Higiene personal en los niños: acostúmbralos desde pequeños

En este artículo, descubrirás algunos consejos básicos para enseñar a tus hijos en cuanto a higiene personal, hábitos que les ayudarán a estar siempre limpios y sanos.

La higiene personal en los niños es sumamente importante debido a que fomenta la responsabilidad en ellos y les crea hábitos que los acompañarán el resto de sus vidas. Los buenos hábitos de higiene personal en los niños ayudan a evitar enfermedades e infecciones y a mantener su cuerpo limpio y sano.

Cuando se trata de enseñar a los niños, es importante que comiences a temprana edad con charlas sencillas y prácticas divertidas. Acostumbra a tu hijo desde pequeño a ser responsable y consciente.

¿Dónde se enseñan los hábitos de higiene personal en los niños?

Recuerda que los niños también aprenden mediante el ejemplo de las personas que los rodean. Por esta razón, la familia juega un papel fundamental en la enseñanza y práctica de los hábitos de aseo personal. Enséñale y refuerza los hábitos de higiene personal.

Es importante que tu hijo te vea haciendo todo lo que le dices que debe hacer. Recuerda que como padre eres una guía. Sin embargo, la escuela también contribuye en la enseñanza de estos hábitos. De esta manera, familia y escuela se unen para educar a un niño responsable y capaz de realizar todos sus deberes.

Leer también: Qué hacer para mantener a la familia unida

5 hábitos de higiene personal que debes enseñarle a tus hijos

1. Higiene oral

La higiene oral es imprescindible en cualquier persona. En los niños, es doblemente importante y debes prestarle mucha atención. De hecho, debes tener cuidado con la salud bucal desde el momento en que le crece su primer diente.

Enseñar a tu hijo a lavarse los dientes.

Una vez que tu hijo tenga una edad adecuada, supervisa que su limpieza bucal sea la correcta. Incúlcale que debe cepillarse los dientes después de cada comida, que no basta solo el cepillo de dientes pues el hilo dental y el enjuague bucal también juegan una función importante.

2. Lavarse las manos

Lavarse las manos es una actividad que tarda solo unos segundos y es fundamental para la eliminación de gérmenes o bacterias que pueden producir infecciones y enfermedades. Los niños deben aprender a lavarse las manos con agua y jabón, lo cual implica frotarlas hasta hacer espuma durante 20 segundos, aproximadamente. Esto lo debe realizar en las siguientes ocasiones:

  • Antes y después de cada comida.
  • Después de jugar con los animales domésticos.
  • Después de jugar con tierra.
  • Al llegar a casa.
  • Después de ir al baño.
  • Al estornudar o toser.
  • Después de estar en contacto con alguien que está enfermo.
Niña lavándose las manos.

3. Tomar una ducha

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Hay que dedicarle más tiempo si hablamos de higiene personal en los niños. Esta protege al cuerpo contra un sinfín de elementos externos, como las bacterias, el polvo y la suciedad. Tomar uno o dos baños diarios es suficiente para mantener el cuerpo limpio.

Si tu hijo no está lo suficientemente grande, ayúdalo a bañarse. Una vez que el niño pueda darse un baño solo, enséñale los materiales que debe utilizar y la manera correcta de hacerlo. Posteriormente, supervisa que lo esté haciendo bien y dile lo feliz que te hace verlo cumplir con sus hábitos de higiene.

4. Cuidado de las uñas

Cuando a las uñas no se les da el debido cuidado, se alojan bacterias dañinas dentro de ellas. Estas pueden causar infecciones en la garganta, los ojos, la nariz y perjudicar la salud del niño. Si tu hijo es pequeño, debes rebajarle las uñas semanalmente. 

Cortar las uñas del bebé.

De esta manera, reduces la cantidad de gérmenes que se acumulan debajo de las uñas y, por ende, las infecciones que estos pueden causar. Cuando sientas que tu hijo es capaz de hacerlo solo, muéstrale algunas reglas básicas para cortarse las uñas correctamente que le serán útiles toda la vida, tales como:

  • Las uñas deben cortarse después de tomar un baño, ya que son más blandas.
  • Las uñas deben cortarlas en línea recta para evitar las uñas encarnadas, las cuales causan mucho dolor.
  • Los bordes ásperos de las uñas deben suavizarse con una lima de uña.
  • No deben cortarse las cutículas, ya que las mismas protegen la raíz de la uña.

5. Lavarse el cabello

El humo de los coches, el polvo de la calle y otros factores hacen que el cabello se ensucie con gran facilidad. Debes enseñarle a tu niño a tener un cuidado especial con su cabelloDebes revisar la cabeza de tu hijo con frecuencia y cerciorarte de que esté libre de liendres o piojos.

Estos no solo son desagradables, sino que también afectan su día a día. Los piojos producen cefaleas y malestar. Además, impiden que el niño descanse correctamente, ya que la picazón no cesa aunque el niño esté durmiendo. Haz que cepille su cabello constantemente y se lo lave cada dos o tres días.

Debe utilizar suficiente champú para eliminar la suciedad que se acumula en el cuero cabelludo y así tener un cabello lindo y sano.

Conoce: 7 errores que cometen los padres del siglo XXI

Si pones en práctica estos consejos de higiene personal en los niños, al poco tiempo verás cómo ellos mismos se preocupan por estar sanos y limpios. En Mejor con Salud, queremos que la crianza de tus hijos resulte una experiencia maravillosa.