Hipertensión, remedios naturales y hábitos nutricionales para su control

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Maricela Jiménez López el 6 diciembre, 2018
Jose María Marín · 16 octubre, 2013
Si estamos siguiendo un tratamiento farmacológico, es muy importante que consultemos con el especialista y en ningún caso lo abandonemos o sustituyamos por estos remedios naturales.

La hipertensión ha sido un problema que se ha incrementado en estas últimas décadas, principalmente en la población occidental. Todo ello, debido a unos hábitos inadecuados de vida como el sedentarismo y una inadecuada nutrición.

Cuando la sangre circula por los órganos (corazón, riñones) y por las arterias de los brazos y las piernas a una mayor presión puede ocasionarles graves daños. Por eso, es importante saber cómo podemos controlar esto.

Existen algunos casos de hipertensión que necesitan un tratamiento farmacológico, se llaman hipertensiones esenciales. En cambio, hay otros tipos que pueden resolverse si cambiamos determinados hábitos. A continuación, veremos cómo hacerlo.

Controlar nuestra alimentación

Chica sonriente comiéndose una ensalada.

Existen una serie de normas generales para controlar nuestra alimentación cuando sufrimos hipertensión. Estas son algunas de las claves que debemos tener en cuenta:

  • Aumentar la proporción de calcio y potasio en la dieta.
  • Reducir el consumo de sal y de alcohol.
  • Eliminar productos procesados (bollería industrial, galletas, chucherías…).
  • Reducir las grasas saturadas (embutidos, carnes grasas, nata…).
  • Consumir aceite de oliva entre 30 a 40 ml al día.
  • Reducir el peso.

 ¿Cómo aumentar el consumo de calcio?

Dado que no nos interesa subir de peso o introducir grasas en el organismo, nos vamos a centrar en el consumo de:

  • Verduras y hortalizas: espinacas, col rizada, cebolla, berro, cardo, acelga, grelos, brócoli, moringa. Es interesante recordar que la moringa (hojas o aceite de semillas) aporta un nivel de calcio del orden de 4 veces superior al de la leche.
  • Legumbres: judías blancas, garbanzos y lentejas.

Lee: Las mejores fuentes alternativas de calcio

¿Cómo aumentar el consumo de potasio?

  • Consumir al menos 2 o 3 piezas de fruta (banana o plátano) al día para optimizar nuestra presión arterial.
  • También consumir Moringa oleífera que aporta un contenido en potasio 3 veces superior al plátano.

¿Qué remedios naturales tomar? ¿En qué cantidad?

Cabeza y dientes de ajo

Entre los remedios naturales que podemos emplear para mantener cierto control de nuestra hipertensión se encuentran las siguientes:

  • Olivo: en el mundo occidental el olivo es conocido por su acción antihipertensiva, su aceite es de consumo muy recomendado. Las hojas pueden prepararse en cocimiento, o bien consumirse el polvo de las mismas en cápsulas. La dosis de ingesta de aceite varía en función de la calidad del mismo.
  • Aceite de semillas de moringa: en la medicina india (tradicional y medicina ayurvédica) es muy empleado el aceite de semillas de moringa, paralelo al aceite de oliva e incluso superior. Como en el de oliva, la dosis de ingesta de aceite varía en función de la calidad del mismo.
  • Ajo: además de reducir el colesterol de la sangre, dilata las arterias. Es preferible consumirlos crudos. La dosis indicada es de un diente de ajo crudo al día. También se puede tomar en forma de cápsulas de ajo.
  • Ginkgo biloba: es un poderoso vasodilatador, por lo que es uno de los mejores remedios para mejorar la circulación sanguínea. Asimismo, inhibe la sedimentación de plaquetas en las arterias, lo que hace que la sangre circule más fluidamente. La dosis habitual es de unos 120 mg de extracto al día, repartidos en tres tomas.
  • Espino: se vierte una taza de agua hirviendo sobre 2 cucharaditas de flores de espino blanco y dejar reposar durante 25 minutos. La dosis conveniente: una taza tres veces al día.
  • Graviola o guanábana: la dosis óptima es de 500 mg, una o dos veces al día.

Descubre: Todo lo que hay que saber sobre la presión arterial alta

La hipertensión, una batalla con varios frentes

Tenemos a nuestra disposición muchos remedios naturales que nos ayudarán a reducir nuestra presión arterial, pero hay que combinarlos sabiamente con un cambio en nuestros hábitos de vida.

La mejor hora para correr.

Es necesario pasar de ser completamente sedentarios a tener cierta actividad física para controlar nuestro peso y promover la actividad cardiocirculatoria. No es necesario que nos apuntemos a un gimnasio. Con tan solo caminar 30 minutos todos los días, ya estaremos haciendo un gran cambio.

La actividad física incentivará el consumo energético y calórico de nuestro organismo, promoviendo el incremento de la secreción de determinadas hormonas que ayudan a normalizar nuestros niveles de presión arterial y a depurar nuestra sangre a través de un incremento del volumen de orina (diuresis).

También, es importante tener muy en cuenta que quienes estén sometidos a un tratamiento farmacológico nunca deben suprimir dicho tratamiento, ya que el tratamiento natural ayuda pero no sustituye en caso de hipertensiones severas.

Esperamos que todos estos remedios naturales te sean de gran ayuda y que te incentiven para introducir hábitos más saludables en tu vida.

  • Coca, A., Aranda, P., Bertomeu, V., Bonet, A., Esmatjes, E., Guillén, F., ... & Rodríguez-Mañas, L. (2006). Estrategias para un control eficaz de la hipertensión arterial en España. Documento de Consenso. Hipertensión23(05), 152-6.
  • Payeras, A. C. (2005). Evolución del control de la hipertensión arterial en Atención Primaria en España. Resultados del estudio Controlpres 2003. Hipertensión22(1), 5-14.
  • Soca, P. E. M., & Teruel, Y. S. (2009). Hipertensión arterial, un enemigo peligroso. Revista Cubana de Información en Ciencias de la Salud (ACIMED)20(3), 92-100.