Hipotiroidismo, síntomas y tratamiento de la enfermedad

Dado que el hipotirodismo ralentiza nuestro metabolismo, es probable que nos cueste más perder peso y que lo ganemos fácilmente. Seguiremos una dieta equilibrada, baja en grasas y proteínas animales

El hipotiroidismo es la consecuencia de los bajos niveles en sangre de las hormonas tiroideas (T3 y T4). Esta condición se presenta debido a una función deficiente de la glándula tiroides.

Estas hormonas son fundamentales para el correcto funcionamiento del metabolismo de nuestro cuerpo. Si sus niveles son bajos, se verán alteradas muchas funciones. Manifestándose esta alteración, se presentarán síntomas de diversa índole.

Tipos de hipotiroidismo

Cuidar la tiroides

Tiroiditis de Hashimoto

Hay diversas causas de hipotiroidismo, pero la más común y conocida es la tiroiditis de Hashimoto. Esta es una enfermedad autoinmune, en la que nuestro organismo por error ataca a la tiroides

  • Se irá viendo mermada la función de la tiroides progresivamente.
  • Es mucho más común en mujeres, sobre todo a partir de los 40 años.

Extirpación

Otra de las causas, resulta cuando a un paciente con hipertiroidismo se le extirpa parcial o totalmente la glándula.

  • Como consecuencia sufrirá un hipotiroidismo.
  • Lo mismo puede pasar en pacientes tratados con fármacos antitiroideos durante un tiempo prolongado.

Te puede interesar: 5 remedios con hierbas medicinales para cuidar la tiroides

Hipotiroidismo congénito

Otra, mucho menos común, es el hipotiroidismo congénito. Aparece en los recién nacidos. Puede ser grave si no se trata.

  • Sin embargo, hoy en día está establecido un análisis de hormonas tiroideas a todos los recién nacidos.
  • Por lo tanto, son diagnosticados y tratados de forma inmediata.

El diagnóstico se realiza mediante un análisis clínico de hormonas tiroideas. Si la enfermedad está presente, sus niveles serán bajos. Además los niveles de TSH, que es la hormona que estimula al tiroides para que segregue la T3 y la T4  estarán elevados.

Solo veremos, tanto la T3, T4 como la TSH disminuidas, en un tipo de hipotiroidismo más raro, el secundario o hipofisario.

  • Según estudios, la causa más común de hipotiroidismo es la deficiencia de yodo en la dieta.

Síntomas del hipotiroidismo

Los síntomas aparecen paulatinamente y se pueden resumir con la disminución de los procesos corporales. Al principio puede confundirse con depresión, pues el paciente tiene:

  • Cansancio.
  • Apatía.
  • Indiferencia.
  • Somnolencia.
  • Pérdida de memoria.
  • Falta de concentración.

El paciente aumentará de peso sin variar sus hábitos alimenticios. También verá aumentados sus niveles de colesterol, puede perder pelo, sentir intolerancia al frío, tener la piel más seca, sufrir estreñimiento, alteraciones menstruales, etc.

Cuando el hipotiroidismo ya está instaurado y sin tratamiento, el aspecto de la cara es muy característico: los párpados están caídos y los ojos y la cara hinchados, la expresión es tosca, la voz ronca y la dicción lenta.

Ver también: 4 hábitos alimenticios para mejorar la salud de la tiroides

Tratamiento del hipotiroidismo

hipotiroidismo

El hipotiroidismo no se puede curar, pero se puede controlar con éxito debido a la administración de levotiroxina, que es la T4.

Requiere un ajuste muy controlado de la dosis y analíticas constantes para comprobar los niveles de T4. Sin embargo, permite tener una vida normal, sin complicaciones.

  • Esto será posible, si el paciente es cumplidor con el tratamiento y le comunica al médico cualquier alteración que note en su organismo.

Uno de los síntomas peor tolerados por los pacientes es el aumento de peso y la dificultad para perderlo; por ello, es muy importante una dieta equilibrada, con bajo consumo de proteínas animales, exceptuando las de pescado, que deben ser sustituidas por proteínas vegetales.

La dieta deberá ser rica en frutas y verduras y baja en productos grasos. Se deben evitar las verduras crudas tipo col lombarda y rábanos; no tomar caldo, sopa o agua resultante de hervir alimentos bociógenos, que son:

  • En menor cantidad: espinacas, zanahoria, rábano.
  • Nueces, piñones, cacahuetes.
  • Crucíferas: col, berza, coles de Bruselas, coliflor, repollo, brócoli.
  • Nabo, semillas de mostaza.
  • Yuca.

También se debe evitar el consumo de  soja y productos elaborados con soja.