3 estrategias sencillas para llenar nuestro hogar de calma y positividad

Para conseguir que la calma reine en nuestro hogar, además de promover las relaciones saludables entre los miembros de la familia, debemos procurar que haya luz, así como un espacio natural

La positividad es, por encima de todo, una emoción que percibimos desde el exterior y que, a su vez, podemos también crear interiormente con nuestra actitud y apertura emocional para influenciar a otros.

Lo creamos o no, nuestras casas también disponen de su “energía particular, pero en este caso nos referimos básicamente a ese ambiente que sus propios habitantes crean con sus interacciones, emociones y con su estilo de vida.

Una familia habituada a discutir, a gritar y a crear conflictos genera un ambiente tenso e incómodo donde nadie se va a sentir a gusto. A su vez, una iluminación oscura, con espacios desordenados y muy llenos genera también sensación de ahogo y malestar.

Así pues, podemos decir que la percepción de calma y positividad de un hogar está formada por la interacción cotidiana de quienes lo habitan y por el propio espacio físico de esa casa.

En el siguiente artículo queremos proponerte sencillas estrategias para que, a través de pequeños cambios, la percepción de tu hogar te transmita mayor equilibrio y bienestar. ¿Te gustaría tomar nota?

1. La calma que genera la luz

5 ideas para llenar nuestro hogar de calma

Es posible que nuestro hogar no disponga de demasiado espacio, que no tengamos terrazas ni balcones, y que las ventanas tampoco sean muy grandes.

Si esto es así, hemos de aprovechar al máximo todos esos espacios por donde entre luz natural, porque si hay un elemento capaz de aportarnos calma y positividad son los rayos solares. 

Te recomendamos leer “cómo convertirte en un imán de energía positiva”

Ten en cuenta las siguientes sugerencias para aprovechar al máximo la luz de nuestro hogar y propiciarla aún más:

  • Las ventanas altas son las que generan una iluminación más uniforme.
  • Pinta los marcos de las ventanas y las puertas de blanco. De este modo, creamos una ambientación donde la luz reverbera con mayor intensidad y naturalidad para ofrecernos calma.
  • Si te es posible, el hecho de instalar puertas con cristales hará que la luz fluya de un modo muy agradable, dando incluso mayor sensación de espacio en el hogar.
  • Los espejos también son muy adecuados para ofrecer más luminosidad a las distintas estancias, así como los colores cálidos para las paredes.
  • Tampoco olvides que a la hora de usar cortinas las de lino blanco, organza o gasa son ideales.

2. Elementos decorativos con carga positiva

5 ideas para llenar nuestro hogar de energía positiva (1)

Como ya sabes, el “feng shui(literalmente, “viento y agua”) es ese sistema filosófico chino de origen taoísta que nos enseña de qué modo la disposición de los muebles en nuestro hogar, y los elementos que en él incluimos, impacta en nuestro equilibrio emocional.

Tanto si creemos en este tipo de corrientes como si no, no deja de ser interesante el concepto de cómo determinados materiales, luces o la orientación de los objetos y muebles en nuestra casa nos afectan de un modo u otro.

  • Pensemos, por ejemplo, en el claro efecto de situar nuestro espacio de trabajo (ahí donde tenemos el ordenador, o donde cocinamos, o donde dibujamos o tejemos…) frente a una ventana o ante una pared. El cambio es impactante.
  • Ahora piensa también en cómo nos suelen relajar determinados objetos de calma, como colgantes móviles, plantas, piedras, fuentes, velas o incluso el incienso. Todo ello tiene un claro impacto sobre nuestros sentidos y sobre nuestro cerebro.
  • Para aprovechar todos estos beneficios, piensa en aquello que a ti te relaja. Si te gustan las velas aromáticas, sitúalas en zonas estratégicas. Todo lo que tenga “luz” y lo que tenga algún componente natural (madera, piedra, fibras naturales) genera siempre una agradable calma.

Descubre cómo hacer velas aromáticas en casa

3. Un rincón de vida y calma

5 ideas para llenar nuestro hogar de energía positiva (3)

Las plantas son vida. Generan luz, color, movimiento y estimulan tanto nuestros sentidos como nuestra calma. No importa si tu hogar no es muy amplio: siempre disponemos de algún pequeño rincón donde construir un “pequeño espacio de paz”.

  • En este espacio particular podemos, por ejemplo, crear un pequeño huerto como el que ves en la imagen.

No dudes en hacer que los más pequeños colaboren en este proyecto, ya que de ese modo fortalecemos el vínculo con ellos y propiciamos que también puedan distraerse y encontrar calma en este lugar de la casa.

  • En lugar de un huerto, si lo deseamos, podemos crear un rinconcito donde situar esas plantas que son capaces de purificar nuestro hogar. Serían las siguientes:
    • Las orquídeas
    • Los helechos
    • El aloe vera
    • El lirio de paz
    • El rododendro
    • El tronco de Brasil
    • El poto
    • La flor de la Luna

Te recomendamos leer “sé parte de quien te ofrece luz, no oscuridad”

Para concluir, como ves, estas tres ideas son sencillas de aplicar en nuestro hogar.

Tal y como te hemos señalado al inicio, un hogar con más luz, con colores cálidos y objetos relajantes generará sin duda mayor calma en nosotros pero, sin duda, la dinámica familiar es el motor que más impacto suele tener en la “carga energética” de un hogar.

Así pues, cuida de tus relaciones y favorece siempre las emociones positivas en casa.