Hemorroides o almorranas, un mal tan incómodo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gilberto Sánchez el 11 diciembre, 2018
Aydee Castaño · 17 febrero, 2014
Puesto que las hemorroides pueden aparecer por un sobreesfuerzo es importante incluir nuestra deita fibra para favorecer la evacuación. Asimismo, conviene aumentar el consumo de agua para mejorar la lubricación de las heces

Lo primero que debemos saber es: ¿Qué son las Hemorroides o almorranas?

Son sacos o tumores formados por la dilatación de las venas que se localizan en las paredes del recto y alrededor del esfínter anal.

Cuando estas bolsas se forman en el interior del canal rectal, son llamadas hemorroides internas, las cuales no producen dolor.

Cuando se forman bajo la piel alrededor del ano son llamadas hemorroides externas, y estas, en muchas oportunidades, pueden llegar a crecer tanto que se salen y «cuelgan» por fuera del ano.

 

hemorroides

Las hemorroides son muy comunes y pueden afectar a gran parte de la población.

¿Qué puede provocar las hemorroides o almorranas?

Las causas de las hemorroides o almorranas diversas, pero podemos mencionar:

Hemorroides por Estreñimiento

Con mayor frecuencia, las pueden causar los esfuerzos que las personas con estreñimiento tienen que hacer para poder defecar.

   Leer también: 6 hábitos para superar el estreñimiento sin laxantes

Hemorroides por herencia o por genética

Cuando hay miembros de un grupo familiar que padecen o han padecido de hemorroides es muy probable que este padecimiento sea heredado.

La debilidad de las paredes de las venas causan estas dilataciones.

Hemorroides por una mala alimentación

Cuando llevamos una dieta muy rica en grasas y demasiado escasa de fibra, es muy posible que se prodzcan las hemorroides, puesto que se debe realizar un mayor esfuerzo al defecar.

El consumo abundante de comidas picantes puede ser otra de las causas de este mal que llega a ser bastante incómodo.

   Lee también: 4 recetas ricas en fibra para cuidar tu digestión

Hemorroides por no hacer ejercicio físico

La falta de ejercicio físico y el permanecer demasiado tiempo sentado puede ser una de las causas para tener hemorroides, puesto que al permanecer en la misma posición durante un tiempo muy prolongado hace que la circulación sanguínea de la zona del recto y el ano  sea algo complicada.

Hemorroides por el sobrepeso o por enfermedades hepáticas

Estos dos problemas pueden causan hemorroides, puesto que provocan problemas circulatorios en la parte inferior del cuerpo.

Hemorroides provocadas por embarazo

Es muy común que, durante el embarazo o en el momento del parto, se empiece a sufrir de hemorroides, ya que el feto ejerce mucha presión sobre esta zona.

En el momento del parto en su trayecto a través del canal el peso de la criatura hace que las venas sufran abultamientos y expansiones que pueden desencadenar almorranas o hemorroides.

Hemorroides por estrés

Este padecimiento es muy común en las personas que permanecen en constante tensión y angustiadas, puesto que al permanecer en ese estado provoca que se envíen señales al esfínter anal, el cual se ve obligado a permanecer cerrado y tensionado.

¿Cómo podemos evitar las hemorroides?

Hemorroides

Una de las principales recomendaciones que se hacen al respecto es procurar mantener una dieta rica en fibra, además de un consumo abundante de agua, ya que de esta manera se evita el estreñimiento, que es una de las causas principales que pueden provocar las hemorroides.

Una alimentación deficiente en fibra provoca heces muy duras y se dificulta su paso por el recto haciendo que este se irrite e inflame.

Asimismo, la adecuada higiene en esta zona puede evitar las irritaciones y por lo tanto la picazón que las hemorroides causan.

Prevención de las hemorroides

Hemorroides

Para prevenir la aparición de las hemorroides es muy importante realizar ejercicio físico con regularidad, ya que de esta manera se puede evitar el estreñimiento, y mejorar notablemente la circulación de la sangre. 

Consejos adicionales

  • Hacer por lo menos tres veces al día baños de asiento tibios, esto te ayudará de manera muy eficaz a relajar los músculos de la zona anal, además de mejorar la inflamación y el dolor.
  • Existen comprimidos naturales para el tratamiento de las hemorroides, cuya composición es a base de ingredientes naturales que tienen la capacidad de ayudar a prevenir la formación de las almorranas. Se pueden encontrar en las droguerías o tiendas naturistas.
  • Las cremas anti-hemorroides tienen la capacidad de calmar el dolor y sanar las irritaciones causadas por las hemorroides, además pueden ayudar a sanar las fisuras anales que son muy comunes en las personas que sufren de hemorroides.

Recuerda…

Es muy importante tener en cuenta estas recomendaciones, ya que nos ayudarán a evitar esta enfermedad o, si ya la estamos sufriendo, podremos mejorar mucho los síntomas y tener una mejor calidad de vida.

Estos hábitos nos pueden ayudar a mejorar no sólo la enfermedad hemorroidal, sino que también serán de gran utilidad para prevenir muchas otras enfermedades que tienen que ver con la mala circulación de la sangre, con la mala alimentación, con la falta de tomar abundantes líquidos o con la falta de ejercicio.

  • Cintron, J., Abcarian, A. M., Abcarian, H., Makiewicz, K., & Brand, M. I. (2017). Hemorrhoids. In Complications of Anorectal Surgery: Prevention and Management. https://doi.org/10.1007/978-3-319-48406-8_4
  • Gearhart, S. L. (2004). Symptomatic hemorrhoids. Disease-a-Month. https://doi.org/10.1016/j.disamonth.2004.11.004
  • Lohsiriwat, V. (2013). Approach to Hemorrhoids. Current Gastroenterology Reports. https://doi.org/10.1007/s11894-013-0332-6
  • Abascal, K., & Yarnell, E. (2005). Botanical Treatments for Hemorrhoids. Alternative and Complementary Therapies. https://doi.org/10.1089/act.2005.11.285