Cómo hidratar las manos de forma natural con 5 remedios caseros

Además de hidratar las manos, con estos tratamientos naturales también conseguimos eliminar el exceso de células muertas y les proporcionamos un aspecto renovado y una mayor suavidad

La hidratación de las manos es uno de los hábitos que nos ayudan a contrarrestar los efectos negativos que les causa el sol, las toxinas y muchas otras sustancias agresivas del ambiente.

Aunque a simple vista no lo notamos, en su piel se van acumulando células muertas y micropartículas que, poco a poco, las resecan y aceleran su proceso de envejecimiento.

El problema es que solemos descuidarlas en nuestra rutina de belleza y, a pesar de sentirlas ásperas, poco nos preocupamos por brindarles nutrición y tratamientos.

Por fortuna, además del sinfín de productos cosméticos para regenerarlas, hay remedios 100 % naturales que nos permiten mantenerlas suaves e hidratadas a un bajo precio.

En el siguiente espacio queremos compartir 5 interesantes opciones para que no dudes en consentir tus manos en casa.

¡Toma nota!

1. Yema de huevo y aceite de oliva

Mascarilla-de-yema-de-huevo

Un tratamiento de yema de huevo y aceite de oliva nos ayuda a rehidratar la piel y, de paso, remueve las células que se retienen en su superficie.

Ingredientes

  • 1 yema de huevo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (32 g)

Preparación

  • Bate una yema de huevo y combínala con las cucharadas de aceite de oliva.

Modo de aplicación

  • Frota el tratamiento sobre las manos y déjalo actuar 20 minutos.
  • Enjuaga con agua tibia y repite su uso 2 o 3 veces a la semana.

Ver también: Los beneficios de la clara de huevo para la piel

2. Manteca de cacao y aceite de almendras

Los ácidos grasos contenidos en la manteca de cacao y el aceite de almendras nos permiten humectar la piel de las manos, dejándolas con una textura suave.

Ambos ingredientes aportan vitamina E y antioxidantes, los cuales ayudan a regenerar la piel seca y áspera.

Ingredientes

  • 1 cucharada de manteca de cacao (20 g)
  • 2 cucharadas de aceite de almendras (30 g)

Preparación

  • Funde la manteca de cacao al baño María y, cuando esté derretida, mézclala con el aceite de almendras.
  • Espera que repose a temperatura ambiente, hasta que se solidifique.

Modo de aplicación

  • Toma una pequeña cantidad de tratamiento y aplícalo sobre las manos hasta que se absorba por completo.
  • Déjalo actuar sin enjuagar y repite su uso todas las noches.

3. Aceite de coco y jugo de limón

aceite de coco

Combinando el prodigioso aceite de coco con jugo de limón no solo conseguimos una crema hidratante para humectar las manos, sino que obtenemos un aclarador natural, idóneo para disminuir las manchas que suelen formarse en esta zona de la piel.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de coco (30 g)
  • 1 cucharada de zumo de limón (10 ml)

Preparación

  • Vierte el aceite de coco en un recipiente y mézclalo con una cucharada de zumo de limón.

Modo de aplicación

  • En horas de la noche, antes de acostarte, aplícate el tratamiento sobre las manos.
  • Déjalo actuar 30 minutos y enjuaga.
  • Úsalo 2 o 3 veces a la semana.

Nota: Evita el contacto con los rayos del sol, ya que el jugo de limón puede favorecer la aparición de manchas.

Te recomendamos leer: Aceite nutritivo de coco y cítricos para una piel más suave, luminosa y sin manchas

4. Avena y miel de abejas

La avena combinada con miel de abejas nos ayuda a hidratar la piel de las manos y, a su vez, elimina las células muertas y regula el pH cutáneo.

Su aplicación regular elimina las asperezas y previene la aparición de signos prematuros de la edad.

Ingredientes

  • 1 cucharada de harina de avena (10 g)
  • 2 cucharadas de miel de abejas (50 g)

Preparación

  • Mezcla la harina de avena con la miel de abejas, hasta obtener una pasta cremosa.

Modo de aplicación

  • Aplica la mascarilla sobre las manos y déjala actuar 30 minutos.
  • Enjuaga con agua tibia y repite su uso 3 veces a la semana.

5. Aceite de ricino y azúcar

aceite-ricino

Un exfoliante natural de aceite de ricino y azúcar nos facilita la eliminación de la piel muerta de las manos y, a su vez, reduce la sequedad.

Es ideal para revitalizar la piel tras manipular productos químicos de limpieza o polvo, entre otras sustancias.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de ricino (30 g)
  • 1 cucharada de azúcar grueso (12 g)

Preparación

  • Vierte el aceite de ricino en un recipiente y mézclalo con el azúcar grueso hasta formar una pasta granulada.

Modo de aplicación

  • Humedece las manos y aplícales el tratamiento, masajeándolas entre sí.
  • Déjalo actuar 15 minutos y enjuaga con agua tibia.
  • Repite su aplicación 2 o 3 veces a la semana.

¿Sientes tus manos secas? ¿Su piel luce opaca y áspera? Si es así, anímate a probar cualquiera de los tratamientos mencionados y mejora su aspecto sin invertir en costosos productos comerciales.

Te puede gustar