Haz tu propia repisa de libros en casa

Cristian Salemi · 28 enero, 2019
A continuación, te brindamos algunas ideas divertidas, originales y fáciles para que puedas hacer tu propia repisa de libros. ¡Apunta nuestros tips!

Una repisa de libros es un elemento básico a la hora de mantener el orden y aprovechar las paredes del hogar. Por ello, hoy en día las personas se animan, cada vez más, a hacer sus repisas más bonitas y creativas.

Muchas veces, las opciones para organizar nuestro hogar se nos hacen pocas ante la cantidad de objetos que almacenamos. Esa es la razón de que cada mueble (o estructura) que nos permita una mayor organización ocupando menos espacio siempre sea bienvenida.

Coloca los libros a tu gusto

Estantería de palets

Los libros son objetos preciados que deben saber colocarse para su correcta conservación. No se pueden colocar en cualquier sitio. Les puede afectar la humedad o los insectos, entre otros factores. Y, si no los colocamos bien, se les puede quebrar el lomo o doblar las esquinas.

Una vez elegido el lugar para colocarlos, debemos pensar en cómo nos gusta que se vean. ¿Los organizaremos por color por orden alfabético o por tamaño? ¿Apoyados en horizontal o mejor en vertical?

Una buena repisa de libros debe cumplir con el propósito de organizar nuestros libros de una manera agradable y útil. De hecho, nos permiten añadir algunos objetos, para acompañar a nuestros libros y embellecer el espacio. Desde floreros hasta pequeñas figuras ornamentales.

Lee también: ¿Cómo incentivar el amor por los libros a los niños?

Una repisa de libros, muchos estilos

Una repisa de libros consiste en la superposición de elementos fijados a la pared, que te permiten colocar sobre ellos diversos objetos. Su estilo y forma de elaboración dependerá de los materiales con los que cuentes.

En esta oportunidad, te presentamos 2 estilos de repisa de libros, cuyos diseños te permitirán ahorrar mucho espacio en tu hogar.

1. Repisa de libros clásica

Repisa de madera

Este tipo de repisa es muy sencilla, pero sumamente funcional. Un ejemplo de repisa clásica es la elaborada con soportes o denominados pie de amigos. Para su ejecución necesitarás:

  • 1 taladro.
  • Tornillos.
  • Regla o cinta métrica.
  • 1 paquete de ramplús (del ancho de los tornillos a utilizar).
  • Dos soportes o pie de amigo (pueden ser de madera o metal).
  • 1 tabla de madera de 15 cm de profundidad por 1 metro de largo.

Cómo hacerla

El procedimiento para su instalación es muy sencillo. Lo primero que tienes que hacer es escoger la pared sobre la cual colocarás la repisa. Luego, sigue estos pasos:

  • Marca sobre la pared las medidas en las que te gustaría colocar la repisa. Para ello utilizarás la cinta métrica o regla. Procura que las marcas sean equidistantes.
  • Luego, con un lápiz, marca la posición de los soportes sobre la pared, aprovechando de marcar la posición donde los atornillarás.
  • Sobre las marcas donde se atornillarán los soportes, abre los agujeros respectivos con el taladro. A continuación, inserta el ramplús y coloca los soportes atornillándolos a la pared.
  • Verifica su estabilidad y posición. De ser la correcta, solo queda colocar la tabla de madera sobre ellos y listo.

Ya tienes tu repisa instalada. Si quieres más estantes, solo repite el procedimiento cuantas veces necesites.

Visita este artículo: 5 grandes beneficios de leer libros para tu cerebro

2. Repisa de libro flotante

Chica leyendo

Este estilo de repisa de libros tiene soportes invisibles u ocultos a la vista, lo cual da la impresión de que flotará »en el aire» sobre la pared. Esto brinda una sensación de amplitud considerablemente mayor. Para la elaboración de este tipo de repisa necesitaras los siguientes materiales y herramientas:

  • Taladro cuatro.
  • Pintura blanca.
  • Pegamento blanco.
  • 12 clavos de 4 cm.
  • Regla o cinta métrica.
  • 8 tornillos largos (6 cm).
  • 1 listón de madera de 1 metro de largo y 4 cm x 4 cm de grosor (márcalo como #1).
  • 1 tabla de madera de 1 metro de largo, 15 cm de profundidad y 2 cm de espesor (márcalo como #2).
  • 1 listón de madera de 1.04 metros de largo, 4 cm de profundidad y 2 cm de espesor (márcalo como #3).
  • 2 listones de madera de 15 cm de largo, 4 cm de profundidad y 2 cm de espesor (márcalo como #4 y #5).

Cómo hacerla

Lo primero es organizar los materiales y seleccionar la pared que utilizarás como soporte. Después, sigue estos pasos:

  • Marca la posición y altura de la repisa. Para ello toma el listón de marcado como #1, que servirá de riel de soporte para la repisa.
  • Verifica que no quede inclinado. Sobre dicha línea, haz 4 marcas cada 25 cm como indicativo de donde irán los tornillos fijados a la pared.
  • Toma la tabla #2 y coloca en sus extremos los listones #4 y #5, para ello pon cola blanca en una de sus caras y únelos a la tabla #1. Luego, fíjala con 3 clavos a distancia de 5 cm cada uno.
  • Toma el listón #3 y colócalo por el borde frontal de la tabla #2, repitiendo el procedimiento de los laterales, pero poniendo los clavos a una distancia de 20 cm uno del otro.
  • Ya tienes la tabla con sus tres bordes, 2 laterales y un frontal. Es momento de pintarla de color blanco, pinta también el listón #1, que servirá de riel.
  • Abre los agujeros en la pared y en el listón #1 y procede a fijarlo sobre la pared con el ramplús y los tornillos.
  • Fija la tabla #2 con sus bordes sobre el riel atornillándola en 4 puntos a 20 cm de distancia cada uno. Y listo, ¡ya tienes tu repisa flotante instalada!

Una repisa de libros puede ser tan original como lo deseemos. Todo depende de nuestro gusto y del tipo de decoración que tengamos. Independientemente de lo que decidamos, este elemento siempre será funcional, así que no debemos limitarnos.