Hierbas para proteger el hígado

María Enriquez · 25 junio, 2014
Además de consumir alimentos y tés que protejan el hígado es importante que desechemos aquellos otros que lo dañan, como es el caso del alcohol o el azúcar refinado

El hígado es sumamente importante para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, ya que juega un papel muy importante en el proceso de digestión. Si no lo cuidas serás víctima potencial de trastornos y malestares digestivos, los cuales obviamente atentarán contra tu salud.

El día de hoy hablaremos sobre hierbas que ayudan a proteger nuestro hígado, ayudándolo a que realice su trabajo en óptimas condiciones y del mismo modo nos pueden dar una mano a la hora de prevenir y aliviar molestias que aparezcan.

No está de más mencionar previamente que ciertos hábitos pueden dañar este órgano tan importante y generar problemas más serios de salud.

Esos hábitos dañinos para tu hígado serían:

  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Ingerir medicamentos de manera indiscriminada.
  • Consumir alimentos altos en grasas.
  • Alimentos ricos en colesterol.
  • Alta ingesta de refrescos, dulces y postres.
  • Tabaco.
  • Azúcares refinados, entre otros.

Los hábitos recién mencionados obligan a este órgano a trabajar con mucho esfuerzo, lo que lentamente generará un deterioro muchas veces irreversible. Si ya padeces un problema hepático y sigues con hábitos nocivos, tu cuerpo no podrá deshacerse de las toxinas, empeorando aún más tu situación de salud.

Los trastornos del hígado no deben ser tomados a la ligera, pues como habíamos mencionado al inicio, este órgano cumple funciones altamente significativas. Si sospechas o tienes síntomas relacionados a alteraciones de este órgano acude al especialista.

Ten en cuenta que las hierbas que mencionaremos en este artículo serán de provecho para aliviar molestias esporádicas y que no revistan gravedad. Asimismo serán útiles para ayudar a mejorar el funcionamiento del hígado, optimizando sus capacidades normales.

Las hierbas indicadas para aliviar y proteger nuestro hígado son:

  • Boldo
  • Menta
  • Cardo Mariano
  • Poleo

Todas las mencionadas son plantas digestivas, que ayudan a facilitar el proceso, evitando las molestias producidas por su alteración. Ya sea por digestiones lentas o por haber ingerido alguna comida en demasía.

Limpiar el higado

El boldo posee propiedades para tratar y aliviar molestias digestivas leves, bueno para el estreñimiento y para eliminar los líquidos en exceso.

En el caso específico de la menta, ayudará a calmar la hinchazón abdominal y los espasmos gastrointestinales que tanta incomodidad nos causan.

El cardo mariano es considerado una de las mejores medicinas naturales para el hígado, pues lo protege y ayuda a depurarlo. Así que si deseas cuidar tu hígado y evitar que se enferme utiliza esta planta tan beneficiosa.

Poleo, esta planta mejora la digestión, además de ser eficaz contra el dolor abdominal, posee propiedades antiespasmódicas y elimina el exceso de gases en el intestino.

¡No lo olvides!

Ten siempre en cuenta que la medicina natural también cuenta con contraindicaciones, no abuses nunca de ninguna planta medicinal e infórmate antes de consumir alguna. Tampoco realices tratamientos largos sin supervisión médica. Y si tus molestias persisten lo más prudente es acudir con un profesional.

Cuida tu cuerpo en general. El paso del tiempo, más las condiciones genéticas que nos predisponen a padecer ciertas enfermedades son una realidad inevitable, pero en contrapartida contamos con herramientas para mantener un cuerpo sano y estable por mucho tiempo.

Una vida desordenada pronto mostrará sus efectos negativos, y los daños terminarán ocurriendo en cadena, nuestro organismo trabaja en equipo y necesita de todos los componentes para cumplir con las funciones esenciales para la vida.

Aliméntate sanamente, bebe agua, realiza ejercicios habitualmente. Y de manera preventiva acude a la consulta médica periódicamente, toda enfermedad tendrá mucho mejor pronóstico con un diagnóstico precoz.

Tu hígado realiza mucho esfuerzo para mantener tu cuerpo equilibrado y libre de sustancias que lo puedan dañar. Recompensa este trabajo con muchos cuidados a tu salud. Permite que tu cuerpo pueda funcionar ordenada y eficazmente.