Hermanos, el vínculo que nace del corazón

Aunque de pequeños luchen por captar la atención de los progenitores, al llegar a la edad adulta los hermanos dejan de lado las diferencias, se apoyan y se cuidan

La relación entre los hermanos puede ser en ocasiones complicada, tener sus diferencias y  sus años de envidias y disputas en la infancia pero, al final, siempre renacen en la época adulta con la fortaleza de un vínculo que parte desde el mismo corazón.

Según un estudio llevado a cabo en el Instituto de Investigación Social y de la Personalidad de la Universidad de California, en Berkeley (Estados Unidos), el orden en el que nacen los hermanos suele tener siempre una gran importancia.

En la niñez cada uno de nosotros desplegaríamos determinadas estrategias para conseguir la atención de nuestros padres, pero una vez llegamos a la madurez, los hermanos suelen dejar las diferencias del pasado para cuidarse unos a otros.

Es un vínculo especial que no elegimos. Es la sangre quien nos une, y son las vivencias del día a día las que edifican una unión que no sabe de tiempo, de género ni edad.

Son ellos también quienes han forjado muchos rasgos de nuestra identidad, y ellos quienes se alzan como nuestro apoyo en momentos complejos.

Te invitamos a reflexionar sobre ello.

Los hermanos y el peso del orden de nacimiento

Algo que siempre nos llama la atención son los numerosos estudios que existen desde el campo de la psicología, enfocados a explicarnos el peso que tienen los hermanos según su orden de nacimiento.

Te recomendamos leer 5 modos de frenar las relaciones tóxicas en la familia

Hermanos mayores

Según el  psicólogo evolutivo Frank J. Sulloway, de la Universidad de California en Berkeley (Estados Unidos), y tal y como nos explica en su libro “Rebeldes de Nacimiento”, los hermanos mayores presentan unas características propias con las que mucha gente suele identificarse:

  • Suele ser más responsables y asumen mejor los cambios a nivel interno en la familia.
  • Son los hermanos mayores quienes más suelen enfrentarse a los propios padres cuando ven algo injusto.
  • Suele decirse también que el mayor es quien más recibe el peso de los valores paternos, mientras que al resto de hermanos les llegarían de una forma más indulgente y con algo menos de directrices.
  • Esto hace en ocasiones que el mayor asuma con aceptación dichos valores o, por lo contrario, tal y como decíamos antes, se rebele frente a ellos.
hermanos

El hermano mediano

Suele decirse a modo de ironía que el mediano “está en tierra de nadie”. Buscan tener su posición a nivel familiar y por ello es común que suelan llamar la atención a menudo. No le agradan las jerarquías y reacciona contra lo que él cree que son injusticias.

  • Buscan destacar en algo, ser más brillantes que los hermanos mayores o más ingeniosos que los pequeños.
  • Dicen los estudios que buscarán siempre establecer relaciones personales y afectivas donde “se les atienda” y donde exista, además, una clara igualdad, lejos de dominancias o conductas de “superioridad”.

A modo de curiosidad, te diremos que la cultura popular afirma que a un primogénito responsable le sigue otro rebelde. No obstante, cabe decir que este tipo de enunciados y estudios no tienen por qué definirnos a todos nosotros.

Existen, sin duda, muchas diferencias entre familias.

El hermano pequeño

Según el libro “Lazos que marcan para siempre” de Jürg Frick, el hermano pequeño puede caracterizarse por dos extremos muy singulares.

  • Puede convertirse en ese niño independiente, con un carácter marcado que busca lo antes posible salir del hogar, o bien, pueden ser chicos y chicas algo más dependientes de sus padres y hermanos.

Podríamos decir que los hermanos menores se quedan durante toda su vida con la etiqueta “el pequeño de la casa”.

Lee también, mi hijo es mi debilidad y la razón por la que soy fuerte

Hermanos: una relación ambivalente pero poderosa

Dejemos ahora a un lado el orden del nacimiento. Todos sabemos que en la infancia y en la adolescencia los niños buscan su posición en la familia. Aparecen pequeñas envidias, épocas de enfrentamientos e instantes de gran complicidad que, de alguna forma, nos marca durante toda la vida.

  • Los hermanos nos ayudan a socializarnos. Son ese primer escenario social donde vamos a entender qué es compartir, qué es gestionar emociones tan intensas como la rabia o la envidia, y qué es ponernos en el lugar del otro para desarrollar la empatía.
  • Hay quien vive un vínculo ambivalente con sus hermanos. Son muchas las personas que mantienen una relación algo compleja: nuestro carácter puede no encajar con sus ideas, sus valores, sus pasiones.
niños haciend crecer un árbol

No obstante, el lazo suele ser mucho más poderoso que las diferencias.

Es esa unión de sangre y de vivencias disfrutadas en el pasado la que provoca que siempre haya encuentros, reuniones que se disfrutan y donde renace esa camaradería de infancia, ahí donde sigue brillando el cariño nacido en la infancia y mantenido en la madurez.

Lee también cómo educar niños difíciles

Nuestros hermanos son un nexo de unión y de equilibrio que siempre nos acompañará. Todos tenemos nuestros matices, nuestras locuras y responsabilidades.

Compartimos unos mismos rasgos y hasta nos reímos igual y, aunque hayamos cogido caminos distintos, siempre nos une un mismo sendero: el amor. 

 

 

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar