Heces blancas o pálidas: causas de su aparición y tratamiento

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Nelton Ramos el 12 diciembre, 2018
Cuando aparecen heces blancas, nos preocupamos, y la realidad es que hay fundamentos para hacerlo. En este artículo, te contamos cuáles son sus causas, en qué consisten y cómo se tratan, ya que requieren de mucha atención.

Normalmente, las heces varían en una gran cantidad de tonos de marrón e inclusive verde y negro. No obstante, las heces blancas no son normales y requieren de mucha atención. ¿Qué hacer cuando aparecen?

Las heces nos brindan información de la condición en la que se encuentran nuestros intestinos y el tracto digestivo. Un cambio en su color puede ser un signo de alerta por la presencia de alguna patología o enfermedad.

Heces blancas o pálidas

Cuando las heces son de color blanco o un tono de arcilla, es un indicativo de que tenemos un problema en el sistema biliar, que incluye el páncreas, el hígado y la vesícula biliar. El color marrón de las heces se lo dan las sales biliares, secretadas por el hígado.

Cuando son blancas, se puede deber a una infección en el hígado que disminuye la producción de bilis, o quizás se haya producido una obstrucción en las vías biliares. Por esto, hay una incapacidad del sistema digestivo para absorber las grasas de modo correcto.

También existen las heces de color claro (amarillo a gris) y grasosas. A esta condición se le llama ‘acólitas’.

Es común tener algún problema en determinado momento de nuestra vida. Con el paso del tiempo, se dan cambios que pueden ser simples y temporales o, por el contrario, alarmantes e impresionantes.

Lee también: Menús para aliviar el estreñimiento que te gustarán

Causas de la aparición de las heces blancas

Ante la aparición del síntoma de heces blancas, debes saber que sus causas pueden ser:

1. Medicamentos

Controla el uso prolongado de antibióticos

El consumo de ciertos medicamentos provoca que las heces se vuelvan blancas en las personas. Ejemplos de ello son los antibióticos que se emplean para el tratamiento de infecciones como la tuberculosis o los malestares intestinales como la diarrea.

Por otra parte, también los antinflamatorios y los anticonceptivos orales pueden provocar las heces blancas. Del mismo modo, los esteroides anabolizantes pueden provocar hepatitis medicamentosa, además de heces blancas.

En estos casos, las heces blancas suelen desaparecer unas semanas después de que se suspende el uso del medicamento desencadenante.

2. Hepatitis

La hepatitis es la inflamación del hígado, normalmente de tipo viral, provocada por el virus que puede ser el de la hepatitis A, B o C. Esta última es la más peligrosa y puede llegar a ser mortal.

Uno de los síntomas de la hepatitis son las heces de color pálido o arcilla. Esta señal es causada por el mal funcionamiento del hígado.

3. Hepatitis alcohólica

La absorción del alcohol

La causa de esta enfermedad es el consumo excesivo de alcohol. Se manifiesta con la inflamación del hígado; su gravedad depende de las cantidades de alcohol que se ingieran y el tiempo que se lleva tomándolo.

Los síntomas son la ascitis, fatiga, edema, encefalopatía hepática e ictericia. La hepatitis es una de las causas que da lugar a las heces blancas, y tanto la alcohólica como la vírica pueden resultar en cirrosis.

4. Cirrosis biliar

 La cirrosis biliar es una enfermedad crónica e irreversible del hígado en su fase terminal. Se da cuando se destruyen las células hepáticas; esto provoca una irritación e inflamación de las vías biliares del hígado.

Por tal motivo, el flujo de la bilis se bloquea y se dañan las células hepáticas. Después, se da una cicatrización llamada cirrosis. Uno de muchos de los efectos de la cirrosis es que las heces se vuelvan blancas.

5. Cáncer

cancerigeno

Algunos tipos de cáncer pueden causar deposiciones de color claro o pálido, acompañadas de fatiga. El cáncer pancreático, los tumores biliares y otros cánceres que bloquean el conducto biliar causan que la deposición se vuelva de un color amarillo claro o arcilloso debido a la falta de enzimas digestivas que vienen del páncreas.

