Hipertensión pulmonar en el embarazo

19 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
La hipertensión pulmonar en el embarazo es una situación de riesgo, tanto para la madre como para el feto. Por ello, se debe tener un control exhausto y minucioso del bienestar materno y del bebé.

La hipertensión pulmonar en el embarazo es todo un desafío para los obstetras, ya que a causa de los cambios que se producen durante la gestación, esta enfermedad de base se puede agravar. Incluso conduce a la muerte, tanto de la madre como del feto.

El pronóstico es reservado siempre, pero por fortuna se trata de una patología infrecuente en la población general. No obstante, a pesar de los avances médicos en su abordaje, sigue habiendo una mortalidad materna del 30 al 50 %.

¿Qué es la hipertensión pulmonar?

En la hipertensión pulmonar hay una obstrucción u oclusión de las ramificaciones de la arteria pulmonar. Este vaso sanguíneo lleva sangre desde el ventrículo derecho hasta los alvéolos, dejando que el dióxido de carbono salga al exterior y oxigenándose para regresar a la parte izquierda del corazón.

Por la obstrucción, sea cual fuera la causa, la sangre no puede continuar su camino y queda estancada en el ventrículo derecho, el cual tiene que hacer una fuerza mayor para la expulsión. Al cabo de los años, con esta situación insostenible, el corazón del lado derecho falla y sobreviene una insuficiencia cardíaca.

El hecho de no poder pasar la sangre por los pulmones y que no llegue al ventrículo izquierdo, hace que la persona no tenga los órganos bien oxigenados, causando falta de aire, cansancio, fatiga e incluso desmayos. Si no se instaura un tratamiento adecuado, la hipertensión pulmonar ocasiona la muerte.

Radiografía de pulmones
La hipertensión pulmonar interrumpe el flujo natural de la sangre desde el corazón hacia los pulmones.

Seguir leyendo: Hipertensión arterial

¿Qué pasa con el sistema cardiovascular en el embarazo?

Durante la gestación, el cuerpo de la mujer se tiene que adaptar a las exigencias y demandas del feto. Por eso, desde el primer trimestre hay una serie de cambios que son fisiológicos y que alcanzan su máximo al final del segundo trimestre. Te contamos algunos de ellos que son importantes para entender los efectos de la hipertensión pulmonar en el embarazo.

  • Aumento del volumen plasmático de la sangre: los principales componentes de la sangre son los glóbulos rojos y el plasma, que es un líquido compuesto por agua, proteínas, grasas, azúcares, vitaminas y hormonas. En la gestación hay un aumento de este plasma, no obstante, los glóbulos rojos se quedan igual.
  • Mayor gasto cardíaco: como el único sustento del feto es la madre, su corazón tiene que bombear más sangre para que llegue a la placenta. Por ello, el gasto cardíaco materno (volumen de expulsión de sangre al resto del cuerpo por minuto) aumenta. Puede elevarse hasta un 40 %, alcanzando su máximo a finales del segundo trimestre.
  • Disminución de las resistencias periféricas: los vasos sanguíneos del cuerpo de la madre están más relajados y generan menos resistencia al paso de la sangre. Esta menor resistencia periférica hace que la presión o tensión arterial se reduzca y sea menor.
  • Hipercoagulabilidad: las embarazadas son más propensas a tener la sangre más viscosa, por lo que aumenta su riesgo de trombos y coágulos.

Quizás te guste: ¿Cómo son las contracciones de parto?

¿Qué influencia tiene el embarazo en la hipertensión pulmonar?

Una gestante debe tener un corazón sano para poder aumentar su gasto cardíaco y disminuir las resistencias periféricas. De esta manera, podrá proporcionar todos los nutrientes necesarios al feto.

En el caso de la mujer embarazada con hipertensión pulmonar es más complicado. Estas pacientes no son capaces de aumentar el gasto cardíaco lo suficiente ni de relajar los vasos sanguíneos para disminuir las resistencias.

Estas dificultades llevan a que el feto reciba menor cantidad de sangre y se incrementan los riesgo de preeclampsia y de parto prematuro. Por otro lado, con el poco gasto cardíaco de la madre, la embarazada se queda con menos flujo para su propio organismo.

Esto se prolonga una vez superado el parto. Durante y después del mismo, la mujer aumenta sus resistencias en los vasos sanguíneos, como un proceso natural. Cuando hay hipertensión pulmonar, el menor diámetro de los vasos se agudiza y el riesgo de muerte crece de manera exponencial.

¿Qué sugieren los expertos?

El embarazo supone un factor de riesgo y empeoramiento de la hipertensión pulmonar, y por ello los expertos contraindican las gestaciones en estas mujeres. Si a pesar de haber explicado todos los riesgos, la mujer quiere quedarse embarazada, hay que tomar una serie de precauciones.

