Herpes en niños: ¿Cómo tratarlo?

El herpes como afección no tiene cura y es poco frecuente en niños. Sin embargo, aquí te indicamos cómo tratar y prevenir la propagación de este virus en los niños.

El herpes en niños es un padecimiento causado por el virus herpes. Hace un par de décadas no era frecuente en infantes; sin embargo, su contagio ha ganado terreno en los últimos años. Esto puede deberse a los factores de riesgo a que están expuestos los niños en la actualidad.

Por ahora, no tiene cura, pero se pueden tratar sus síntomas. Por otro lado, es importante destacar que el virus permanece latente a lo largo de la vida de quien lo porta, hasta que algún incidente lo activa.

¿Cuáles son los tipos de virus herpes?

Tipos de herpes: herpes labial.

Existe diferentes tipos de virus herpes, dependiendo del impacto que tengan en la persona y a qué personas afecte. Los síntomas y las zonas en las que se encuentra pueden variar. A continuación, te mostramos cuáles son.

Ver también: Cómo combatir el herpes labial con 5 tratamientos naturales

Virus herpes simple tipo I (VHS-I)

Este virus suele ser el más común en afectar a los niños. Es el responsable de las llagas en la boca o en el rostro. Puede causar úlceras bucales o ampollas febriles. Se contagia por contacto directo y generalmente al inicio no presenta síntomas.

Virus herpes tipo II (VHS-II)

También es conocido como herpes genital. Se presenta en los genitales y no es frecuente en niños, sin embargo, se han presentado casos. Comúnmente, se transmite a través del contacto sexual. En el caso de los niños, no necesariamente la causa es una violación sexual.

Herpes zóster

El herpes zóster, al igual que la varicela, son inducidos por el virus varicela-zóster. Debido a esto, es necesario haber tenido varicela con anterioridad para sufrir este tipo de herpes. Este virus permanece latente durante años y el individuo se hace más vulnerable cuando envejece.

El herpes zóster no es común en niños. Sin embargo, en los casos de niños que llegan a desarrollarlo, los síntomas son muy leves y se curan pronto. De igual manera, se debe tomar precauciones, ya que el herpes zóster es muy contagioso. Si tu hijo tiene un sistema inmunitario muy debilitado, este virus puede traer complicaciones.

¿Cómo tratar el herpes en niños?

El contagio del tipo más común (VHS-I) se da por medio del contacto directo con la piel infectada, por la saliva o al manipular un objeto previamente tocado por alguien infectado. El herpes labial presenta ampollas en los labios y encías. Es posible que el niño tenga fiebre, dolor de garganta y ganglios inflamados.

Estas lesiones desaparecen en un par de semanas, pero deben ser tratadas para aliviar los molestos síntomas. Las medicinas antivirales de uso tópico u oral disminuyen la intensidad y duración de la primera etapa. Se usan con gran éxito el aciclovir, el valaciclovir y el famciclovir.

Herpes labial en niños.

Aplicar bolsas de hielo o gel frío provee un efecto analgésico y alivia el picor que causan las llagas. Por otro lado, el consumo de alimentos fríos como el helado y algunos licuados alivian el dolor labial y evitan la deshidratación. También, debes evitar darle alimentos cítricos o ácidos, ya que son irritantes.

Te interesa leer: 5 analgésicos naturales para aliviar el dolor.

El acetaminofén es un analgésico que su pediatra podría prescribir, en el caso de que el niño presente dolores agudos o molestias que le impidan comer. Asegúrate de que el pequeño duerma lo suficiente, ya que descansar y evitar situaciones estresantes le ayudarán a mejorar con prontitud.

Si tu hijo presenta síntomas del virus herpes tipo II (VHS-II) o de herpes zóster, se recomienda no tratarlo en casa, ya que puede tener complicaciones. De la misma manera, antes de tratar el virus herpes simple tipo I (VHS-I), consulta con el pediatra para que prescriba el medicamento adecuado para tu pequeño.

¿Cómo disminuir la propagación del virus herpes?

Aunque el herpes en niños suele durar poco, debe hacerse lo imposible para evitar su diseminación. Especialmente, resulta prudente no llevarlo a la guardería o escuela durante ese período. Igualmente, es importante evitar que otras personas compartan utensilios como vasos y cubiertos con el niño infectado.

Por otra parte, debes impedir que tu hijo se rasque la zona afectada o que se quite las costras, ya que podría dispersar el virus a otras zonas del cuerpo. Es de vital importancia que el virus no se propague a los ojos, por lo que lavar las manos del niño con frecuencia es la mejor prevención.

No debe besar a otras personas mientras las llagas estén activas, ni compartir juguetes que hayan estado en su boca.

Signos en los niños a tomar en cuenta

Herpes en los niños.

Cuando el herpes se desarrolla en niños, no suelen aparecer complicaciones. No obstante, se debe acudir al pediatra si el pequeño presenta alguno de los siguientes signos:

  • Si un recién nacido desarrolla erupciones o ampollas acompañadas de fiebre, podría ser indicio de una infección crónica por herpes simple.
  • Si el niño presenta ampollas cerca de los ojos. Este virus suele ser una de las principales causas de infecciones de córnea .
  • Si el pequeño refiere dolor de cabeza y manifiesta convulsiones, fiebres altas y confusión. El pediatra deberá descartar algún tipo de infección cerebral causada por el VHS.
  • Si la zona que rodea el herpes está enrojecida, se siente caliente al tacto y las lesiones permanecen más de 10 o 14 días. Debes prestar atención, ya que podría ser indicio de una infección secundaria por bacterias.

Para finalizar, es cierto que algunos tratamientos pueden servir para aliviar el dolor del herpes en niños. Sin embargo, debemos recalcar que lo más importante es que consultes con un médico especializado en este tipo de virus. Así podrás tener un diagnóstico correcto y el medicamento adecuado para tratar a tu pequeño.