Herpes genital: remedios caseros para tratarlo

29 marzo, 2018
Se trata de una enfermedad más común de lo que pensamos. El herpes genital es cada vez más frecuente; sin embargo, hallamos increíbles remedios caseros con los que puede tratarse.

Para combatir esta enfermedad debes controlar el estrés, mantener la higiene, dormir y alimentarte bien

El herpes genital es una de las infecciones virales más comunes que se conocen en la actualidad. Millones de personas son portadoras del virus y, aunque no hay cura para este mal, se puede tratar.

Al igual que con otras patologías, para esta también hay remedios caseros que puedes realizar para protegerte, minimizar las dolencias y evitar los brotes. En este apartado encontrarás algunos de ellos.

El herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) incurable y causada por el virus Herpes Simplex Tipo II (HSV-2).

En todo el mundo

El virus de Tipo I es el mismo que causa el herpes labial en la región de la boca y rostro, en general. Ahora, si te han diagnosticado herpes genital es normal que tengas una preocupación particular, pero no pienses que eres la única persona en el mundo: millones de personas son portadoras de este microbio.

Aunque no hay cura para esta enfermedad, el herpes genital, al igual que el general, puede tratarse mediante una gran variedad de remedios caseros que te presentamos a continuación:

Lee también: 5 remedios caseros para el tratamiento de la uretritis

Para prevenir la infección

Vitaminas para reforzar tu sistema inmunitario

La vitamina A puede hacer que el herpes genital sea menos infeccioso. Consumirla todos los días puede ayudar a prevenir la transmisión sexual del herpes, tanto en las mujeres como en los hombres.

Hierbas para aliviar el dolor

El toronjil, también conocido como citronela, melisa u hoja de limón, es una de las principales hierbas para aliviar rápidamente el dolor. El momento ideal para usar alguna crema hecha a base de bálsamo de limón es cuando se presenta el primer signo de picazón y hormigueo.

La hierba reduce el tiempo de recuperación en un promedio de un día; no reducirá la frecuencia de los brotes, pero sí minimizará en gran medida el ardor, la hinchazón y el enrojecimiento.

Son muy útiles las cremas para la piel hechas con regaliz (raíz dulce), debido a que pueden detener los brotes, pero no pueden aliviar los síntomas si se aplican después del comienzo del brote.

Ajo, antibiótico natural

3 remedios a base de ajo para tratar los hongos vaginales

El ajo es un alimento que tiene propiedades antibióticas, antimicrobianas, cicatrizantes y antiinflamatorias. Basta con cortar un diente por la mitad y pasarlo directamente sobre las lesiones o ampollas. Asimismo, puedes preparar una pequeña pasta para aplicarla sobre la piel.

Baño caliente

Para aliviar casi inmediatamente el dolor asociado con esta enfermedad, provocada por las llagas causadas por un brote de herpes genital, nada mejor que un baño caliente (tres o cuatro veces por día) recomendado, incluso, para otras dolencias.

Pero, atención: El agua caliente expande el virus así que, mientras realices este baño, no olvides tener cuidado de limpiar bien la ducha o la bañera si la compartes con alguien que no tiene el virus.

Bicarbonato de sodio / Maicena

Tanto el bicarbonato de sodio y el almidón de maíz trabajan muy bien en las llagas causadas por el herpes genital porque reducen la picazón. Lo importante es que mantengas el área lo más seca posible para aumentar la curación.

4 recetas con té negro para mejorar tu piel

Tus partes íntimas te agradecerán el contacto con una bolsa mojada fría de té negro. Se cree que los taninos que se encuentran naturalmente en estas hojas son los causantes de la sensación de alivio. Coloca la bolsita mojada, retírala y espera a que seque para completar el procedimiento.

Aloe vera

El gel del aloe vera aplicado directamente sobre las llagas del herpes puede ayudar a aliviar el dolor y promover la curación.

Visita este artículo: 9 beneficios medicinales que obtienes gracias al gel de aloe vera

Buenos hábitos

Recuerda vigilar cuidadosamente tus hábitos porque de ellos también dependerá que sufras de un herpes genital. Realizar con consciencia las tareas cotidianas reducirá las posibilidades de contraer el virus. Si ya has contraído herpes genital, pues conoces muy bien la incomodidad que causa, así que para evitar que surjan nuevos episodios de dolor, sigue estas recomendaciones:

  • Cuida tu higiene personal.
  • Seca bien el área genital luego del baño.
  • Usa ropa interior de algodón holgada.
  • Controla el estrés.
  • Duerme lo suficiente para que mantengas un sistema inmunitario fuerte.
  • Cuida tu alimentación.
  • Protégete del sol, el viento, el frío y el calor y otras condiciones extremas.
  • Usa preservativo de látex si vas a mantener relaciones sexuales.

Atención

Las personas con brotes deben abstenerse de tener relaciones sexuales para no transmitir el virus.

Estos remedios son algunas opciones caseras y fáciles de realizar para combatir el herpes genital, pero recuerda que ninguno de ellos sustituirá el tratamiento clínico indicado por un médico especialista.

Te puede gustar