Por otro lado, también está el caso de las pacientes que no saben que tienen hipertensión pulmonar hasta que se quedan embarazadas, ya que antes no tenían ningún síntoma. En ellas, también es importante un correcto seguimiento y tratamiento.

Consulta con obstetra por hipertensión pulmonar
La recomendación de los médicos es no llegar a un embarazo si hay diagnóstico de hipertensión pulmonar.

¿Cómo manejar la hipertensión pulmonar en el embarazo?

El manejo de la hipertensión pulmonar en el embarazo necesita de todo un equipo médico multidisciplinar. Las pacientes deben seguir un control mensual si están asintomáticas o una monitorización más estrecha si presentan síntomas. Además, a la mínima complicación o empeoramiento, se debe ingresar a la gestante a la internación.

Los fármacos que se pueden usar son los vasodilatadores pulmonares, que se deben aplicar de forma precoz en el embarazo. Si ya se tomaban de antes, se debe ajustar la dosis a la nueva situación.

El parto y, sobre todo, el puerperio, son las dos situaciones que más exacerban la hipertensión pulmonar. No hay un consenso científico acerca de si es mejor realizar cesárea o parto vaginal. Por ello, la elección debe ser individualizada y acordada.

Finalmente, como el puerperio es cuando se producen más muertes maternas, se debe vigilar de manera exhaustiva. Por esta razón, la madre permanece al menos 72 horas en terapia intensiva hasta recibir el alta.

  • Valdés S Gloria, Matthei F Robert, Fernández V María Soledad, Schacht F Carmen, Corthorn H Jenny, Germaín A Alfredo M. Hipertensión pulmonar y embarazo. Rev. méd. Chile  [Internet]. 2002  Feb [citado  2020  Jul  01] ;  130( 2 ): 201-208. Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-98872002000200010&lng=es.  http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872002000200010.
  • Avellana, P., Segovia, J., López, F., Gómez-Bueno, M., García-Cosío Carmena, M. D., & Alonso-Pulpón, L. (2012). Hipertensión pulmonar y embarazo. Cardiocore, 47(4), 154–160. https://doi.org/10.1016/j.carcor.2012.03.002
  • Hall, M. E., George, E. M., & Granger, J. P. (2011). El corazón durante el embarazo. Revista Espanola de Cardiologia, 64(11), 1045–1050. https://doi.org/10.1016/j.recesp.2011.07.009
  • Estrada, José M. Zambrano, et al. "Gasto cardíaco materno como predictor del Síndrome de Preeclampsia-Eclampsia." CorSalud 4.2 (2012): 87-91.
  • Sharma, Kathryn, et al. "Guidelines and consensus: statement on pregnancy in pulmonary hypertension from the Pulmonary Vascular Research Institute." Pulmonary circulation 6.1 (2016): 143-143.
  • Meng, Marie-Louise, et al. "Pulmonary hypertension in pregnancy." Obstetrics & Gynecology 129.3 (2017): 511-520.
  • Perucca P, E., Muñoz M, P., Altamirano A, R., Galleguillos F, I., Estay V, R., Álvarez V, S., Polentzi Uriarte, G. de C., Ruz G, S., Contreras N, A., Uribe R, F., & Perucca E, D. (2007). SÍNDROME DE EISENMENGER Y EMBARAZO. Revista Chilena de Obstetricia y Ginecología, 72(2), 125–129. https://doi.org/10.4067/S0717-75262007000200011
  • de León-Ponce, D. M., Antonio Viruez Soto, J., artículo debe citarse como Viruez-Soto, E. J., & col Hipertensión, B.-G. J. (2017). Hipertensión arterial pulmonar y embarazo a gran altitud Correspondencia. In Med Int Méx. 2017 ene (Vol. 33, Issue 1). www.medicinainterna.org.mxcasoclínico
  • Thomas, Erin, et al. "Pulmonary hypertension and pregnancy outcomes: insights from the National Inpatient Sample." Journal of the American Heart Association 6.10 (2017): e006144.
  • Boyer-Neumann, C. "Hemostasia y embarazo." EMC-Ginecología-Obstetricia 48.1 (2012): 1-10.
  • Barberà, Joan Albert, et al. "Guía de diagnóstico y tratamiento de la hipertensión pulmonar: resumen de recomendaciones." Archivos de Bronconeumología 54.4 (2018): 205-215.
  • Olsson, Karen M., and Richard Channick. "Pregnancy in pulmonary arterial hypertension." European Respiratory Review 25.142 (2016): 431-437.
  • Hara, Ryosuke, et al. "Cesarean section in the setting of severe pulmonary hypertension requiring extracorporeal life support." General thoracic and cardiovascular surgery 65.9 (2017): 532-534.