Hipomagnesemia: nivel bajo de magnesio en sangre

09 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
La hipomagnesemia es la presencia de valores bajos de magnesio en la sangre. Te explicamos cuáles son las causas y cómo se trata.
 

Se habla de hipomagnesemia cuando la cantidad de magnesio en sangre es menor a la considerada normal (entre 1,7 mg/dL y 2,2 mg/dL). En base a esas cifras, se establece que hay hipomagnesemia cuando los resultados de laboratorio son inferiores a 1,7 mg/dL.

Si quieres saber por qué se produce y cuáles son sus síntomas, te invitamos a seguir leyendo.

El magnesio en el cuerpo

El magnesio es un catión, es decir, un elemento con carga eléctrica positiva. Entre los cationes del cuerpo humano, es el más abundante fuera de la célula. A su vez, dentro de las células es el segundo más abundante (después del potasio).

En cuanto a los tejidos donde está presente, la mayoría del magnesio se halla en el hueso. Un 20 % se localiza en los músculos, y el resto se distribuye en los demás órganos.

La cantidad de magnesio corporal se regula entre la alimentación y la eliminación de orina. De esta forma, en una dieta normal y variada hay 360 miligramos de magnesio. Esa cantidad es suficiente para sostener el funcionamiento normal del organismo.

Los alimentos que más magnesio aportan al cuerpo humano son los cereales, las nueces y las legumbres. Asimismo, también hay magnesio en las verduras de hoja verde y en los frutos de mar, como los mariscos.

Causas de hipomagnesemia

Los expertos Joel Michels Topf y Patrick T. Murray hablan de cuatro causas principales de hipomagnesemia:

  • Menor ingreso al organismo: es una causa rara e infrecuente de este trastorno. Cuando disminuye la ingesta de magnesio, al sistema renal le cuesta retenerlo. Puede ocurrir cuando hay estados de desnutrición o de alcoholismo crónico. De igual manera, la hipomagnesemia es un efecto adverso en personas que son alimentadas parenteralmente (por vena) y no por vía oral.
 
  • Mayores pérdidas: si el sistema digestivo no es capaz de retener y absorber el magnesio que ingresa con los alimentos, también se generará hipomagnesemia. Una diarrea, por ejemplo, podría ser causa de menor absorción.
Insuficiencia renal hipomagnesemia

Sigue leyendo: Nutrición e insuficiencia renal: todo lo que debes saber

  • Hiperparatiroidismo: como bien explica Helbert Rondón-Berríos, las personas que sufren esta patología son afectadas por lo que se conoce como “redistribución del magnesio”. Al haber déficit de la paratohormona (hormona que aumenta el calcio en la sangre), se afecta el metabolismo del magnesio. De esta forma, es retenido por el hueso y no se hace presente en la sangre.
  • Disfunción renal: como el equilibro del magnesio depende de su excreción renal, cuando hay patologías en los riñones también puede haber hipomagnesemia. De hecho, existe una condición genética ─conocida como síndrome de Gitelman─ en la que los niños nacen con una alteración de los túbulos renales que les impide retener potasio, calcio y magnesio.

Síntomas de hipomagnesemia

En la mayoría de los casos, la hipomagnesemia no genera síntomas por sí misma. Las señales que se hacen evidentes son provocadas por otras sustancias asociadas. Por ende, la principal generadora de síntomas es la falta de potasio que acarrea la hipomagnesemia.

 
Alimentos que aportan potasio con una pizarra que pone "potassium"

Sigue descubriendo: Potasio: regulación y funciones

Una vez que el cuerpo está con déficit de magnesio y de potasio, es probable que disminuya también el calcio. Entonces, la hipocalcemia se suma también a los síntomas.

