Hidróxido de magnesio: indicaciones y efectos secundarios

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Maricela Jiménez López el 8 noviembre, 2018
El hidróxido de magnesio constituye la forma hidratada de otro compuesto químico, el óxido de magnesio. También es conocido por formar parte como principio activo en ciertos medicamentos o fármacos.

El hidróxido de magnesio constituye la forma hidratada de otro compuesto químico, el óxido de magnesio. También es conocido por formar parte como ingrediente activo en ciertos medicamentos o fármacos. Por ejemplo, la leche de magnesio, Maalox, etc.

Mecanismo de acción del hidróxido de magnesio

Generalmente es utilizado como una sustancia antiácida que actúa de manera local sobre el estómago. Así, es capaz de aumentar el pH de este área corporal debido a su carácter básico.

Una vez que este compuesto llega al estómago, se producen una serie de reacciones químicas entre el hidróxido de magnesio y el ácido clorhídrico de este órgano. Finalmente se produce cloruro de magnesio, sin alterar la síntesis de los ácidos gástricos.

También, tiene la capacidad de producir una serie de cambios químicos en los intestinos que genera el desplazamiento de agua hasta ellos. Un importante porcentaje de los compuestos del medicamento es absorbido en el intestino delgado, junto a una gran cantidad de nutrientes y agua.

De esta manera, las heces del paciente aumentan de volumen y reducen su consistencia, facilitando el tránsito intestinal. Una vez cumplida su función generalmente este compuesto es eliminado a través de las heces al medio externo. Suele aparecer descompuesto en forma de sales de cloruro y de bicarbonato (son solubles).

Acidez estomacal.

¿Para qué se utiliza el hidróxido de magnesio?

Actualmente, este compuesto químico presenta distintas utilidades dentro del ámbito médico.

  • Principalmente se utiliza para calmar la acidez, las alteraciones en la digestión y las molestias en el estómago que se pueden producir si el paciente posee una hiperacidez gástrica.
  • En otras ocasiones también puede actuar como laxante (forma parte de los laxantes osmóticos). Los efectos esperados aparecen a las 3 horas (aproximadamente) de su uso.
  • Su uso puede aplicarse tanto en un caso de estreñimiento ocasional como en pacientes que van a realizar ciertas pruebas médicas. Es el caso de la endoscopia, una intervención quirúrgica o cirugía e incluso para los estudios radiológicos.
  • Por último, este compuesto puede llegar a recomendarse en sujetos que no sean capaces de ingerir fibra o que no procesen los cambios en un modelo de vida.

Efectos secundarios del hidróxido de magnesio

Es importante consultar siempre al equipo médico antes de utilizar este tipo de compuestos. Los especialistas pueden informarte sobre las características de este fármaco y los posibles efectos secundarios que podrías sentir. Asimismo, responderán cualquier duda o inquietud relacionada con la aplicación del medicamento.

Así, es posible que el paciente experimente una serie de alteraciones o efectos adversos al consumir este medicamento. Por ejemplo, entre los más frecuentes podemos destacar:

  • Cólicos abdominales.
  • Distensión abdominal.
  • Náuseas y vómitos.
  • Flatulencias.
  • Somnolencia o cansancio. Se trata de síntomas relacionados con hipermagnesemia.
  • Sensación de palpitaciones.
  • Sabor que se describe como terroso en la boca, sobre todo por las mañanas.
Intoxicación por litio.

Contraindicaciones del hidróxido de magnesio

El uso de este compuesto no se recomienda si el paciente posee o ha padecido alguna de las siguientes condiciones médicas:

  • Toma medicamentos que no son compatibles con este tipo de fármacos. También es importante informar al equipo médico si estás realizando una dieta o tomando vitaminas (u otros suplementos). Esto se debe a que puede interactuar con otros medicamentos, potenciando sus efectos o inhibiendo sus funciones.
  • Hipersensibilidad o alergia a este compuesto o sus derivados.
  • Enfermedades renales, en especial, la insuficiencia de estos órganos.
  • Alteraciones que afectan al páncreas o insuficiencia del mismo.
  • Colitis ulcerosa.
  • Diarrea crónica.
  • Embarazo en cualquier etapa, está realizando una serie de procedimientos para quedarse embarazada o se encuentra durante la lactancia.
  • Sangrado gastrointestinal o rectal.
  • Problemas relacionados con el apéndice.

Por norma general, los especialistas evitan un uso prolongado o una toma excesiva de este compuesto químico. En general, todos los tóxicos del organismo siguen una vía metabólica de degradación hepática. Es decir, algunos se eliminan directamente por orina, mientras que otros permanecen en sangre hasta que el hígado los “degrade”.

Una indicación para evitar el tratamiento prolongado de hidróxido de magnesio es precisamente la sobrecarga hepática. Además, el magnesio es un catión (un elemento químico con carga positiva) que afecta al potencial de membrana de las células responsables de la generación y transmisión de señales.

  • Ficha técnica del Centro de Información online de Medicamentos de la AEMPS-CIMA [base de datos en Internet]. Madrid, España: Agencia española de medicamentos y productos sanitarios (AEMPS) – [fecha de acceso 25 Marzo 2013]. Disponible en: https://sinaem4.agemed.es/consaem/fichasTecnicas.do?metodo=detalleForm
  • UpToDate (Pediatric drug information). [base de datos en Internet]. Waltham, MA: Wolters Kluwer Health Clinical Solutions 2012 [fecha de acceso 25 Marzo 2013]. Disponible en: uptodate.com
  • Micromedex Healthcare® Series [base de datos en Internet]. Greenwood Village, Colorado: Thomson MICROMEDEX DURGDEX® System. 1974-2012 [fecha de acceso 25 Marzo 2013]. Disponible en: http://www.thomsonhc.com/home/dispatch
  • Constipation Guideline Committee of the North American Society for Pediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition “Evaluation and treatment of constipation in infants and children: recomendations of the North American Society for Pediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition” J Pediatr Gastroenterol Nutr 2006; 43(3): e1-13
  • F.Villa, editor. Medimecum, guía de terapia farmacológica. 16 edición. España: Adis; 2011.