Helado de Oreo y menta

Si no queremos que el helado esté tan congelado y preferimos una textura más cremosa podemos sacarlo del congelador y dejarlo en la nevera media hora antes de consumirlo

Si unimos dos ingredientes exquisitos, no hay dudas de que conseguiremos una receta… ¡deliciosa! Esto es lo que ocurre al preparar helado de Oreo y menta. Dos sabores más que ricos para disfrutar en el postre o por las tardes de verano.

Receta n° 1 de helado de Oreo y menta

Invita a tus amigos a casa, ofrece un postre diferente a tu familia y si puedes guardar para el otro día, aprovecha a tomar helado al llegar del trabajo.

Los ingredientes son:

  • 2/3 taza de galletas Oreo picadas
  • 2 huevos
  • ¾ taza de azúcar
  • 2 tazas de crema o nata batida o espesa
  • 1 taza de leche
  • 2 cucharadas de extracto de menta

Estas cantidades rinden para una gran porción o dos pequeñas. ¡Puedes multiplicar por la cantidad de raciones que quieras!

Los pasos a seguir son:

galletas oreo

  • 1-Coloca las galletas en un mortero y pícalas lo más que puedas. También puedes usar el triturador de alimentos.
  • 2-Vierte en una taza, tapa con papel film y lleva a la nevera.
  • 3-Mientras tanto, en un recipiente bate los huevos con el azúcar durante dos minutos o hasta que te quede una crema homogénea.
  • 4-Añade la nata y la leche sin dejar de remover.
  • 5-Incorpora la menta, sigue trabajando en la crema del helado.
  • 6-Pasa esta mezcla a la máquina de hacer helados (o a un recipiente) y lleva al congelador.
  • 7-Cuando se endurezca un poco, retira y también la taza con galletas picadas.
  • 8-Mezcla ambos y luego vuelve a poner en el congelador.
  • 9-Saca cuando vayas a consumir y a disfrutar.

Receta n° 2 de helado de Oreo y menta

En esta oportunidad, te proponemos una malteada de galletas Oreo con helado de menta, bebida muy consumida en Estados Unidos y México. Una variación a la receta original pero que realmente queda deliciosa. ¡A tus hijos le encantará!

Los elementos necesarios son:

  • 8 galletas Oreo
  • 1 y ½ taza de helado de menta con choco chips
  • ½ taza de leche
  • 1 taza de cubos de hielo
  • Crema chantilly al gusto
  • Chips de chocolate o multicolores

La preparación es la siguiente:

  • 1-Coloca las galletas Oreo en el vaso de la licuadora y tritura hasta que te queden como un granulado.
  • 2-Añade el helado de menta con choco chips, la leche y los cubitos de hielo.
  • 3-Mezcla todo a velocidad elevada, hasta que los ingredientes se integren y obtengas la consistencia de una malteada.
  • 4-Vacía el contenido de la licuadora en un vaso y recubre primero con la crema chantilly y luego con los chips de chocolate.
  • 5-Si puedes soportar unos minutos sin disfrutar esta delicia, una buena recomendación es que lleves a la nevera media hora.

Receta n° 3 de helado de Oreo y menta

Si te gustan las Oreos y el helado de menta (o la menta en general), no puedes perderte este exquisito postre. Ten cuidado… ¡Se puede volver adictivo!

helado aguacate demandaj

Precisarás:

  • 2 tazas de leche
  • 180 gramos de nata
  • 65 gramos de agua
  • 50 gramos de leche en polvo
  • 140 gramos de azúcar
  • 60 gramos de azúcar invertido
  • 60 gramos de licor de menta
  • 5 gramos de gelatina sin sabor
  • Galletas Oreo a gusto

Presta mucha atención al paso a paso de esta receta:

  • 1-Mezcla en un cazo la leche, la nata, la leche en polvo, el azúcar, el azúcar invertido y el licor de menta.
  • 2-Lleva a fuego moderado y cuando rompa a hervir, deja unos minutos para que el alcohol del licor se evapore (este proceso es si el helado va a ser consumido por niños).
  • 3-Deja que se enfríe un poco y mientras tanto, prepara la gelatina sin sabor según se indica en las instrucciones del paquete.
  • 4-Cuando ambas preparaciones estén a temperatura ambiente, coloca en la nevera hasta el día siguiente.
  • 5-Si tienes la máquina de hacer helado sigue las indicaciones del fabricante. De lo contrario, vuelca en un recipiente y lleva al congelador, removiendo de vez en cuando para que no se cristalice.
  • 6-Pica las galletas Oreo en trocitos y justo antes de servir el helado, espárcelas por encima como si fuera una lluvia… y todos a disfrutar.