De esta forma, el especialista James L. Lewis detalla el siguiente cuadro clínico:

  • Náuseas y vómitos.
  • Debilidad y cansancio.
  • Anorexia: falta de apetito.
  • Temblores musculares: pueden ser pequeños, como fasciculaciones o espasmos severos.
  • Síntomas tetánicos: generados por una contractura extrema de los músculos.
  • Convulsiones: según varios investigadores del Hospital Universitario de Getafe, las alteraciones del medio interno sanguíneo también pueden alterar la transmisión nerviosa de las neuronas.

Tratamiento a seguir

Si la hipomagnesemia no es severa y solo se detecta en un análisis rutinario, el tratamiento es simple. La indicación será una dieta con alimentos que contengan magnesio, en primera instancia. Luego, se buscará la causa subyacente de la alteración.

Si a pesar de la dieta no hay mejoría en los valores de magnesio sanguíneo, se recurrirá a suplementos recetados por el médico. Siempre será preferible administrar los suplementos por vía oral.

 

Asimismo, la vía parenteral de aplicación del magnesio es para casos graves (con síntomas que afectan la calidad de vida). No obstante, también optan por ella los pacientes que no puedan utilizar la vía oral, por ejemplo, por cirugías digestivas. Asimismo, en las personas alcohólicas crónicas con hipomagnesemia también se suele preferir esta vía.

Si la hipomagnesemia se acompaña de un bajo potasio o un bajo calcio sanguíneo, estos también deberán tratarse. Así lo demuestra el siguiente estudio publicado por la Revista de Reumatología Clínica en 2008. De hecho, lo ideal es que se suplementen todas las sustancias porque si se mejora un solo valor (por ejemplo, el potasio) sin corregir los otros, el efecto no es duradero.

Combatir la hipomagnesemia

Si te han detectado un valor bajo de magnesio en la sangre, el profesional médico te indicará una dieta adecuada a seguir y un tratamiento apropiado según tu caso. Con el simple cumplimiento de estas medidas, la alteración desaparecerá.

Asimismo, recuerda mantener un estilo de vida saludable y estar atento ante cualquier síntoma para prevenir a tiempo esta clase de problemas.

 
  • Weisinger, JR y Bellorín-Font, E. (1998). Magnesio y fósforo. The Lancet, 352 (9125), 391–396. https://doi.org/10.1016/s0140-6736(97)10535-9.
  • Topf, JM y Murray, PT (2003). Revisiones en Endocrine and Metabolic Disorders, 4 (2), 195-206. https://doi.org/10.1023/a:1022950321817.
  • Cseh, S. B., and H. Crenovich. "Hipomagnesemia en el sudeste de la provincia de Buenos Aires, Argentina." Arch Med Vet 28 (1996): 111-116.
  • Rondón-Berríos, Helbert. (2006). Hipomagnesemia. Anales de la Facultad de Medicina67(1), 38-48. Recuperado en 05 de julio de 2020, de http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1025-55832006000100007&lng=es&tlng=es.
  • Guijarro de Armas, Mª G., Vega Piñero, B., Rodríguez Álvarez, S. J., Civantos Modino, S., Montaño Martínez, J. M., Pavón de Paz, I., & Monereo Megías, S.. (2010). Convulsiones secundarias a hipomagnesemia severa en paciente con intestino corto. Nutrición Hospitalaria25(6), 1037-1040. Recuperado en 05 de julio de 2020, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112010000600022&lng=es&tlng=es.
  • González Domínguez, J., Escudero Contreras, A., Pérez Guijo, V., Martínez Sánchez, FG, Caracuel Ruiz, M. Á., Y Collantes Estévez, E. (2008). Condrocalcinosis e hipomagnesemia: evolución clinicorradiológica. Reumatología Clínica, 4 (1), 37–39. https://doi.org/10.1016/s1699-258x(08)71794-7.
  • Hipomagnesemia. Last full review/revision March 2018 by James L. Lewis, III, MD. https://www.msdmanuals.com/es/professional/trastornos-endocrinol%C3%B3gicos-y-metab%C3%B3licos/trastornos-electrol%C3%ADticos/hipomagnesemia.