Histamina: síntesis, liberación y funciones

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
· 14 abril, 2019
La histamina es una sustancia endógena almacenada en unas células denominadas mastocitos. Participa en numerosos procesos fisiológicos que veremos a continuación.

La histamina es una amina idazólica que está involucrada en las respuestas locales del sistema inmunitario. Esta molécula también regula funciones normales en el estómago y actúa como un neurotrasmisor en el sistema nervioso central (SNC). Fuera del SNC, actúa como un mediador de numerosos procesos fisiológicos.

Desde los años 50, se sabe que esta molécula está en el cerebro, pero hasta hace poco se desconocían sus funciones, las cuales las veremos más adelante con más detalle.

En el sistema, la histamina se encuentra almacenada principalmente en los mastocitos del tejido conjuntivo y en las células basófilas de la sangre. Estas células son, eminentemente, secretoras y constituyen un sistema que responde a una gran variedad de estímulos endógenos y exógenos a través de múltiples mecanismos celulares.

En condiciones normales, la histamina de los mastocitos se encuentra almacenada en gránulos secretores que contienen una matriz de heparina y de diversas proteínas. Junto con varias hidrolasas, se halla asociada, en su mayor parte, a la matriz por enlaces iónicos, pero una pequeña parte puede estar en forma libre.

Mecanismos de liberación

Neuronas
La histamina participa en numerosos procesos fisiológicos. Entre ellos, es un regulador importante de los neurotransmisores.

Para que la histamina pueda ser liberada, debe cruzar la membrana granular y celular. La liberación puede ser citotóxica, tras la ruptura de ambas membranas, o exocitótica, mediante la fusión previa de estas, sin deterioro celular.

La histamina es liberada en el curso de procesos fiosiológicos como la secreción del jugo gástrico. Sin embargo, se conoce mucho mejor su participación en procesos patológico, en los que es liberada de forma más o menos explosiva, como sucede en las reacciones inflamatorias y en las reacciones de hipersensibilidad inmediata.

En estos casos, con frecuencia, la histamina es uno más de los mediadores que son liberados de forma simultánea.

Son múltiples los agentes físicos y químicos que provocan la liberación de histamina. Entre los físicos se encuentran:

  • Calor.
  • Radiaciones.
  • Frío.
  • Traumatismos.

En cuanto a los segundos, el número y la variedad son extraordinarios y han de encontrar en la membrana moléculas receptoras con la que interactúen.

Dependiendo del tipo de interacción, se desencadenarán secuencias de pasos diferentes que terminarán invariablemente por elevar la concentración de calcio intracelular. Entre estos estímulos podemos nombrar, por ejemplo:

  • Antígenos.
  • Agentes citotóxicos.
  • Enzimas.

Respuesta general de la histamina en el cuerpo humano

Recreación células sanguíneas
La histamina es la molécula más representativa en un shock anafiláctico. Ante los alérgenos, se produce una salida masiva desde las células.

Cuando la histamina se inyecta en la circulación general, puede producir enrojecimiento de la piel, taquicardia, cefalea pulsátil e hipotensión. Estos efectos son directamente dependientes de la dosis, es decir, al aumentar la dosis administrada de histamina, los efectos se potencian.

Localmente, produce edema, prurito, urticaria y broncoconstricción. Además, la histamina contribuye con otros mediadores al shock anafiláctico. Por otra parte, es evidente su papel en la respuesta inmunitaria, en la inflamación, secreción gástrica y regulación circulatoria, entre otras funciones que veremos a continuación.

Descubre: ¿Qué son las inmunoglobulinas?

Funciones de la histamina en el organismo

Son muchas las funciones que desempaña la histamina en nuestro cuerpo. Entre ellas vamos a destacar 5.

Procesos alérgicos

La histamina está considerada como un modulador tanto de la respuesta inmune humoral como de la celular, así como el mayor mediador de reacciones de hipersensibilidad. Si se aplica a grandes dosis o es liberada durante una anafilaxia, ocasiona disminución profunda de la presión arterial.

Neurotransmisión

Por otra parte, la histamina puede actuar como un neuromodulador, regulando las respuestas a otros neutransmisores. Interactúa como la acetilcolina, opiáceos, GABA, etc. Además, incrementa la excitabilidad de las neuronas del SNC. Regula funciones hipotalámicas, relación vigilia/sueño, regula el apetito y funciones vegetativas.

Regulación cardiovascular

Recreación vasos sanguíneos: histamina
Con un papel inmunológico importante, la histamina provoca vasodilatación para atraer más células inmunológicas.

Actúa como un vasodilatador al interaccionar con sus receptores. La liberación de histamina conlleva a un aumento en la permeabilidad capilar por efectos sobre los vasos pequeños, como consecuencia de la salida de proteínas plasmáticas y de líquidos hacia los espacios extracelulares.

Lee: Sistema inmunológico debilitado: ¿cómo darte cuenta?

Acción sobre el músculo liso extravascular

Esta sustancia produce contracción de los músculos lisos. Las respuestas variarán ampliamente hasta en una misma persona. Pequeñas dosis de la molécula también desencadenan broncoconstricción en personas con asma bronquial, como vimos anteriormente.

Secreción de jugo gástrico

La histamina actúa como un potente secretagogo gástrico y desencadena la excreción de ácido por las células parietales. Además, también aumenta de forma notable la producción de pepsinógeno y factor intrínseco. Por lo tanto, es el mediador predominante de la secreción ácida del estómago, por estimulación de los receptores H2.

  • Cienfuegos, A. (2010). Secreción gástrica e inhibidores de bomba de protones. Red de Revistas Científicas de América Latina y El Caribe, España y Portugal. Retrieved from https://www.redalyc.org/html/3377/337731595018/
  • Sociedad Española de Inmunología Clínica, A. y A. P. (n.d.). Anafilaxia. Retrieved April 13, 2019, from http://pacientes.seicap.es/es/anafilaxia_23857