He sido infiel: ¿cómo confesarlo?

Tomar la decisión de confirmar que has sido infiel a tu pareja puede ser liberadora, pero hay que ser cuidadoso con la manera en que se comunica y los detalles que se brindan.

No existe una definición exacta y única de lo que significa ser infiel. Cada persona lo puede interpretar de manera muy diferente. Además, una misma situación puede considerarse para algunos como infidelidad y para otros no lo es en absoluto. Está inmersa de subjetividad por lo que las reacciones pueden ser muy diferentes según sea la “víctima”.

Por este motivo, se torna muy difícil en ocasiones que alguien tome la iniciativa de contarle a su pareja que le ha sido infiel. Están seguros que desean hacerlo pero temen a las consecuencias que puede tener para la relación. Y encontrar la forma y el momento adecuado es una responsabilidad muy fuerte. Pero no deben dejar pasar tanto tiempo en la búsqueda, o el efecto puede ser mucho peor.

Ser infiel ocasionalmente no es lo mismo que mantener una doble vida. Por lo tanto, primero hay que tener claro qué tipo de aventura es la que se va a contar. Si fue un hecho aislado que se cometió en un momento de debilidad, pero que no pueden esconder, hay que tomar ciertas medidas para lograr el menor efecto negativo. Pensar profundamente el bien y el mal que le ocasionará esa noticia a la pareja que se traicionó.

Ser infiel: difícil confesión

Si el infiel tiene asumido que hará la confesión, entonces hay ciertos pasos a seguir para hacerlo de la manera más cuidada posible. No es una garantía de perdón u olvido, pero tal vez sirva para aliviar el golpe.

  • Hablar de inmediato

Hablar con tu pareja.

Conversar sobre el tema lo antes posible suele ser una clave fundamental. El mundo es un pañuelo dicen las abuelas, y mucho más aún con las redes sociales. Por lo tanto, hay que tener el valor de sentarse con la verdad aunque duela. Es mejor eso antes que se entere por otra persona o por otro medio.

Ver también: 6 claves para tener éxito en pareja

  • Paciencia y sumisión

Armarse de toda la paciencia que entre en su ser porque la reacción quizás sea terrible. Pueden venir reclamos, insultos, llanto y cientos de expresiones emocionales más. Tener una contra-reacción empeoraría las cosas y lo que se busca con la confesión es recuperar la paz. Casi que hay que llegar al punto de actuar de manera sumisa y aceptar lo que venga sin obstáculos.

  • Verdad absoluta

Contar toda la verdad de la infidelidad.

Hablar con la verdad entera y no intentar desviar o disfrazar los acontecimientos. Seguramente habrá pedidos de detalles y si lo necesita deberá responder. Utilizar más mentiras o negarse a seguir la charla provocará más enojo. El hecho ya está confesado por lo que ser sinceros es lo mejor. La confianza y la relación se ponen en juego, es momento de abrir el corazón por completo.

  • Mostrar arrepentimiento

Demostrar que reconocen el error e hicieron un análisis del daño que ocasionan al otro y a la pareja. Pedir perdón con el compromiso de no volver a tener otro desliz de este tipo. Pero no hagan de la conversación un drama propio ni se muestren como víctimas. Pues solo lograrán enfurecer más a quien los está escuchando.

e recomendamos leer: 4 señales de que tu pareja te es emocionalmente infiel

  • Tiempo

Tiempo para pensar en una pareja.

 

Dedicarle a este encuentro el tiempo y el respeto que verdaderamente merece. No es un trámite cualquiera sino que está en juego su futuro juntos. Estar seguros antes de iniciar el diálogo que no habrá interrupciones y que le otorga la seriedad que necesita. Apagar el celular y entregar su atención únicamente a cada mirada, palabra o gesto de su compañero.

  • Darle su espacio

Seguramente necesita tener algunas horas, días o quién sabe cuánto, en soledad. Eso le permite digerir la información, acomodar sus emociones y pensar como continuar. Merece que ese espacio no sea intoxicado por ningún factor. El infiel entonces esconde su orgullo y se limita a esperar sin invasiones privadas ni presiones.

Claramente, es importante, en esta época de entendimiento y aceptación de la infidelidad, que el culpable no actúe como soltero. Ante un enojo de su pareja o las discusiones que surjan con la novedad, el infiel debe limitarse a esperar.  Siempre y cuando esté entre sus prioridades continuar con la relación y recuperar la confianza.