¿Hongos en los pies? ¡3 remedios para eliminarlos definitivamente!

Además de los tratamientos, la prevención es fundamental para eliminar los hongos en los pies: usa calcetines de algodón y pon los pies al sol.

Por lo general, los hongos en la piel, y en cualquier parte del cuerpo, se relacionan directamente con la falta de higiene. Por ello, quienes padecen alguno, se avergüenzan y tratan de ocultarlo a los demás. Sin embargo, la falta de higiene no siempre es la causa, también puede ser la hiperhidrosis o transpiración excesiva.

La historia viene a ser, más o menos así: un día sientes que te pican los pies como nunca antes. De hecho, llevas una temporada con molestias extrañas en la zona, pero no le has dado mucha importancia.

Sin embargo, cada vez la picazón se hace más notoria, hasta el punto en que deseas llegar a casa para descalzarte. Cuando por fin lo haces, ¿Qué encuentras? La piel ha perdido su tersura, ahora es más rugosa de lo normal y, quizás, alguna uña tiene un color extraño y poco saludable.

Aunque no lo creas, esta es una escena más habitual de lo que parece. Los hongos de los pies y el famoso ”Pie de atleta” suelen ocasionar los síntomas mencionados, entre otros más, y, en cualquier caso, es preciso recurrir a un tratamiento para eliminarlos.

Siempre y cuando se haya consultado previamente con el médico, es posible recurrir a ciertos remedios caseros, preparados a partir de ingredientes naturales con propiedades antisépticas, antibacterianas y fungicidas.

3 remedios para eliminar los hongos en los pies

1. Preparado de vinagre de manzana

Salvia y vinagre de manzana

El vinagre de manzana es un antibiótico natural muy potente. Cuando se trata de una infección, recurrir a él siempre es una buena opción. No obstante, el remedio que te proponemos incluye ingredientes que constituyen complementos ideales para cualquier antibiótico.

Ingredientes

  • 2 limones.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 rama de romero.
  • ½ vaso de agua (125 ml).
  • 1 vaso de vinagre (250 ml).

Preparación

  • Corta en rodajas los limones y quita la piel de los ajos.
  • Pon a hervir el agua con el ajo y el romero.
  • Deja que se realice la decocción durante unos minutos. 
  • Pasado el tiempo indicado retíralo del fuego para que se enfríe.
  • Una vez frío, añade el vinagre y el limón.
  • Remueve bien para mezclarlo todo y cuela.

Aplicación

  • Antes de aplicarlo sobre tus pies, procura que la zona esté limpia.
  • Para ello, usa jabón natural y agua y luego sécalos.
  • Aplica el preparado sobre la zona afectada, cada día, antes de ir a dormir. Evita colocarte calcetines.
  • A la mañana siguiente, enjuaga y seca bien tus pies antes de colocarte el calzado.

Te recomendamos leer: Los 7 mejores usos domésticos que le puedes dar al vinagre de manzana

2. Aceite de árbol de té para los hongos en tus pies

Aceite de árbol de té

Cuando hay hongos en los pies, no siempre afectan a la piel. De hecho, es muy habitual que se concentren en las uñas. Lo notarás por el color violáceo de las mismas. A veces, incluso percibirás como si se te deshicieran poco a poco.

Si has notado estos síntomas, el aceite de árbol de té es la mejor opción. Su mayor virtud es que ataca directamente la infección, por lo que no solo sirve para paliar sus síntomas, sino para acabar con la causa. Se puede adquirir en farmacias y herbolarios.

Muchas personas que padecen este problema se quejan de que, una vez que han aparecido, los hongos reaparecen cada cierto tiempo. No obstante, el aceite de árbol de té es muy eficaz para evitar futuros episodios. Sobre todo, si se lava el calzado de uso habitual con unas cuantas gotas de este producto.

Te puede interesar: 5 señales que te dan las uñas de las manos de que algo va mal en tu salud

3. Aceite de lavanda

Desodorante de lavanda

El aceite de lavanda es otro producto natural con propiedades antisépticas notorias. A su vez, cuenta con propiedades regeneradoras que convienen a la hora tanto de eliminar los hongos como de cuidar la piel de la zona afectada.

Para realizar su aplicación, debes lavar y secar bien los pies, y colocar tres gotas del aceite de lavanda sobre la zona afectada. Luego, se debe dejar secar, con los pies sin calcetines, y sin calzar. Para obtener beneficios inmediatos, se puede utilizar el producto 3 veces al día.

Últimas recomendaciones

Finalmente, cabe mencionar que la buena práctica de las medidas preventivas es esencial. Así que, sé constante y consecuente. Recuerda evitar cualquier exceso de humedad, así como permanecer demasiado tiempo con el mismo calzado puesto. Asimismo, te conviene poner a ventilar los zapatos mientras no los estés utilizando.

Tampoco olvides que, en caso de necesidad, lo más recomendable es que utilices calcetines de algodón, limpios. Por otra parte, es muy importante que pases, por lo menos, media hora al día con los pies desnudos, para ventilarlos al máximo. Si es posible, déjalos reposar al sol. Aunque no lo creas, estas sencillas acciones obstaculizarán la supervivencia de las bacterias y los hongos.