Hora de acostarse, ¿qué hábitos son saludables?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 9 agosto, 2019
Carmen Martín · 11 agosto, 2019
El sueño influye tanto en el bienestar físico como en el emocional. Tener buenos hábitos a la hora de acostarse, como evitar la televisión o el teléfono, mejorará la calidad de tu sueño. Descubre otras claves.

Aunque le demos menos importancia de la que se merece, el sueño es la base de todo nuestro funcionamiento. Desempeña un papel fundamental en nuestra salud. Por ello, conseguir entre siete u ocho horas de descanso de calidad debe de ser un objetivo principal en nuestra rutina. ¿Cuál debe ser la hora de acostarse?

La falta de sueño puede afectar tanto nuestra salud como nuestro ánimo o temperamento, por no hablar de nuestro rendimiento en el trabajo o en el estudio. Es por esto que cuidar ciertos hábitos a la hora de acostarse puede resultar muy beneficioso en nuestra vida.

No descansar bien puede provocar que nuestro sistema inmune esté más débil y, por tanto, que seamos más sensibles a cualquier enfermedad. Curiosamente, también influye en nuestra alimentación. La falta de sueño puede producir un aumento de apetito y, por ende, podría influir en la ganancia de peso. Esto se debe a que altera las hormonas que controlan el apetito y la saciedad.

Por todo esto, en este artículo te explicamos hábitos saludables a la hora de acostarse, que harán que mejore la calidad de tu sueño. Notarás que, al descansar mejor, tu memoria, rendimiento e incluso estado de ánimo mejorarán.

Hora de acostarse: calcula tu sueño

Hora de acostarse
No hay evidencias científicas que afirmen cuánto tiempo debemos dormir. Sin embargo, las evidencias han encontrado efectos negativos por la falta de sueño.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la National Sleep Foundation (EE.UU) coinciden en que una persona adulta debe dormir unas 7 u 8 horas diarias. Sin embargo, esto depende de cada individuo. Hay personas que durmiendo 6 horas al día se sienten igual de descansadas que otro que necesita al menos 10 horas.
Lo cierto es que no hay ningún estudio que afirme exactamente cuánto debemos dormir. Pero los científicos afirman que no es nuestro cuerpo quien necesita recargar energía, sino nuestro cerebro. Mientras dormimos, el cerebro aprovecha para “limpiar” todos los residuos acumulados durante el día. Por eso, necesitamos dormir lo suficiente para que trabaje correctamente.
Además, dormir menos de 7 horas se asocia a un incremento de peso, diabetes e hipertensión. De hecho, cuando no duermes bastante, puedes sentir molestias en el cuerpo y fatiga constante.

Hay que ser regular a la hora de acostarse

Fijar una hora para ir a la cama puede ayudar a alcanzar mejor el sueño. Tu cuerpo se acostumbra a esa rutina. Notarás que, si cumples cada día el mismo horario, empezarás a tener sueño poco antes de que llegue esa hora. Así, al irte a la cama alcanzarás el sueño más rápido.

Quizá te interese: Dormir con el aire acondicionado: posibles riesgos

Relájate antes de ir a dormir

A la hora de acostarse lo ideal es estar en calma y relajado. Es muy frecuente que, cuando vamos a dormir, todas las preocupaciones nos asalten. Sin embargo, debemos tratar de alejar todo el estrés acumulado y la ansiedad del día.

Por ello, un buen hábito a la hora de acostarse es probar ciertas técnicas de relajación. En primer lugar, puedes realizar una serie de respiraciones profundas. Del mismo modo, trata de relajar los músculos o hacer estiramientos suaves.

Para alejar esos pensamientos que te agobian, puedes anotarlos en un diario o un papel junto a la cama. Después, trata de evitarlos. Centra tu mente en el momento o imagina situaciones agradables.

Podría gustarte: ¿Cómo puedo dormir si estoy nervioso?

Otros hábitos saludables a la hora de acostarse

Hábitos saludables a la hora de acostarse
Para tener una buena calidad de sueño es importante poner en práctica algunos hábitos nocturnos que favorecen el descanso.
  • Evita la televisión o el teléfono móvil en la cama. Aunque no lo creas, pueden provocarte nervios o reducirte el sueño.
  • Darse un baño tibio.
  • Ir a la cama sólo cuanto estás cansado. Incluso, si llevas mucho rato en ella tratando de dormir y no lo consigues, ve a otra habitación. Vuelve cuando sientas de nuevo ganas de dormir.
  • Utilizar la cama solo para dormir o para mantener relaciones. Hacer otras cosas en ella como estudiar, ver la televisión, utilizar el ordenador, hace que asociemos la cama con otras actividades que no son dormir. Por ello, es necesario evitarlo.
  • Evita las siestas demasiado extensas, ya que pueden perturbar el ritmo de sueño.
  • Reduce tu ingesta de cafeína, refrescos o cualquier otro excitante.
  • Deja de fumar, ya que la nicotina de los cigarrillos también es excitante.
  • Del mismo modo, procura que tu habitación sea un sitio tranquilo y agradable. Si hay demasiado ruido, puedes utilizar tapones. Si el problema es la luz, trata de usar un antifaz o coloca persianas oscuras. Puedes probar a hacer tu cama más cómoda con sábanas de buen tacto o una buena almohada.

En conclusión

Mantener buenos hábitos a la hora de acostarse puede ayudarnos a conseguir el sueño de calidad que necesitamos. De hecho, otras actividades como hacer ejercicio regular o cuidar la alimentación pueden ayudarnos a obtener un mejor descanso. No olvides que el sueño puede influir en casi todos los ámbitos de tu vida, trata de cuidarlo.

 

  • Cirelli C, Tononi G. The Sleeping Brain. Cerebrum. 2017;2017:cer-07-17. Published 2017 May 1.
  • Krause AJ, Simon EB, Mander BA, et al. The sleep-deprived human brain. Nat Rev Neurosci. 2017;18(7):404–418. doi:10.1038/nrn.2017.55
  • Fattinger S, de Beukelaar TT, Ruddy KL, et al. Deep sleep maintains learning efficiency of the human brain [published correction appears in Nat Commun. 2018 May 25;9:16182]. Nat Commun. 2017;8:15405. Published 2017 May 22. doi:10.1038/ncomms15405
  • Kang JH, Chen SC. Effects of an irregular bedtime schedule on sleep quality, daytime sleepiness, and fatigue among university students in Taiwan. BMC Public Health. 2009;9:248. Published 2009 Jul 19. doi:10.1186/1471-2458-9-248
  • Nisar M, Mohammad RM, Arshad A, Hashmi I, Yousuf SM, Baig S. Influence of Dietary Intake on Sleeping Patterns of Medical Students. Cureus. 2019;11(2):e4106. Published 2019 Feb 20. doi:10.7759/cureus.4106