Hermanos, los mejores amigos que no elegimos

Raquel Lemos Rodríguez · 25 junio, 2016
Las discusiones fraternales, lejos de ser negativas, nos pueden ayudar a crecer. Aunque podamos tener altibajos en la relación con nuestros hermanos, sabemos que siempre estarán ahí cuando los necesitemos

Los amigos son personas importantes que están a nuestro lado porque, de alguna manera, los hemos elegido. Esto no ocurre con los hermanos. Ellos son esos miembros que forman parte de nuestra familia, que llegan a ser nuestros mejores amigos y con los que hemos compartido gran parte de nuestra vida.

La relación entre hermanos será una de las más intensas que vamos a vivir. Otro tipo de relaciones, si hay algo que no nos gusta o si continuamente nos encontramos discutiendo, probablemente terminen rompiéndose. Esto no sucede entre hermanos, donde los altibajos son más que normales.

Te recomendamos: Los amigos benefician seriamente la salud

Siempre podremos contar con nuestros hermanos

Hermanas en un bosque

Nuestros hermanos serán las personas que más nos conozcan. No hemos elegido vivir con ellos, pero han compartido unos cuantos años de nuestra vida.

Esto es lo más difícil para cualquier pareja, pero entre hermanos no ha quedado opción alguna. Esta situación provoca que, por muchos problemas que surjan, estos deban solucionarse sí o sí.

Además, el hecho de que siempre todo acabe bien y acabéis perdonándoos, a pesar de todas las discusiones y riñas, tiene su base en ese amor incondicional que existe entre vosotros. Un amor que se ha ido forjando durante esos años que habéis compartido risas, lloros, juguetes, reflexiones, dudas, opiniones…

¿Quieres descubrir una gran curiosidad? Las discusiones entre hermanos, lejos de ser negativas, pueden ayudarnos emocionalmente para aprender a controlar nuestros impulsos y ser flexibles, para dejar a un lado todos esos sentimientos negativos que nos pueden abordar en un momento de ira.

Todo lo que nos aportan nuestros hermanos

Hermanas abrazadas

Pero, ¿qué más nos puede aportar la relación un hermano? Aquí te dejamos algunos datos que, probablemente, te sorprenderán:

  • Nuestra autoestima se ve aumentada.
  • La capacidad para ser generosos se incrementa.
  • Aunque no lo creamos, somos más pacientes.
  • Evitamos problemas emocionales en edades tempranas.
  • La soledad no será algo que sentiremos de forma cercana.

Está claro que muchas de estas circunstancias se pueden desarrollar sin necesidad de tener hermanos, pero digamos que el hecho de tener este tipo de relación potencia que las adquiramos.

Descubre: El amor está en los pequeños detalles

La relación de hermanos no se compara con nada

Aunque tengamos una relación de amistad muy fuerte con una persona, es imposible comparar una relación de hermanos de verdad con otra. Piensa que desde pequeños habéis convivido, tenéis una confianza que apenas puede ser equiparable con la que podáis tener con otras personas.

Hermanos susurrándose al oído

Sin quererlo, seguís juntos a pesar de tener vuestros malos (y buenos) momentos. Todo eso que se promete en los matrimonios y que, si no va viento en popa, probablemente se rompa, no sucede en una relación de hermanos.

Es cierto que, a veces, no tenemos nada de esto. Hay relaciones de hermanos donde uno de ellos es demasiado tóxico o, por alguna razón, aparece la incompatibilidad. Esto a veces ocurre y da lugar a una relación desastrosa que deja una mala experiencia en la persona que la vive.

Sabemos que, aunque a veces surja el egoísmo u otras circunstancias desagradables, lo normal es que acabemos cediendo y tendiendo hacia el hecho de compartir. Cuando esto no sucede, tal vez estemos ante un hermano malévolo que no alberga sentimientos positivos.

No obstante, lo normal es que los hermanos formen parte de nuestra experiencia de vida y constituyan lo que nosotros consideramos familia. Aunque tarde o temprano toméis caminos diferentes, sabrás que en vuestro reencuentro seguiréis manteniendo esa confianza que siempre habéis tenido.

Siempre a nuestro lado

Hermanos-y-rivales

¿Y si me ocurre algo o tengo algún problema? Sabes que con una llamada tu hermano estará ahí, dispuesto a ayudarte. Piensa en las relaciones de hermanos como los árboles. Por mucho que sus ramas se separen, siempre compartirán la misma raíz, así que por mucho que se separen, siempre mantendrán un vínculo.

Esas miradas cómplices, ese lenguaje que solo comprendéis vosotros dos, esos secretos que nunca le revelaríais a alguien. Los hermanos son una parte importante de nuestra vida, por eso debemos valorarlos, protegerlos y mantenerlos.

No habrá relación que no hayas escogido más pura y sana que la mantendrás con un hermano. Una relación basada en el verdadero amor incondicional.