Hongos comestibles y sus aportes a la salud

19 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Los champiñones son uno de los tipos de setas u hongos comestibles más populares. Son bajos en calorías y grasas, por lo que son buenos aliados en las dietas hipocalóricas.

Una dieta equilibrada –variada, rica y suficiente– es indispensable para gozar de salud y bienestar. Por ello, debemos asegurarnos de mantener un buen balance en todo sentido y evitar el consumo de las bebidas y comestibles de escaso valor nutricional, como los snacks de bolsa, las golosinas y los refrescos. Para conseguirlo, podemos recurrir al consumo de alimentos saludables, como los hongos comestibles.

De acuerdo con los expertos de la Fundación Española de la Nutrición (FEN), se conocen más de 300 000 setas y, en su mayoría, tienen variedades venenosas. Por ello, es necesario tener cuidado al momento de elegirlas para el consumo.

Por supuesto, tal recomendación aplica cuando salimos al campo a coger setas, no cuando vamos al supermercado, pues las que venden allí  ya han pasado por los controles de calidad y Seguridad Alimentaria respectivos.

“Para el día a día, basta con tener en cuenta las siguiente recomendación: rechazar cualquier ejemplar que tenga láminas blancas, anillo y volva” –FEN.

¿Qué debemos saber acerca de los hongos comestibles?

Champiñones al ajillo

En líneas generales, las setas u hongos comestibles son alimentos carnosos y ricos en fibra, que además contienen, grasa insaturada, vitaminas, minerales y algunos aminoácidos esenciales. Por ello, son una buena opción para complementar la dieta.

Admiten diversas combinaciones, aunque a menudo –en la dieta mediterránea– se incluyen en recetas saladas. Y cabe destacar que, además de ser saludables y saciantes, tienen una textura muy particular que suele resultar muy agradable para el paladar.

Ojo, su consumo siempre deberá enmarcarse dentro de una dieta saludable, ya que, por sí solos, no son capaces de cubrir todas las necesidades nutricionales del organismo.

Los hongos comestibles y su aporte nutricional

Como ya veníamos comentando, los hongos comestibles contienen varios nutrientes que contribuyen con la salud de todo el organismo. Eso sí, para poder aprovechar este aporte, es necesario incluirlos dentro de una dieta balanceada. Por sí solo, su consumo no es capaz de satisfacer las necesidades del cuerpo.

  • El champiñón está considerado como uno de los pocos alimentos que provee vitamina D. Además,  los hongos comestibles en general contienen germanio orgánico, un mineral que ayuda al cuerpo a oxigenarse de forma eficiente.
  • De acuerdo con los expertos de la Asociación 5 al día, “los champiñones constituyen una buena fuente de aminoácidos esenciales, si lo comparamos con el resto de los vegetales, ya que, aunque en baja cantidad, contienen todos los aminoácidos esenciales”.
  • Al igual que el plátano y la banana, los hongos comestibles aportan cierta cantidad de potasio y son bajos en sodio. 

¿Contribuyen con la función inmune? 

Champiñones con vino blanco

Más de cien especies de hongos que continúan estudiándose, ya que existen varias hipótesis de que su consumo regular podría brindar ciertos beneficios. En su mayoría, las hipótesis apuntan que podrían haber algunas especies que favorezcan especialmente la salud del sistema inmune.

En un estudio publicado por la Sociedad Americana de Nutrición, se señaló que los champiñones podían promover la función inmune, incrementando la producción de antivirales y otras proteínas generadas para proteger y reparar tejidos orgánicos.

Sin embargo, de momento, estas hipótesis no han sido confirmadas y los investigadores comentan que es necesario realizar más estudios al respecto.

¿Pueden ayudarnos a estar más activos?

Los champiñones aportan cierta cantidad de vitaminas del grupo B. Estas son esenciales para convertir los carbohidratos que consumimos en glucosa, que luego el cuerpo utiliza para obtener energía. Además, estas vitaminas también ayudan a metabolizar grasas y proteínas.

¿Ayudan a bajar de peso?

Es peligroso bajar de peso demasiado rápido.

Los hongos comestibles son un alimento con alto contenido de fibra que podemos incluir en la dieta, tanto si buscamos variarla, como si pretendemos bajar de peso. Esto se debe a que nos ayudan a saciar el apetito.

Tienen un índice bajo de calorías y contienen, aproximadamente, entre un 80 y un 90 % de agua.

Un estudio demostró explícitamente esto al sustituir la carne roja por champiñones en un grupo seleccionado. Al cabo de 12 meses el grupo que había comido hongos comestibles había adelgazado un porcentaje de su peso inicial y también mostraron mejorías en su estructura corporal, como reducción de cintura, además de la habilidad de mantener la pérdida de peso.

¿Cómo resulta mejor consumirlos?

Una vez adquiridos, lo más recomendable es prepararlos para su consumo inmediato, ya que estos alimentos no aguantan la temperatura ambiente ni la refrigeración. Así pues, no debemos mantenerlos en el refrigerador durante más de un par de días.

Lo ideal es prepararlos el mismo día que los compramos, para comerlos lo más frescos posible. Y con respecto al método, todo dependerá del gusto. Hay miles de recetas por las que se puede optar, todas ellas, deliciosas.

Ni falta hace mencionar lo sabrosos que son y su gran versatilidad en la cocina, donde van bien con casi todo. Ahora, además de su sabor, ya tenemos varias razones saludables más para consumirlos.

  • Boa, E. (2005). Los hongos silvestres comestibles: Perspectiva global de su uso e importancia para la población. Productos Forestales No Madereros.
  • Ramos-garcía, Margarita De Lorena, B. B. S. y B. N. L. L. (2010). Compuestos Antimicrobianos Adicionados en Recubrimientos Comestibles para Uso en Productos Hortofrutícolas. Revista Mexicana de Fitopatología. https://doi.org/10.1128/AEM.69.11.6669
  • Maury, G. L., Humberto Joaquín Morris Quevedo, D., Albear, J. M., Chibás, L. C., & Rosa Catalina Bermúdez Savón, D. (2011). Plantas y hongos comestibles en la modulación del sistema inmune. Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas.
  • Morales, O., Bran, M., Cáceres, R., & Flores, R. (2002). Contribución al conocimiento de los hongos comestibles de Guatemala. Acta Botánica Mexicana. https://doi.org/DOI 10.1002/anie.200460356