Hipotiroidismo: ¿es posible mejorarlo con alimentos?

Carolina Betancourth · 1 junio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 20 febrero, 2019
Para estimular la producción de hormonas tiroideas y evitar el hipotiroidismo, además de seguir el tratamiento adecuado, se pueden incluir en la dieta algunos alimentos. Te contamos cuáles son.

El hipotiroidismo es un trastorno que se produce cuando la glándula tiroidea se debilita y disminuye la segregación de hormonas. Como consecuencia, se presentan una serie de síntomas, ya que esta actividad hormonal es la que se encarga de regular las reacciones metabólicas, neuronales y cardiocirculatorias de todo el cuerpo.

Al parecer, su desarrollo podría estar relacionado con la mala alimentación, la exposición a las toxinas, el estrés y otros hábitos poco saludables que afectan la salud en general. Sin embargo, existen algunos alimentos que se pueden incluir en la dieta y otros que se deben evitar para ayudar al buen funcionamiento de esta glándula. Te contamos cuáles son.

¿Cuáles son los síntomas del hipotiroidismo?

Una persona que desarrolla esta enfermedad, presenta poco a poco varios cambios en su cuerpo a causa del desequilibrio hormonal. Según una publicación de la Clínica Mayo, estos los signos y síntomas más comunes:

  • Estreñimiento.
  • Piel seca.
  • Aumento de peso.
  • Hinchazón de la cara.
  • Ronquera.
  • Debilidad muscular.
  • Aumento en el nivel del colesterol en la sangre.
  • Dolor, sensibilidad y rigidez muscular.
  • Dolor, rigidez o inflamación de las articulaciones.
  • Períodos menstruales irregulares o más intensos de lo normal.
  • Afinamiento del cabello.
  • Ritmo cardíaco lento.
  • Depresión.
  • Memoria deficiente.
  • Glándula tiroides agrandada (bocio).

No olvides leer: 8 señales de alarma para el hipotiroidismo

¿Hay alimentos que ayudan a controlar el hipotiroidismo?

Tras recibir el diagnóstico de hipotiroidismo es necesario hacer algunos cambios en la dieta para evitar el aumento excesivo de peso y otras consecuencias, debido a la disminución de las hormonas tiroideas.

Por otro lado, aunque un cambio en la alimentación por sí solo no es suficiente para mejorar la función de la tiroides, existen algunos alimentos que podrían ser efectivos para controlar los trastornos de esta glándula.

Alimentos ricos en yodo

Muchos de los casos de hipotiroidismo se dan por su deficiencia. En relación a esto, una publicación de National Institutes of Health señala que una persona con deficiencia de yodo no produce la cantidad suficiente de la hormona tiroidea. 

Por su parte, las necesidad diaria de este mineral es de 150 microgramos al día para adultos y adolescentes, 220 para mujeres embarazadas y 290 para madres lactantes.

Estas cantidades se pueden obtener a través del consumo de ciertos alimentos, como los siguientes:

  • Pescados como el bacalao y el atún, algas, camarones y otros mariscos.
  • Leche, yogurt y queso.
  • Productos hechos a base de granos, como panes y cereales.
  • Frutas y verduras (aunque la cantidad depende del yodo en el suelo donde crecieron).
  • Sal yodada.

No obstante, es importante aclarar que consumir mucho yodo podría causar el efecto contrario, y suprimir la actividad de la glándula tiroides.

Selenio

Una dieta balanceada que contenga alimentos ricos en selenio, como las semillas de girasol o las nueces de Brasil, puede ser beneficiosa para el buen funcionamiento de la tiroides.

De hecho, un estudio publicado en International Journal of Endocrinology sugiere que el selenio tiene una relación directa con el hipotiroidismo, y su consumo, a través de alimentos o suplementos, es importante no solo para prevenir la enfermedad sino también para mantener una buena salud en general.

Tiroxina

La tiroxina es un tipo de hormona producida por la glándula tiroides, que ayuda a controlar el metabolismo y el crecimiento. Esta, se encuentra en los siguientes alimentos:

  • Productos lácteos.
  • Carnes.
  • Pescado.
  • Huevos.
  • Nueces.
  • Fríjoles.
  • Avena.
  • Trigo.

Aunque, en la mayoría de los casos, la recomendación del médico será tomar suplementos.

Alimentos que se deben evitar

Así como hay algunos alimentos que pueden contribuir a regular la función de la tiroides, existen otros que es mejor evitar para no afectar la producción de esta.

Soya

Al parecer, la soya y los alimentos hechos a base de este ingrediente, podrían detener la actividad de una enzima que produce hormonas tiroideas.

Según una publicación de Cleveland Clinic, el consumo excesivo de soya puede representar un problema para las personas que sufren de hipotiroidismo, ya que se cree que esta interfiere en la capacidad del cuerpo para absorber el medicamento. 

Alimentos ricos en fibra

Al momento de hablar de una alimentación balanceada, siempre se recomienda incluir alimentos ricos en fibra. Sin embargo, una publicación de la Clínica Mayo plantea que su consumo, en grandes cantidades, podría interferir con la correcta absorción de los medicamentos para la tiroides.

Lee también: ¿Cuándo no debo consumir alimentos ricos en fibra?

Para tener en cuenta

Finalmente, en caso de presentar alguno o varios de los síntomas citados anteriormente, lo recomendable es acudir al médico para recibir un diagnóstico preciso. Los alimentos aquí mencionados son solo un complemento de la dieta, y su consumo debe estar supervisado por un especialista.

  • Hage MP, et al. (2012). The link between thyroid function and depression. DOI: dx.doi.org/10.1155/2012/590648
  • Mayo Clinic Staff. (2015). Hypothyroidism (underactive thyroid): Symptoms and causes. mayoclinic.org/diseases-conditions/hypothyroidism/symptoms-causes/dxc-20155382
  • National Institutes of Health. Iodine. (2020). Recuperado el 18 de mayo de 2020. https://ods.od.nih.gov/factsheets/Iodine-Consumer/
  • Cleveland Clinic. Thyroid Issues? What You Should Know About Foods and Supplements to Avoid. (2019). Recuperado el 18 de mayo de 2020. https://health.clevelandclinic.org/thyroid-issues-what-you-need-to-know-about-diet-and-supplements/
  • Ventura, M., Melo, M., & Carrilho, F. (2017). Selenium and thyroid disease: From pathophysiology to treatment. In International Journal of Endocrinology. https://doi.org/10.1155/2017/1297658