Hipoparatiroidismo: complicaciones y prevención

Raquel Lemos Rodríguez · 20 abril, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biotecnólogo Alejandro Duarte el 24 marzo, 2019
El hipoparatiroidismo también es conocido como hipocalcemia. Hoy descubrirás lo que puede provocar este trastorno y sus posibles opciones para prevenirlo.

El hipoparatiroidismo es una enfermedad endocrina que provoca un desequilibrio en las glándulas tiroides. Este trastorno hace que estas glándulas produzcan muy poca PTH (hormona paratoidea).

Como consecuencia, los niveles de calcio disminuyen mientras que los de fósforo aumentan muy por encima de lo normal. Aunque el hipoparatiroidismo puede aparecer como una patología aislada, en ocasiones, suele estar asociada a otro tipo de enfermedades.

Contrariamente a otras enfermedades relacionadas con la tiroides, el hipoparatiroidismo se considera un trastorno raro.

No obstante, a pesar de que no se manifieste con la frecuencia que puedan tener otras patologías asociadas a la tiroides, la gravedad de las complicaciones que pueden manifestarse tras el diagnóstico de hipoparatiroidismo hace que sea indispensable abordar esta patología de manera extensa dada su importancia.

Causas del hipoparatiroidismo

El artículo Pilares para el enfoque y tratamiento adecuado del paciente con hipoparatiroidismo señala cuáles son algunas de las causas de esta enfermedad endocrina. Aunque la más frecuente y que tiene una presencia en el 75% de los casos es su manifestación tras una intervención quirúrgica, existen otras opciones:

  • Autoinmune: puede darse debido al uso de la inmunoterapia para tratar algún tipo de enfermedad, como el cáncer.
  • Funcional: es causado debido a la presencia elevada o deficiente del magnesio en la sangre.
  • Destrucción por radiación: como consecuencia del tratamiento para el hipertiroidismo que consiste en utilizar yodo radioactivo.
  • Metástasis: reproducción de las células cancerígenas, específicamente, del cáncer de mama.
Metástasis

Además de estas causas, existen otras en las que pueden intervenir diferentes síndromes (síndrome de DiGeorge, síndrome HDR, etc.) o trastornos (mitocondriales o de gen desconocido).

No nos podemos olvidar, en ningún caso, de aquellas circunstancias en los que el hipoparatiroidismo aparece debido a casos aislados (como mutaciones en PTH o CasR, entre otras).

Complicaciones

Ahora que ya hemos visto qué puede provocar un diagnóstico con hipoparatiroidismo, es el momento de que abordemos las complicaciones que pueden presentarse.

Entre ellas podemos empezar con aquellas que podemos considerar como menos graves. Por ejemplo, la presencia de piel muy seca que llega a formar escamas, calambres musculares y hormigueo en las extremidades.

En otras ocasiones, los pacientes pueden manifestar menstruaciones más dolorosas de lo habitual, uñas quebradizas, cabello que seco y quebradizo, o dolor abdominal frecuente. Sin embargo, estos síntomas pueden complicarse hasta el punto de que lleguen a presentarse:

  • Convulsiones.
  • Cataratas.
  • Depósitos de calcio en tejidos.
  • Disminución del estado de conciencia.

En algunos casos como el que presenta el artículo Hipoparatiroidismo idiopático y demencia se puede manifestar demencia.

No obstante, según diferentes estudios y pruebas si no hay hipocalcemia esta situación se puede revertir por completo gracias a un tratamiento con vitamina D. Por eso, es importante diagnosticar esta enfermedad lo antes posible.

Lee: Cuidar la tiroides: la alimentación que la favorece

Prevención

Endocrinólogo

Con respecto a la prevención del hipoparatiroidismo, en la actualidad no existe nada que nos pueda permitir impedir o reducir las probabilidades de contraer esta patología. Sin embargo, se pueden poner en práctica algunas medidas que nos pueden ayudar a abordar este problema antes de que vaya a más.

Por ejemplo, si tenemos una cirugía programada para la tiroides o el cuello y justo tras esta empezamos a notar hormigueo en las extremidades o algunos de los síntomas más leves que hemos descrito anteriormente, es necesario poner esto en conocimiento del médico. De esta manera, podremos iniciar un tratamiento rápido que evite que el hipoparatiroidismo progrese y nos termine afectando de forma más grave.

Es importante que no tomemos como normal ningún síntoma que no pueda causar alarma. Los problemas derivados del hipoparatiroidismo aparecen de forma gradual y van aumentando su gravedad a medida que no les pone solución.

Descubre: Fisiología de la tiroides

Por eso, si hemos pasado por una operación de cuello o tiroides, como ya hemos señalado, cualquier síntoma de los mencionados es un motivo para ir al médico lo antes posible.

La razón por la que debemos ser rápidos para que nos puedan realizar un diagnóstico adecuado que determine si tenemos o no hipoparatiroidismo es debido a que una vez este empieza a afectarnos, a los ojos provocándonos cataratas o haciendo que se empiecen a formar depósitos de calcio en tejidos como el cerebro (lo que causa convulsiones o desvanecimientos), es muy difícil de revertir.

De ahí la necesidad de centrarnos en la prevención. ¿Alguna vez alguien de tu alrededor ha sido diagnosticado con este trastorno?

  • Albalate Ramón, M., de Sequera Ortiz, P., & Rodríguez Portillo, M. (2012). Trastornos del calcio, el fósforo y el magnesio. Nefrología7(1), 0.
  • Barquero Melchor, H., Delgado Rodríguez, M. J., & Juantá Castro, J. (2015). Hipocalcemia e hipoparatiroidismo post-tiroidectomía.
  • Crespo Valadés, E., Blanco Jarava, A., & Malmierca Corral, M.. (2007). Calcificaciones cerebrales en hipoparatiroidismo idiopático crónico. Anales de Medicina Interna24(2), 102-103. Recuperado en 16 de marzo de 2019, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-71992007000200015&lng=es&tlng=es.
  • Prieto, Jimena, Magalhaes, Germán, Pessolano, Miguel, Quintana, Eduardo, Pereyra, Delia, & Llorens, Mario. (2009). Crisis paratiroidea hipercalcémica. Archivos de Medicina Interna31(2-3), 81-84. Recuperado en 16 de marzo de 2019, de http://www.scielo.edu.uy/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1688-423X2009000200007&lng=es&tlng=es.
  • Rodríguez, A. (1957). Un probable caso de hipoparatiroidismo idiopático. Revista de la Facultad de Medicina25(9-12), 476-497.