Hidroxicloroquina: indicaciones, contraindicaciones y efectos secundarios

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Alejandro Duarte el 28 noviembre, 2018
Casi seguro que no has oído hablar de la hidroxicloroquina: es un fármaco bastante poco popular. Sin embargo, tiene efectos curiosos en muy diversas partes del cuerpo.

La hidroxicloroquina es un fármaco poco conocido por las relativas pocas utilidades que tiene. Sin embargo, encontramos que sus usos, aunque pocos, son diversos. A continuación explicaremos cuáles son sus indicaciones (situaciones en las que se recomienda su utilización) y sus efectos adversos. Completaremos la entrada, además, con sus contraindicaciones (situaciones en que no debe utilizarse).

Indicaciones de la hidroxicloroquina

Malaria

El Plasmodium (microorganismo causante de la malaria) tiene varias fases de reproducción. Una de ellas consiste en su introducción en glóbulos rojos (células de la sangre que transportan el oxígeno). Una vez dentro, se alimentan de una parte de la hemoglobina (la molécula concreta que lleva el oxígeno), sometiéndola a diversas reacciones.

El papel de la hidroxicloroquina es impedir que el Plasmodium digiera la hemoglobina. Lo consigue porque este microorganismo necesita un pH bajo para llevar a cabo estas reacciones. La hidroxicloroquina aumenta este pH para que la digestión no sea posible.

Artritis reumatoide

La artritis reumatoide (AR) se trata de una enfermedad inflamatoria autoinmune. Esto quiere decir que las células inmunes (y diversos sistemas de inmunidad) del propio organismo reconocen como extrañas ciertas moléculas propias. Así, desarrolla contra las mismas una reacción inflamatoria, en este caso en las articulaciones.

La hidroxicloroquina es beneficiosa en estos casos porque impide que algunas células inmunes se transporten hasta las articulaciones. Además, imposibilitan la unión de ciertos complejos inmunes (complemento) con las moléculas propias reconocidas como extrañas.

Gota-Artritis reumatoidea

Lupus eritematoso

El lupus también es una enfermedad autoinmune. Así, los beneficios de la hidroxicloroquina en este caso son similares a los experimentados en artritis reumatoide.

Efectos secundarios de la hidroxicloroquina

Oculares

La hidroxicloroquina produce efectos no deseados tanto a nivel de la córnea como a nivel de la retina. La primera se corresponde con la capa dura que recubre el ojo. La segunda es la capa más interna gracias a la cual podemos percibir imágenes. Los daños producidos pueden ser sintomáticos o asintomáticos.

Los síntomas que se pueden producir a nivel de la retina son escotomas (manchas negras en el campo visual) o dificultad para la visión a poca luz (nictalopia). Generalmente son reversibles, aunque en algunos casos la lesión es irreversible.

En cuanto a la córnea, pueden producirse edema (hinchazón) y opacidades. Esto puede desencadenar visión borrosa, fotofobia (la luz incidente duele) o agudeza visual disminuida.

niño con problemas de vista

Gastrointestinales

A este respecto pueden producirse náuseas, vómitos, diarrea y dolor de abdomen. Todo esto puede conducir a anorexia (falta de apetito), con la posible disminución de peso asociada.

Musculares

A lo largo del uso de la hidrocloroquina se ha descrito la aparición de miopatías y neuromiopatías (patologías de los músculos y del conjunto de músculos y nervios). Esto incluye, entre otros, la aparición de debilidad muscular. La miopatía puede ser reversible, pero pueden pasar varios meses hasta que se recupera la normalidad.

Por esto son necesarias revisiones periódicas de la fuerza muscular, y también exploraciones de los reflejos osteotendinosos (el más popular es el rotuliano).

Contraindicaciones de la hidroxicloroquina

Debe evitarse la hidroxicloroquina en pacientes bajo las siguientes circunstancias:

  • Alteraciones de la agudeza visual o del campo visual (es posible que se acentúen)
  • Hipersensibilidad (alergia) a compuestos derivados de la 4-aminoquinolina (este fármaco es un derivado de ese compuesto).

Además, existen situaciones que hay que tener muy en cuenta aunque no constituyan contraindicaciones como tales: se trata de las precauciones. Es necesario, para empezar, llevar a cabo una estrecha vigilancia si el paciente tiene mala función renal o hepática, porque estos dos órganos se encargan de metabolizarla y expulsarla del organismo.

Hay que realizar vigilancia estrecha también en pacientes con patologías cutáneas (como la psoriasis). Esto es porque la hidroxicloroquina tiene especial avidez por la piel y podría aumentar su daño. Por esto mismo podría desarrollar reacciones de hipersensibilidad.

  • Health information for international travel 2001-2002. Atlanta, Georgia: U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, 2001.
  • Plowe CV. Antimalarial drug resistance in Africa: strategies for monitoring and deterrence. Curr Top Microbiol Immunol. 2005;295:55-79.
  • Uhlemann AC, Krishna S. Antimalarial multi-drug resistance in Asia: mechanisms and assessment. Curr Top Microbiol Immunol. 2005;295:39-53.
  • Savarino A, Lucia MB, Giordano F, Cauda R. Risks and benefits of chloroquine use in anticancer strategies. Lancet Oncol. 2006 Oct;7(10):792-3.
  • Sotelo J, Briceno E, Lopez-Gonzalez MA. Adding chloroquine to conventional treatment for glioblastoma multiforme: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Ann Intern Med. 2006 Mar 7;144(5):337-43. Summary for patients in: Ann Intern Med. 2006 Mar 7;144(5):I31.