Holter: ¿en qué consiste?

3 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
El holter es un electrocardiograma que se realiza de manera portátil para medir el ritmo cardíaco durante un día completo. Este artículo te contará para qué se utiliza y qué debes saber si debes realizarte el estudio.

Realizar un electrocardiograma de forma ambulatoria, es decir, con el paciente realizando sus actividades cotidianas, no es algo totalmente novedoso. La idea del holter fue introducida en el año 1961 por Norman J. Holter.

Debido a su inventor, se denomina holter al registro de la actividad cardíaca durante por lo menos veinticuatro horas. Este registro se hace a través de un aparato pequeño que la persona lleva adherido a su cuerpo durante el tiempo estipulado.

¿Para que sirve el holter?

El holter permite registrar la actividad del corazón en tiempo real y durante la realización de las actividades de la vida cotidiana. Allí reside su importancia y el potencial que tiene para el diagnóstico que realizan los cardiólogos.

En general, el holter es solicitado por el especialista una vez que se ha realizado un electrocardiograma convencional en el consultorio. Si quedan dudas o si se sospecha una patología que sólo puede inferirse a través de un registro de larga duración, se programa la prueba.

El registro de la actividad cardíaca de larga duración se puede grabar de tres formas: continua, intermitente y analítica:

  • Continua: con un sistema parecido al que utiliza el electrocardiograma de consultorio graba los latidos en una cinta analógica.
  • Intermitente: no se registran las veinticuatro horas completas del holter, sino períodos preestablecidos de antemano.
  • Analítica: es en tiempo real y realiza un electrocardiograma constante para cada latido que sucede durante el tiempo que dura el estudio. La información está digitalizada en memorias de estado sólido.
electrocardiograma previo a holter
El holter puede solicitarse después de realizar un electrocardiograma. Es una herramienta con mucho potencial para el diagnóstico que realizan los cardiólogos.

¿Cómo se realiza un holter?

La prueba no representa ningún dolor para el paciente. Básicamente consiste en conectar electrodos en el pecho del paciente bajo la forma de parches que se pegan a la piel. No son invasivos y no penetran dentro del cuerpo.

Los parches se conectan mediante cables al aparato que registrará y guardará la información. Es un aparato pequeño que puede caber en un bolsillo o ser adherido al brazo, por ejemplo, con un sostén destinado a tal fin.

La idea fundamental es que el paciente realice todas las actividades cotidianas de manera normal, para entender qué sucede en su corazón mientras transcurre la cotidianidad. No debe quitarse el holter ni desconectarlo de su cuerpo por el tiempo que se haya establecido para el estudio.

A la par del funcionamiento del aparato, el paciente debería registrar sus actividades diarias con el horario de realización. Esto permitirá al médico relacionar los eventos registrados en el holter con lo que haya estado realizando el paciente en ese preciso momento.

También es importante registrar síntomas que pudiesen manifestarse durante la realización del holter. Si se sufrió algún tipo de dolor, falta de aire o palpitaciones es fundamental que se anote el horario.

Una vez finalizado el período de registro, el paciente regresa con su cardiólogo para que se retire el aparato y se descargue la información. El registro del holter y actividades del paciente son puestos en comparación para arribar a un diagnóstico.

Te puede interesar: 7 pasos para interpretar un electrocardiograma

 

Indicaciones del holter

Ante la pregunta lógica sobre si todas las personas con antecedentes o problemas cardíacos deben realizarse un holter, la respuesta es no. Hay indicaciones precisas sobre quiénes se benefician de la práctica.

Las personas con arritmias, en general, requieren del estudio. La arritmia es un ritmo irregular de los latidos cardíacos. También aquellos que han sufrido un desmayo sin causa aparente pueden beneficiarse del holter.

A veces, el cardiólogo solicita un holter tras realizar un electrocardiograma en el consultorio. Puede que ese primer estudio básico no haya sido concluyente, o bien, se sospeche alguna condición que no se detectó en el corto período del electrocardiograma en el consultorio.

Hay enfermedades cardíacas que aumentan el riesgo de padecer arritmias en el futuro cercano, como puede ser el aumento del tamaño del corazón. Esta condición, que se denomina hipertrofia cardíaca, es regularmente estudiada con holter.

Medico revisando resultado del holter
No todos los pacientes con enfermedades cardíacas requieren un holter. A menudo se sugiere en casos de arritmias.

Para seguir informándote: Hábitos para prevenir enfermedades cardiovasculares

Cuidados durante el procedimiento

Utilizar el holter no produce grandes efectos adversos. Sólo puede registrarse alguna irritación en las zonas de la piel donde se colocan los electrodos. Una vez retirados los parches, la irritación desaparece al poco tiempo.

Mientras se tiene el aparato en funcionamiento, hay una serie de cuidados que el paciente debe tener. Son mínimos, pero el cumplimiento de los mismos evitará errores en el registro o posibles complicaciones.

Si bien se debe usar el aparato en todas las actividades de la vida cotidiana, la persona no debería ducharse. Por otro lado, es importante alejarse de fuentes de magnetismo y de alto voltaje para no alterar el resultado. Esto implica microondas, cepillos de dientes eléctricos y detectores de metales.

Si tienes que realizarte un holter, no debe ser motivo de preocupación. Los cuidados que se deben tener serán informados por el cardiólogo, y la falta de efectos adversos importantes es un motivo más para no temer.

  • DiMarco, John P., and John T. Philbrick. "Use of ambulatory electrocardiographic (Holter) monitoring." Annals of internal medicine 113.1 (1990): 53-68.
  • Gámiz, José Luis Palma, and J. L. Palma. Electrocardiografía de Holter: bases prácticas y aplicaciones clínicas. CAPITEL EDITORES, 1983.
  • Bleifer, Selvyn B., et al. "Diagnosis of occult arrhythmias by Holter electrocardiography." Progress in cardiovascular diseases 16.6 (1974): 569-599.
  • Fernández, Mercè Fontanals. "Nuevos dispositivos de estimulación cardiaca y electrofisiología: Marcapasos sin cables, desfibrilador automático implantable subcutáneo y holter subcutáneo inyectable." Enfermería en cardiología: revista científica e informativa de la Asociación Española de Enfermería en Cardiología 71 (2017): 47-52.