Hipersensibilidad e inflamación en los senos: causas que debemos tener en cuenta

La inflamación en los senos puede deberse a varios motivos, como cambios hormonales o el consumo de determinados medicamentos.

La inflamación en los senos es algo muy común en la mujer, no importa la edad que tengamos: adolescentes, jóvenes o mujeres que alcanzan ya la edad menopáusica, todas sentimos de forma regular esa molestia.

Para nuestra tranquilidad, hay algunos aspectos que debemos conocer y sobre los que hablaremos a  lo largo de este artículo.

 

 

 

Me duelen los pechos y los noto inflamados: ¿a qué se debe?

Cuando nuestro cuerpo evidencia una molestia o un dolor, es un síntoma de algún proceso subyacente. En el caso de los pechos, en un elevado número de mujeres ocurre por alteraciones hormonales y otras muchas lo sufren por el síndrome pre-menstrual. A continuación, explicamos las causas más frecuentes de este dolor.

 El ciclo menstrual

El dolor menstrual aparece casi siempre en los días previos a la menstruación o posteriores a la ovulación. El dolor puede ser más o menos intenso y duradero, dependiendo de  cada mujer. Notarás, además, otro tipo de molestias que acompañan a este dolor:

  • Inflamación de uno o de los dos pechos.
  • Presión y calambres en el vientre.
  • Cierta pesadez en la parte baja de la espalda.

Todas estas molestias  tienen su origen en un aumento de las hormonas en sangre a causa de la liberación del óvulo. Habrá meses en que sean más intensos y épocas en las que la inflamación en los senos y el dolor sean más llevadero.

 El embarazo

Durante el embarazo, las molestias en los senos  es una causa evidente. Toda mujer que ha pasado por ello conoce el dolor que se produce durante esta etapa. Es totalmente diferente al dolor que sentimos durante la menstruación. Algunas características del dolor de los senos en el embarazo son:

  • Los senos se hinchan y duelen a causa de que los conductos de la leche se están ampliando.
  • Suele ser una de los primeros síntomas del embarazo y se hace  evidente, por término medio, a las dos semanas de la concepción.
  • Si ves cambios muy significativos en tus pechos durante el embarazo o  la lactancia como, por ejemplo, un cambio en el color de tus areolas, o sufres de un dolor muy intenso que irradia a la espalda, no dudes en acudir al médico.

 

 

 Algunos medicamentos

Debemos tener en cuenta que algunos fármacos pueden tener como efecto secundario la inflamación de los senos, tales como las píldoras anticonceptivas y los medicamentos de reemplazo hormonal, entre otros muchos. Por eso, siempre es importante  consultar con tu médico.

La mastitis

La mastitis es una inflamación de los senos. Tiene su origen en una obstrucción de los conductos de la leche. La causa suele ser una infección por una bacteria o un hongo y, por eso, debes consultar con tu médico. Los síntomas que debes conocer y tener en cuenta son:

  • Enrojecimiento de los senos.
  • Dolor muy intenso e incluso molestia con el simple roce de la ropa.
  • Fiebre.

 Presencia de quistes en las mamas

Otra de las causas de la inflamación en los senos es la posible presencia de quistes. Los quistes mamarios son saquitos llenos de líquido que se forman en el interior de los senos. En la mayoría de los casos, no es una dolencia grave, pero sí debes consultar con tu médico.

La mayoría de las veces pueden palparse con una simple autoexploración. No obstante, no olvides tus revisiones médicas y tus mamografías para prevenir y tratar estos problemas que, como decimos, suelen ser muy comunes en la mujer.

 

 

¿Cómo reducir las molestias por la inflamación en los senos?

En primer lugar, es aconsejable evitar o reducir el consumo de grasas saturadas, dulces y sal durante el periodo menstrual. Además, poner una bolsa de agua caliente sobre el pecho también puede ser eficaz.

En segundo lugar, la ingesta de infusiones de salvia o de jengibre te ayudarán a mitigar el dolor. Son plantas con propiedades antiinflamatorias.

En tercer lugar podemos mencionar que el consumo de alimentos ricos en vitamina E y vitamina B son unos buenos aliados para combatir estos procesos inflamatorios.

Lee también: los 6 mejores alimentos antiinflamatorios

Por último, también se recomienda evitar el uso de sujetadores muy ajustados.

 

  • Purizaca, M. (2010). Modificaciones fisiológicas en el embarazo. Revista Peruana de Ginecología y Obstetricia. https://doi.org/10.5944/educxx1.17.1.10708
  • Téllez Vargas Jorge. (2012). Cambios fisiológicos y anatómicos de la mujer en el embarazo.