temperatura entre los 160 y los 180º es el ideal para freír alimentos pequeños con textura crujiente. Además, tiene que ser una fritura rápida, porque de lo contrario el alimento puede quemarse.

Siguiendo con el tema de la temperatura ideal, debemos ser muy cuidadosos, ya que podemos incurrir muy fácilmente en dos errores muy comunes en una cocina.

  1. Si la temperatura del aceite es muy baja, el alimento que estamos preparando, con o sin protección, absorberá mucho aceite.  Esta grasa  puede afectar nuestra salud. 
  2. Si por el contrario el aceite esta demasiado caliente, y el alimento que vamos a preparar no requiere de tanta temperatura, este se quemaría. Por lo tanto, tampoco sería una comida bien preparada y mucho menos sana.

¿Cuál es la cantidad y la calidad de aceite ideal?

Aceite de oliva

La cantidad de aceite a utilizar depende del alimento a freír.

  • El aceite debe cubrir por completo el alimento para que exista una fritura profunda y pareja.
  • En cuanto a la calidad del aceite, el mejor es el de oliva. Es el más sano y lo podemos utilizar para varias frituras, ya que soporta muy bien las temperaturas altas. También pueden ser utilizados los de maíz y girasol.

Si queremos comer sano y permanecer saludables debemos comer pocas frituras en nuestra dieta diaria, preparar alimentos a la plancha o sancochados.

Ver también: 

  • Agüero, S. D., García, J. T., & Catalán, J. S. (2015). Aceites vegetales de uso frecuente en Sudamérica: características y propiedades. Nutricion Hospitalaria. https://doi.org/10.3305/nh.2015.32.1.8874
  • Diaz Yubero, I. (2014). Aceite de Oliva. Distribución y Consumo. https://doi.org/10.1126/science.153.3731.72
  • Instituto de la Grasa y sus Derivados (Spain), D., Instituto Nacional de Ciencias y Tecnología de Alimentos (Spain), K., International Society for Fat Research., G., & Valet, N. (2006). Grasas y aceites : revista bimestral de información científica y técnica. Grasas y aceites, ISSN 0017-3495, Vol. 57, No 1, 2006 (Ejemplar dedicado a: Tendencias en el procesado de aceitunas de mesa y aceite de oliva), págs. 56-67.
  • Programa Nacional de Prevención de la Diabetes. (2018). Grasas: saturadas, insaturadas y trans.