Esto también puede causar fatiga, dado que la comida no se digiere adecuadamente y los nutrientes no se pueden absorber. Todo esto resulta en una posible malnutrición.

6. Cálculos biliares

Los cálculos biliares son residuos solidificados en la vesícula biliar que llegan a obstruir el flujo de la bilis. Se forman de colesterol o de bilirrubina endurecida.

Cuando los cálculos biliares son grandes, algunas veces bloquean los conductos biliares, que son los que liberan la bilis a los intestinos; el resultado de esta anomalía es que las heces se vuelvan de color pálido.

Asimismo, si su tamaño es considerable y no desaparecen con medicamentos, se debe realizar una intervención quirúrgica para extirparlos.

7. Colangitis esclerosante primaria

Hemorroides

La colangitis esclerosante primaria es una enfermedad en la que se inflaman las vías biliares o se forma un tejido cicatricial en estas. Esta condición causa una descompensación del flujo biliar, que no llega correctamente a las heces y ocasiona su falta de color.

No obstante, esta enfermedad tiene tratamiento mediante medicamentos o intervención quirúrgica.

Diagnóstico y tratamiento de las heces blancas

La aparición de heces blancas es una condición grave que debe ser rápidamente consultada con un médico. El profesional ha de indicar un tratamiento adecuado cuando las causas sean descubiertas y diagnosticadas.

Las pruebas que se deben realizar para tener un diagnóstico preciso por parte del doctor son las siguientes:

  • Análisis de sangre: Así se logrará observar cualquier anomalía.
  • Tomografía computarizada: Es una prueba de diagnóstico que genera una imagen del interior del cuerpo.
  • Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE): Se trata de un tipo especial de resonancia magnética que captura imágenes detalladas del sistema biliar.
  • Ecografía abdominal: Es una prueba para crear una imagen de los órganos y verificar que todo está en orden y en su lugar.
  • Pruebas de función hepática.
  • Cirugía: En casos de extrema necesidad, se realiza para encontrar defectos en el tracto biliar.

Una vez tratada la causa que genera la aparición de las heces blancas, las deposiciones deberían volver a su color normal. Sin embargo, de no ser curable, las heces mantendrán una apariencia anormal y se deberán profundizar los tratamientos.

Heces blancas en niños: causas y tratamiento

Heces blancas en niños - Causas y tratamiento

Siempre es importante estar pendiente de las expulsiones que realizan los infantes, ya que estas nos pueden revelar problemas de salud. Las heces blancas —o diarrea blanca— son comunes en los niños; en ocasiones se debe a la leche o a sus derivados que no les sientan bien.

Cuanto tenemos hijos, siempre debemos estar informados sobre las causas de las heces blancas, así como cuál es el tratamiento más adecuado a suministrarles. Desde luego, la consulta al médico ha de ser lo más pronta posible.

Ver también: ¿Cómo tratar la diarrea naturalmente?

Causas de las heces blancas en los niños

Este problema puede desencadenarse por cualquiera de estos factores:

  • Calidad, cantidad y proporción de la comida ingerida.
  • Consumo de alimentos fríos.
  • Mala absorción de los alimentos, producto de un parásito diminuto que perjudica el intestino.
  • Hepatitis.

Tratamiento para las heces blancas o pálidas en los niños

Lo primero que debes hacer cuando un niño tiene heces blancas o pálidas es acudir al médico. Lo más probable es que este decida realizar un cultivo de heces al niño.

En estas circunstancias, se aconseja darle mucho líquido para que no haya deshidratación. El niño requiere de mucha agua y de sales minerales. En ocasiones, se da la presencia de unos gérmenes que provocan heces blancas; si es el caso, es necesario un tratamiento a base de antibióticos.

Finalmente, ten presente que nunca debes usar en los niños los antidiarreicos que contienen loperamida sin una prescripción médica. La misma recomendación aplica para cualquier otro medicamento que no haya sido indicado por un profesional.