Heparina: ¿qué es y cómo se administra?

7 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
Las heparinas de bajo peso molecular tienen una actividad inhibitoria menor que las no fraccionadas. Sin embargo, también presentan un menor riesgo de producir una hemorragia. ¡Conoce todo sobre las heparinas en este artículo!

Las heparinas son fármacos que se administran por vía intravenosa y que tienen un efecto anticoagulante muy potente. Hablamos de heparinas en plural porque hay dos tipos: la heparina de bajo peso molecular y la heparina estándar o no fraccionada.

Se administran por vía parenteral porque por vía oral se absorben muy mal. Además, las enzimas digestivas las inactivan. Por ello, solo se administran mediante inyección.

Entre las diferentes vías de administración por vía parenteral, la subcutánea es la forma clásica de administración, tanto de la heparina de bajo peso molecular como la de la no fraccionada. La vía intravenosa se utiliza para administrar heparina no fraccionada en situaciones de emergencia.

Heparina no fraccionada o HNF

Coagulación de la sangre

Este tipo de heparinas están formadas por una mezcla heterogénea de diferentes polisacáridos. Estas biomoléculas pueden variar tanto en tamaño como en peso.

El peso está comprendido entre 6.000 y 40.000 daltons, siendo el peso medio 15.000 daltons. Las cadenas que constituyen este tipo de heparinas contienen glucosamina y ácido glucurónido o idurónico sulfatado.

Heparina de bajo peso molecular o HBPM

En cuanto a las heparinas de bajo peso molecular, estas provienen de la fractura de las anteriores. También están formadas por cadenas de polisacáridos, pero el peso molecular medio es mucho menor; está comprendido entre 4.000 y 5.000 daltons.

Indicaciones terapéuticas

Las heparinas, como ya sabemos, se usan en situaciones en las que se necesitan una acción anticoagulante rápida y de corta duración. Los casos más característicos son la prevención y el tratamiento de la trombosis venosa profunda, así como en las cirugías, tanto de alto como de bajo riesgo.

En cuanto al tratamiento de la trombosis venosa profunda, tanto si cursa con embolia pulmonar como si no, este se inicia con heparina hasta que el tiempo de protombina se estabiliza. Después, se continua con la administración de anticoagulantes orales. Además, se puede utilizar para este objetivo cualquiera de los dos tipos de heparinas que hemos mencionado.

No obstante, la heparina de bajo peso molecular presenta una serie de ventajas, como menos efectos adversos y la posibilidad de administrarla en una única dosis diaria. Esta dosis se pauta según el peso corporal del paciente, por lo que no es necesario controlar el efecto antitrombótico, ya que no interacciona con las proteínas plasmáticas.

Descubre: ¿Qué es una trombosis y cómo prevenirla?

¿Cómo llevan a cabo las heparinas su efecto en el organismo?

trombosis

Para poder cumplir con su objetivo terapéutico y desencadenar su efecto antitrombótico y anticoagulante, las heparinas son capaces de inhibir el factor Xa y el factor IIa, respectivamente.

Estos factores están estrechamente relacionados con la formación de coágulos y trombos. Por lo que, al inhibir su acción, las heparinas previenen la formación de los mismos.

Las heparinas de bajo peso molecular tienen una actividad inhibitoria menor que las no fraccionadas. Sin embargo, también presentan un menor riesgo de producir una hemorragia.

Efectos adversos de las heparinas

Al igual que todos los medicamentos, el tratamiento con heparinas puede venir acompañado de una serie de efectos adversos. No obstante, las de bajo peso molecular presentan menos reacciones adversas que las no fraccionadas.

Los efectos adversos son todos los eventos indeseables y no intencionados que se producen de forma esperada con el uso de un medicamento. En este sentido, los efectos adversos más frecuentes con el uso de las heparinas son:

  • Hemorragias: no son tan frecuentes cuando el tratamiento está enfocado a la prevención, ya que las dosis son menores. En pacientes con problemas renales, la dosis se debe ajustar, ya que favorece la aparición de este efecto adverso.
  • Trombocitopenia: no está relacionada con la dosis, como ocurre con las hemorragias. Tampoco está relacionada ni con la edad ni con la vía de administración. Es una repuesta que varía de una persona a otra.
  • Necrosis cutánea.
  • Reacciones de hipersensibilidad.
  • Hipoaldosteronismo: niveles bajos de la hormona aldosterona.

Por último, mencionar que los dos tipos de heparinas pueden producir un cuadro de osteoporosis. No obstante, cuando los tratamientos son a largo plazo, este efecto se reduce.

Lee también: Riesgo de hemorragia postquirúrgica

Conclusión

Las heparinas, tanto las de bajo peso molecular como las no fraccionadas, son medicamentos se utilizan para prevenir la formación de trombos y coágulos. Sobre todo, están indicadas en cirugía y en el tratamiento y prevención de la trombosis venosa profunda.

Son fármacos con una acción muy potente y no están exentos de producir efectos adversos. Puedes consultar con tu médico o farmacéutico cualquier duda que tengas acerca de este tipo de medicamentos.

  • Arone, K. M. B., Oliveira, C. Z. de, Garbin, L. M., Reis, P. E. D. dos, Galvão, C. M., & Silveira, R. C. de C. P. (2012). Thrombotic obstruction of the central venous catheter in patients undergoing hematopoietic stem cell transplantation. Revista Latino-Americana de Enfermagem. https://doi.org/10.1590/s0104-11692012000400022
  • Rodriguez Moral, N. E. (1972). TROMBOSIS VENOSA. Revista Cubana de Cirugia.
  • Rocha Hernando, E. (2014). Historia de la heparina. Angiología. https://doi.org/10.1016/j.angio.2014.05.001
  • Trejo I., C. (2004). Anticoagulantes: Farmacología, mecanismos de acción y usos clínicos. Cuadernos de Cirugía. https://doi.org/10.4206/cuad.cir.2004.v18n1-14
  • Ricardo Sebastián Alba Posse., Erika Roxana Ctay., Roberto Alejandro Toledo., M. L. V. C. (2006). Heparina De Bajo Peso Molecular Versus Heparina No. Medicina de Posgrado de La VI Cátedra de Medicina.