Hipo crónico: ¿es posible tratarlo?

06 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
El hipo crónico puede influir todos los aspectos de la vida de una persona que lo padece, afectando sus relaciones personales y sus hábitos de sueño. Te contamos todo en este artículo.

Todo el mundo sabe lo que es el hipo y lo ha sufrido alguna vez. Consiste en una serie de contracciones involuntarias del diafragma que provocan el cierre de las cuerdas vocales, con ese sonido característico y gracioso. Sin embargo, el hipo crónico se aleja mucho de ser divertido.

El hipo crónico es una enfermedad rara. Se estima que solo hay 1 caso por cada 100 000 habitantes y consiste en que esas contracciones del diafragma se repiten durante periodos de más de 48 horas.

Padecer hipo crónico puede ser síntoma de otra enfermedad. Por ello es dificultoso tratarlo, ya que lo que hay que eliminar es la causa subyacente. En este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre este problema.

¿Cuáles son las causas del hipo crónico?

Como ya hemos mencionado, el hipo crónico es aquel que se mantiene durante días, e incluso semanas. Se alterna con periodos en los que el paciente no lo sufre. Sin embargo, la mayoría lo padecen varias veces en un mismo mes.

Esta patología suele ser consecuencia de otra enfermedad que se asiente en el tubo digestivo, frecuentemente en el esófago y el estómago, que son los dos órganos más en contacto con el diafragma. En concreto, la esofagitis por reflujo gastroesofágico es apuntada como una de las más culpables.

La esofagitis por reflujo es una enfermedad en la cual se lesiona el esófago debido a que el contenido ácido del estómago asciende y erosiona sus paredes. Este reflujo gastroesofágico está condicionado por muchos factores, como el tipo de comida, el tabaquismo y las infusiones calientes.

Aunque el hipo crónico pueda deberse a muchas causas, los hombres son más propensos a sufrirlo que las mujeres. Parece ser que el estrés y la ansiedad también son factores desencadenantes.

reflujo gastroesofágico e hipo crónico
La esofagitis por reflujo es una de las causas primordiales de hipo crónico

Quizá te interese: ¿Qué es el hipo?

¿Qué otras causas existen?

Como el hipo crónico consiste en contracciones involuntarias del diafragma, hay que tener en cuenta que cualquier lesión nerviosa que afecte a este músculo puede provocarlo. En primer lugar, se puede producir por alguna lesión cerebral en la zona que desencadena el reflejo.

Las enfermedades más frecuentes que lesionan las neuronas motoras involuntarias son la meningitis y la esclerosis múltiple. También se ha visto que el hipo crónico puede ser síntoma de algún tumor encefálico, o consecuencia de un accidente cerebrovascular que deja secuelas.

Una lesión en los nervios que conducen los impulsos hacia el diafragma también puede ser el detonante. Son los llamados nervios frénicos los que comunican el sistema nervioso central con el músculo abdominal. Parte de su recorrido es a través del cuello y del tórax, por lo que habría que descartar patologías en esa zona.

Por último, es importante destacar que el hipo crónico puede ser efecto secundario de algunos medicamentos y drogas. De hecho, a veces aparece tras una anestesia o técnica quirúrgica. También se ha observado en adictos al alcohol y a otros sedantes.

hipo por medicamentos
El hipo puede ser efecto secundario de algunos fármacos

Podría gustarte: ¿Por qué tenemos flato?

¿El hipo crónico tiene tratamiento?

El tratamiento de esta patología se basa en la solución de la causa subyacente que lo ha provocado. Es decir, si el hipo crónico se debe al reflujo gastroesofágico, lo más importante será tratar esta enfermedad, para la cual se emplean antiácidos que regulan el pH estomacal.

Sin embargo, también se han encontrado efectos beneficiosos en algunos medicamentos que pueden utilizarse para el hipo crónico como tal. La clorpromazina y la metoclopramida son fármacos que, de manera indirecta, ayudan. El primero se suele utilizar como antipsicótico, y el segundo sirve para las náuseas.

En el caso de que nada de eso funcione, existen técnicas quirúrgicas para tratarlo. Se basan en el bloqueo de los nervios frénicos, para así detener el impulso nervioso que contrae el diafragma.

Un problema más grande que el del hipo común

Debemos recordar que el hipo crónico es un síntoma muy incapacitante. Afecta a todos los aspectos de la vida del paciente, impidiéndole incluso dormir. Por ello, a la hora del tratamiento, es importante aportar también apoyo psicológico.

No estamos ante el hipo clásico, de corta duración, que desaparece enseguida. Las persona con hipo crónico pasan días enteros con el síntoma, y deben adecuar su existencia a esta molestia. Por eso resulta fundamental acompañarlos y ayudarlos.

  • Goñi Murillo, M. C. (2006). Attitude towards a patients with hiccups in Primary Health Care. Semergen, 32(5), 233–236. https://doi.org/10.1016/S1138-3593(06)73262-2
  • Orphanet: Hipo crónico. (n.d.). Retrieved May 13, 2020, from https://www.orpha.net/consor/cgi-bin/OC_Exp.php?Lng=ES&Expert=396
  • Hipo crónico: síntomas y diagnóstico - ScienceDirect. (n.d.). Retrieved May 13, 2020, from https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1636541012611313
  • Cabane, J. (2012). Hipo crónico: síntomas y diagnóstico. EMC - Tratado de Medicina, 16(1), 1–4. https://doi.org/10.1016/s1636-5410(12)61131-3