Hipervitaminosis: el exceso de vitaminas

12 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
La hipervitaminosis causada por un exceso de vitamina D es otra de las más usuales. Aunque tomar el sol sea la forma más conocida para obtener vitamina D, es muy poco probable que por mucho que nos expongamos al sol padezcamos una hipervitaminosis de este tipo.

La hipervitaminosis es una patología rara originada por un aporte excesivo de vitaminas. Sin embargo, este problema no conlleva a una consecuencia nefasta para la salud. Cuando las concentraciones de vitaminas son superiores a las necesidades el organismo, y no se eliminan por vía urinaria, pueden provocar un shock, así como una toxicidad nefasta para el metabolismo.

¿Qué son las vitaminas?

Las vitaminas son sustancias orgánicas complejas que desencadenan diferentes funciones en el organismo. Su asimilación es necesaria en pequeñas cantidades, por lo que se les conoce como micronutrientes.

La mayoría de las vitaminas, con excepción de la D, K, B1, B2 y ácido fólico, no son sintetizadas por el organismo. Debido a esto, su aporte debe ser externo, a través de la alimentación.

Cada una de las vitaminas ejerce una función que es única e insustituible en los procesos metabólicos del organismo. De esta forma, tanto un déficit como un exceso de estas sustancias va a afectar los procesos metabólicos del cuerpo. Veamos, a continuación, las hipervitaminosis más frecuentes.

Vitaminas
Las vitaminas son micronutrientes que desempeñan funciones importantes en el organismo.

Hipervitaminosis: exceso en vitamina A

La hipervitaminosis por exceso de vitamina A hace referencia a una reserva excesiva en el organismo de vitamina A, también conocida como retinol.

La causa principal que desencadena esta patología es un mal uso de los suplementos vitamínicos. En vez de consultar al médico sobre ello, mucha gente se automedica sin saber las consecuencias que este hábito puede ocasionar. Entre los efectos adversos de estos suplementos podemos destacar:

  • Defectos en el feto: una mujer embaraza debe tener excesivo cuidado con los suplementos vitamínicos y controlar la ingesta de esta vitamina. Es más peligroso durante el primer trimestre de embarazo.
  • Problemas hepáticos.
  • Alteraciones en el sistema nervioso central.
  • Disminución de la densidad ósea.

Además de ello, los síntomas y signos que padece una persona que sufre esta condición son variados. A continuación, listamos una serie de ellos que suelen ser los más característicos:

  • Anorexia y pérdida de peso.
  • Náuseas y vómitos.
  • Amenorrea.
  • Aumenta la facilidad de padecer infecciones.
  • Insomnio.
  • Irritabilidad.

Otro signo característico que no tiene peligro para la salud es la hipercarotenosis. Consiste en un exceso de carotenos que se depositan debajo de la piel dando un color amarillento en la palma de las manos.

Lee también: ¿Cuáles son los beneficios que aportan las zanahorias?

Hipervitaminosis: exceso de vitamina D

Vitamina D
La hipervitaminosis de vitamina D es poco común. Sin embargo, puede darse por un consumo excesivo de suplementos.

La hipervitaminosis causada por un exceso de vitamina D es otra de las más usuales. Aunque tomar el sol sea la forma más conocida para obtener vitamina D, es muy poco probable que por mucho que nos expongamos al sol padezcamos una hipervitaminosis de este tipo.

Tampoco una ingesta de alimentos ricos en esta vitamina la suelen causar, a no ser un exceso exagerado de aceite de pescados.

Por lo tanto, al igual que ocurre con la vitamina A, esta patología suele ser causa de un mal uso de los suplementos vitamínicos. Hoy en día, existen unas tablas donde se recogen las cantidades máximas tolerables de vitaminas para nuestro organismo.

Hay dos síntomas muy característicos de esta patología. Estos son:

  • Hipercalcemia: consiste en un aumento considerado de los niveles de calcio en la sangre. Esta situación conduce a otra serie de síntomas como náuseas, vómitos, alteraciones mentales, pérdida de apetito y de peso, cálculos renales y dolores articulares y musculares.
  • Calcinosis: este término hace referencia a la formación de depósitos de calcio y fosfato en los tejidos blandos como, por ejemplo, la piel y los riñones.

Hipervitaminosis: vitamina E

Al igual que las otras dos, el uso de la vitamina E en suplementos vitamínicos es la principal causa de esta patología. Por ello, no debes tomar o administrar vitaminas sin la supervisión médica o de un nutricionista.

A pesar de que también puede causar un cuadro de hipervitaminosis, la vitamina E se ha considerado segura a dosis grandes desde su descubrimiento. Cuando se excede una dosis de 800 UI pueden aparecer síntomas como:

  • Diarrea.
  • Fatiga.
  • Hipertensión arterial.
  • Problemas hepáticos.
  • Sangrado.
  • Disminución de la resistencia frente a infecciones bacterianas.

Descubre: Alimentos que aportan la vitamina E

Conclusión

Las hipervitaminosis no suelen ser muy frecuentes. La causa principal de las mismas es un al uso de los suplementos vitamínicos. Por ello, es fundamental seguir las recomendaciones de un médico o un nutricionista.

Comentar también que las hipervitaminosis de las vitaminas solubles no sueles darse, ya que, al ser vitaminas solubles, los excesos de las mismas se eliminan por el sudor o la orina, no como las liposolubles, que se acumulan en el organismo desencadenando los cuadros clínicos mencionados.

  • Alarcón-corredor, O. M. (2007). La Hipervitaminosis A : una enfermedad multisistémica. Revista De La Facultad De Farmacia.
  • García Rodríguez, A. M., Sánchez Velasco, M. J., Fernández Pérez, G. C., San Miguel Hernández, A., Fernández García, N., & Garrote Andrade, J. A. (2017). Hipervitaminosis B12 y cáncer de recto. Revista Del Laboratorio Clinico. https://doi.org/10.1016/j.labcli.2016.09.007
  • Garcia Doladé, N., Cereza García, G., Madurga Sanz, M., & Montero Corominas, D. (2013). Risk of hypercalcemia and hipervitaminosis D induced by calcifediol. Review of cases reported to the Spanish Pharmacovigilance System. Medicina Clinica. https://doi.org/10.1016/j.medcli.2013.02.021