Hipertensión arterial

25 diciembre, 2017
El diagnóstico de hipertensión arterial no es complicado. Sin embargo más del 50 % de los afectados lo ignoran y sólo un mínimo porcentaje lleva un tratamiento adecuado.

La hipertensión arterial es un síndrome de etiología múltiple que causa daño vascular sistémico. Se caracteriza por presentar en los pacientes una presión arterial sistólica de 140 mmHg o mayor, así como presión arterial diastólica de 90 mmHg o mayor. Este padecimiento aumenta la morbimortalidad de otras enfermedades cardiovasculares, tales como:

  • Insuficiencia cardiaca.
  • Infarto del miocardio.
  • Retinopatía hipertensiva.
  • Insuficiencia renal crónica.
  • Enfermedad cerebrovascular.
  • Enfermedad arterial periférica.

El cuadro de hipertensión arterial se presenta de forma asintomática durante las primeras etapas, por ello, existe un porcentaje elevado de personas que desconoce que padece este síndrome y que, sin embargo, lo padecen. 

Durante las horas de sueño la presión arterial baja de manera significativa. El reposo nocturno es esencial pero unas cifras elevadas de presión arterial al despertarse, a primera hora de la mañana, son una señal preocupante

-Dr. Michel Brack-

Clasificación de la hipertensión arterial

Clasificación de la hipertensión arterial

Existen distintas clasificaciones de la hipertensión arterial así como del riesgo de desarrollarla. Por lo general, la hipertensión arterial se clasifica de la siguiente manera:

  • Grupo A. Pacientes con cifras de tensión arterial normal alta, sin presentar daños en el órgano blanco. Estos son candidatos a precisar seguimiento por un año, durante el cual se indicará, en primer lugar, al paciente que realice las modificaciones necesarias en su estilo de vida, para asegurarse de tener un estilo saludable, y, en segundo lugar, se realizará un monitoreo de las cifras tensionales a lo largo de dicho periodo.
  • Grupo B. Pacientes que no tienen daño en el órgano blanco pero presentan uno o más factores de riesgo cardiovascular. En este grupo se encuentra la mayoría de los afectados. A este grupo, el médico les pautará un tratamiento farmacológico.
  • Grupo C. Pacientes con daño en el órgano blanco. Estos presentan tensión de normal a alta, pero con más de 3 factores de riesgo de enfermedad renal, diabetes o insuficiencia cardiaca. De igual forma se indica un tratamiento médico así como realizar cambios en el estilo de vida, si fuesen necesarios. 

Lee también: Hipertensión en la mujer: 5 claves que tener en cuenta

¿Quiénes presentan hipertensión arterial?

La hipertensión arterial se presenta a cualquier edad. Sin embargo, es muy frecuente que personas mayores de 65 años la padezcan, sobre todo en el sexo masculino, de acuerdo a las estadísticas y estudios realizados hasta la fecha. Por otra parte, cabe destacar que, en el caso de las mujeres, la hipertensión arterial se presenta al terminar la menopausia.

Factores de riesgo

Factores de riesgo h

  1. Obesidad. El aumento de la grasa abdominal incrementa el riesgo de padecer hipertensión arterial.
  2. Resistencia a la insulina. Este es un trastorno metabólico que consiste en la reducción de la glucosa en el músculo esquelético periférico. La insulina favorece la retención renal de sodio y por ende hay un aumento del volumen intravascular.
  3. Consumo excesivo de alcohol. Provoca un aumento en los niveles de renina -angiotensina y de cortisol. Esto causa alteraciones en el sistema cardiovascular
  4. Ingesta de sal. Se genera un aporte excesivo de sodio.  El cual provoca un aumento en el volumen sanguíneo y eleva el gasto cardíaco.
  5. Sedentarismo. La falta de ejercicio altera la vasodilatación del endotelio (tejido que cubre al corazón). Además hay un aumento en el colesterol, los triglicéridos porque disminuyen las lipoproteínas de alta intensidad.
  6. Estrés. Las personas expuestas a estrés psicógeno pueden desarrollar hipertensión, inclusive en el caso de jóvenes sanos.
  7. Ingesta baja de potasio. Este puede ser factor de riesgo para desarrollar accidentes cerebrovasculares.
  8. Tabaquismo. El consumo de tabaco eleva la presión arterial. Además la nicotina tiene un efecto vasodilatador en los metabolitos.

Síntomas

  • Mareos.
  • Pulso acelerado.
  • Dolor de cabeza.
  • Visión borrosa (ver destellos de luz).
  • Zumbido en los oídos.
  • Dificultad para respirar.
  • Manchas en los ojos.

Lee también: 5 causas del sobrepeso que no están relacionadas con la alimentación

Causas

Causas

  • Primaria. Se presenta de manera idiopática, es decir, sin tener una patología de base.
  • Secundaria. Sucede cuando la presión arterial se eleva por otros factores, tales como:
    • Preeclampsia.
    • Padecimientos renales.
    • Anormalidades hormonales.
    • Enfermedades cardiovasculares.

Diagnóstico

Se dice que existe sospecha de hipertensión, cuando el promedio de 2 mediciones consecutivas en el brazo de mayor valor de la presión arterial, es mayor o igual a 130/85. De ser así, es indispensable que la persona acuda a un establecimiento de salud, con el fin de que se le mida la presión y se confirme o descarte el diagnóstico.

Entretanto, se debe saber que cuando la presión arterial es igual o mayor a 180/110, puede ser un indicio de una posible crisis hipertensiva.

Tratamiento 

Tratamiento

En lo que respecta al tratamiento de la hipertensión arterial, los fármacos recetados al paciente reducen el riesgo de que se sufra una enfermedad cardiovascular o, en su defecto, la muerte. De ahí la importancia de iniciar el tratamiento inmediatamente una vez que se confirme el diagnóstico.

Debido a que por lo regular la hipertensión arterial no presenta síntomas, los medicamentos deben tomarse a la misma hora, puesto que la presión arterial varía durante el día. Además, esto requiere un monitoreo de los resultados para verificar que el tratamiento está normalizando la presión.

Te recomendamos leer: Reduce la presión arterial alta con estos 5 remedios herbales

El paciente con hipertensión arterial debe saber que:

  • La hipertensión arterial es un padecimiento de por vida y los medicamentos solo sirven para controlarla.
  • Es necesario tomar los medicamentos de manera regular y no suspenderlos.
  • Por lo general se recetan 2 o más fármacos. Estos no actúan de inmediato, sino que después de unas semanas.
  • La dosis de los medicamentos varía y no tiene nada que ver con la mejoría o empeoramiento del paciente.

Recomendaciones

Recomendaciones

  • Evitar el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Comer a horas exactas para controlar el peso.
  • Llevar a cabo un programa de ejercicios de manera regular.
  • Emplear técnicas de relajación para evitar los cuadros de estrés.
  • Mantener una dieta balanceada rica en frutas y vegetales, pero baja en sales y grasas saturadas.

Referencias

Dr. Agustin Lara Esqueda. Guía técnica para capacitar al paciente con hipertensión arterial. México: MSD, 2002.

Dra. Margarita Fernández López. Hipertensión arterial sistemática. México: Educación para la salud, 2016.

VV.AA. Hipertensión arterial esencial. Revista Nefrología, 2016.

J.R Banegas. Epidemiología de la hipertensión arterial en España. Situación actual y perspectivas. Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública. Universidad Autónoma de Madrid, 2005.

Te puede gustar