Hígado graso: Alimentos que se deben evitar

Okairy Zuñiga·
24 Julio, 2020
La enfermedad del hígado graso puede llegar a afectar a las células de este órgano en sus versiones más avanzadas, desencadenando problemas más graves.
 

El hígado graso es uno de los principales problemas de la actualidad, de hecho según datos de MedlinePlus afectaría a cerca del 25 por ciento de la población mundial.

Una de sus principales causas sería el estilo de vida moderno, basado en una vida sedentaria, falta de ejercicio físico y el consumo de comida chatarra que aportaría un exceso de grasa a nuestro cuerpo y poco valor nutricional.

Esta enfermedad también se asociaría con la obesidad y la resistencia a la insulina. Su gravedad se relacionaría con variables como el índice de masa corporal, superhinsulinemia y resistencia a la insulina, entre otros.

Un estudio publicado en World Journal of Gastroentorology señala que el síndrome del hígado graso es una enfermedad crónica mayor que podría derivar en cirrosis y cáncer de hígado, conduciendo incluso a la muerte. Por supuesto, muchas personas son diagnosticadas de hígado graso simple y no llegan a desarrollar casos de gravedad.

Una vez diagnosticado el hígado graso, un cambio de hábitos sería fundamental para contrarrestar sus síntomas. Por eso, la dieta a seguir debería ser equilibrada y acompañada de ejercicio físico como parte de la rutina diaria. De esta forma, se buscaría estabilizar el peso y facilitar la recuperación de las funciones hepáticas.

A continuación te contaremos qué alimentos deberían evitarse en una dieta para personas con hígado graso. Sin embargo, deberías consultar con tu médico para crear una dieta a tu medida según tus necesidades calóricas y nutricionales.

 

Alimentos altos en grasas

Según una investigación de BMJ, una dieta hipercalórica aumentaría el contenido de grasa en el hígado. En contraste, una dieta hipocalórica ayudaría a disminuir el contenido de grasa hepática.

Esto se debería a que el hígado graso tendría problemas para digerir los alimentos altos en grasas. Por eso, se debería evitar o reducir al mínimo su consumo. Además, los alimentos altos en grasas facilitarían el aumento de peso y la recomendación general suele ser perder peso cuando se padece esta enfermedad.

Los alimentos a evitar serían:

  • Alimentos fritos.
  • Alimentos grasos.
  • Productos lácteos.

Sería importante que los alimentos con alto contenido en grasas saturadas fuesen eliminados por completo de la dieta de quienes padecen hígado graso.

Alimentos con alto índice glucémico

Los alimentos ricos en azúcares naturales o los que tienen alto índice glucémico elevan los niveles de glucosa en sangre. Según los datos del estudio mencionado anteriormente, esto afectaría severamente al hígado. Así, incluso frutas con alto contenido en azúcar deberían consumirse con moderación (melón, uvas, plátano, entre otros).

 

Por otra parte, deberían evitarse los alimentos elaborados como frituras, bollería, refrescos, pan blanco, helados, etc. Esto es así porque contienen altas cantidades de carbohidratos simples.

Granos procesados

Diversos estudios señalan que el consumo de granos refinados aumentaría el riesgo de padecer hígado graso, mientras que el consumo de granos enteros se asociaría a una mejora por parte de quienes padecen esta enfermedad.

Por este motivo, las personas con hígado graso deberían evitar los granos procesados y consumir en su lugar granos integrales. De esta forma, se obtendría un mayor aporte de fibra que ayudaría a controlar los niveles de colesterol y de glucosa en sangre.

Alcohol

Alcohol


El consumo de alcohol, incluso en cantidad moderada, facilitaría la acumulación de grasa en las células del hígado. Cuando esta acumulación supera los límites normales, las células comienzan a inflamarse.

Así, el flujo sanguíneo normal se ve obstaculizado. Además, si no se detiene y no se revierte la situación, el hígado podría dañarse de forma irreparable.

Por lo tanto, es recomendable la abstinencia de alcohol o un consumo mínimo. Un estudio de 2019 concluye que, si ya se ha diagnosticado hígado graso, lo ideal es abstenerse de su consumo.

 

Consulta a tu médico, él sabrá indicarte mejor que nadie qué puedes o no puedes consumir, y responder a todas tus dudas.

  • Canciano Chirino, Ernesto et al. “Metformín en el control clínico-metabólico de mujeres de edad mediana con hígado graso no alcohólico Rev Cubana Obstet Ginecol, Dic 2012, vol.38, no.4, p.521-529
  • Pérez Lorenzo, Marlene et al. “Prevalencia del hígado graso no alcohólico en muestras de biopsias hepáticas” Rev Cub Med Mil, Dic 2006, vol.35, no.4, p.0-0
  • Bastos, González, Molineros, Salguero. (2005). “Obesidad, nutrición y actividad física“,  Repositorio Institucional de la Universidad Federal de Sergipe.
  • Oliva, Fragoso. (2013). “Consumo de comida rápida y obesidad, el poder de la buena alimentación en la salud”,  Revista Iberoamericana para la Investigación y el Desarrollo Educativo: RIDE, Vol. 4, Nº. 7, 2013, págs. 176-199
  • American Liver Foundation. (2017). Liver wellness. Asociación Española para el Estudio del Hígado, Libro blanco de hepatología en España, 2015
  • World J Gastroenterol. 2019 Jan 14; 25(2): 163–177. Published online 2019 Jan 14. Current status, problems, and perspectives of non-alcoholic fatty liver disease research. doi: 10.3748/wjg.v25.i2.163
  • MedlinePlus. Hígado graso. https://medlineplus.gov/spanish/fattyliverdisease.html
  • BMJ. Influence of dietary macronutrients on liver fat accumulation and metabolism. https://jim.bmj.com/content/65/8/1102
  • Nutrients. 2019 Mar; 11(3): 677. Published online 2019 Mar 21. Impact of Nutritional Changes on Nonalcoholic Fatty Liver Disease. doi: 10.3390/nu11030677
  • Eur J Nutr. 2014 Dec;53(8):1727-35. The impact of cereal grain consumption on the development and severity of non-alcoholic fatty liver disease. doi: 10.1007/s00394-014-0679-y. Epub 2014 Mar 7.
  • Hepatobiliary Surg Nutr. 2019 Jun; 8(3): 311–313. Alcohol consumption in non-alcoholic fatty liver disease—harmful or beneficial? doi: 10.21037/hbsn.2019.01.13